Monseñor Miles, nuncio de Benin y Togo, iniciará su misión el próximo 3 de mayo Parolin ordena al obispo Miles en Gibraltar: "Sea un pastor con corazón de padre, no un funcionario"

Parolin presidió ayer en Gibraltar la ordenación de monseñor Miles
Parolin presidió ayer en Gibraltar la ordenación de monseñor Miles

El Secretario de Estado presidió ayer en Gibraltar la ceremonia de ordenación episcopal del nuevo Nuncio en Benín y Togo

La ceremonia tuvo lugar ayer por la tarde, domingo del Buen Pastor, en el pabellón deportivo Europa Point de Gibraltar (Gran Bretaña), tierra en la que el nuevo obispo nació en 1967 y se ordenó sacerdote en 1996

(Vatican News).- "Perseverar en la humildad, en la fidelidad a la oración", para ser verdaderamente un obispo pastor y "no ceder al desánimo y a la tibieza", y mucho menos convertirse en "un simple funcionario que trabaja por horas y luego se siente libre de seguir sus propios intereses y actividades". Con este mandato, el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado del Vaticano, confirió la ordenación episcopal a monseñor Mark Gerard Miles, nombrado el pasado 2 de marzo por el Papa nuncio apostólico en Benín y Togo. Una misión que el prelado iniciará el próximo 3 de mayo. La ceremonia tuvo lugar ayer por la tarde, domingo del Buen Pastor, en el pabellón deportivo Europa Point de Gibraltar (Gran Bretaña), tierra en la que el nuevo obispo nació en 1967 y se ordenó sacerdote en 1996.

A la celebración, presidida por el cardenal Parolin, asistieron unas 800 personas, entre ellas varios representantes de la Santa Sede, para la que monseñor Miles ha servido durante años: primero, desde 2003, en las representaciones pontificias de Ecuador, Hungría y en la Sección de Asuntos Generales de la Secretaría de Estado, y luego, desde 2019, como Observador Permanente de la Santa Sede ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

Entre los invitados se encontraban el Secretario para las Relaciones con los Estados, Monseñor Paul Richard Gallagher; el Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, Cardenal Luis Antonio Tagle; y el Nuncio Apostólico en Gran Bretaña, Monseñor Claudio Gugerotti.

Ordenación episcopal de monseñor Mark Gerard Miles
Ordenación episcopal de monseñor Mark Gerard Miles

"Un obispo con corazón de padre"

En su homilía, el cardenal Parolin calificó la ordenación como "una ocasión de alegría", como signo de la "vitalidad de la Iglesia de Gibraltar, que sigue suscitando buenas vocaciones sacerdotales y poniéndolas al servicio de la Iglesia universal".

A continuación, instó, en la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, a "seguir rezando por las vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa, tanto aquí como en todo el mundo". El cardenal recordó las palabras del Papa en su mensaje para este día, a saber, la invitación a mirar a San José como modelo de la vocación a la paternidad espiritual y a tener corazón de padre. Un corazón, es decir, abierto, generoso, firme y compasivo, pero al mismo tiempo capaz de fortalecer a los fieles en la unidad y la caridad y de defenderlos de los lobos que quieren atacar a los débiles en la fe y a los más necesitados de protección.

Para ser "esa clase de obispo" con ese " tipo de corazón", hay que cultivar diariamente el amor a Jesús, "el Buen Pastor que fue en busca de la oveja perdida, que consoló a los pobres y a los desanimados". "Sólo a través de la docilidad constante a los dones del Espíritu Santo derramados en tu ordenación, encontrarás, como obispo, la fuerza necesaria para perseverar en la humildad, la fidelidad a la oración y el crecimiento en la vida espiritual, y el celo incesante por el apostolado. Cultivando estos dones, encontraréis la fuerza para no ceder al desánimo y a la tibieza", dijo el Secretario de Estado del Vaticano.

Francisco, Obama y monseñor Mark Gerard Miles
Francisco, Obama y monseñor Mark Gerard Miles

"De este modo -le recomendó al nuncio- no serás como el asalariado que huye ante los peligros porque no le importa el rebaño. Tampoco te transformarás en un simple funcionario que trabaja por horas y luego se siente libre para seguir sus propios intereses y actividades. En cambio, serás un pastor a imagen del Buen Pastor, dispuesto a dar la vida por las ovejas".

El cardenal confió la nueva misión de Monseñor Miles a la "amorosa protección" de Santa María la Coronada, venerada como Nuestra Señora de Europa, de San Bernardo, protector de Gibraltar, y del patrono San Marcos. Concluyó asegurando: "Mientras os preparáis de nuevo para pasar más allá de las Columnas de Hércules al servicio de Cristo y de su Iglesia, os acompañamos con nuestro afecto y nuestras oraciones".

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba