"Llevaré sus nombres y rostros al Papa Francisco. La Iglesia universal les da las gracias" Un Parolin emocionado abraza a los pobres y enfermos de Kinshasa

Cradenal Parolin en Kinshasa
Cradenal Parolin en Kinshasa

La tarde de este 3 de julio, en la Nunciatura, el Cardenal se reunió con las Congregaciones religiosas locales y sus asistidos: niños, ancianos, jóvenes, discapacitados o abandonados por sus familias acusados de brujería

"En su vida cotidiana experimentan cómo el amor, cuando se distribuye, no se divide ni se agota, sino que se multiplica y crece", dijo el cardenal, con visible emoción

A todos el Secretario de Estado les llevó la caricia del Papa: "Le pediré que rece por ustedes. Dios ha abierto un nuevo camino para cada uno de ustedes, les ha tendido la mano, no la suelten"

(Vatican News).- Cuando la mañana de un Sábado Santo, hace muchos años, las Religiosas lo encontraron ante la puerta de su casa, el cuerpo de Guy estaba cubierto de moscas y llagas. Había sido dejado en la calle por sus padres, que le acusaron de brujería tras la muerte de sus dos hermanos en pocos días. Golpeado, le habían echado agua caliente; atarantado, la familia lo abandonó en una acera. Las Hermanas del Sagrado Corazón de Jesús le atendieron en un centro médico. Hoy Guy enseña francés a los jóvenes y pide que se rece por la conversión de su familia.

Historias de rechazo y sufrimiento

La tarde de este domingo, sonreía bajo las caricias del Cardenal Pietro Parolin, que se reunió con él en la Nunciatura Apostólica de Kinshasa, junto con una representación de las Congregaciones religiosas locales y sus asistidos.

Tras la Misa de la mañana, el Secretario de Estado quiso dedicar su última cita del viaje a la República Democrática del Congo a la humanidad más herida. Ancianos, niños, mujeres solas con hijos, parejas, adolescentes, todos unidos por el denominador común del sufrimiento. La que toma la forma de rechazo y estigmatización social, de enfermedad y discapacidad intelectual, de abandono incluso por los propios familiares. Sufrimiento curado a veces sólo con amor y sin ni siquiera atención médica específica - careciendo entre otras cosas de recursos económicos para sostenerlo - por Congregaciones religiosas y realidades eclesiales que llenan un gran vacío institucional.

El saludo del Cardenal Pietro Parolin a dos niñas

"De la tristeza a la alegría"

Seres humanos que, según Parolin, "han pasado de la muerte a la vida, de la humillación a la dignidad, de la tristeza a la alegría". A lo largo del acto, el Cardenal repartió caricias y bendiciones, saludó a hombres y mujeres en silla de ruedas y acarició las mejillas de los jóvenes que parecían perdidos en el vacío. A cambio, recibió canciones, agradecimientos y un collar de rosas moradas, un regalo típico de los indios de las Misioneras de la Caridad que le colocaron en el cuello. Ellos y los demás Religiosos se turnaron ante el micrófono para contar su historia de servicio "siguiendo el ejemplo de Cristo".

Las Hijas de San José de Genoni y los niños de la calle

Comienzan las Hijas de San José de Genoni, Congregación hospitalaria fundada en 1888 en Cerdeña y activa en cuatro continentes. La hermana Marie Chimene habló en su nombre, ilustrando su compromiso con los niños comúnmente conocidos como "niños de la calle", a los que prefieren llamar "niños de Dios". Van a buscarlos por las polvorientas calles de la capital, incluso recogen a los niños abandonados que duermen bajo los árboles. Jóvenes que "ya no tienen casa ni familia, porque los han echado o por otras razones que no siempre conocemos, pues el sufrimiento que les impide hablar es grande. Algunos incluso han sido secuestrados y luego abandonados.

Intentamos ofrecerles una comida caliente regular, formación en higiene y educación cívica y les enseñamos a rezar", explica la hermana Marie. Y presentó la historia de Mardoqueo, en la calle con 11 años, ahora con 14, que sueña con ser piloto, o de Marthe y Nathalie, dos hermanas de sangre cuya madre prefirió deshacerse de ellas, dejándolas en las aceras.

Algunas personas asistidas por las Hermanas de los pobres saludan al Cardenal Parolin

Atención a los "brujos" de las Hermanas del Sagrado Corazón de Jesús

El mismo por el que deambulan los "hechiceros", aquellos a los que se acusa de serlo, tal vez sólo porque no pueden caminar correctamente, y por ello son rechazados por sus propias familias. Los recogen las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús, que han fundado el Centro Telema para estas personas con el fin de evitar que acaben comiendo de la basura o expuestos a la violencia física y los abusossexuales. Guy es uno de los invitados; con él también Joséphine, que tras una crisis nerviosa acabó viviendo en la calle, sin lavarse durante años, con la ropa rota, comiendo de los contenedores. "Un día una de nuestras hermanas la conoció, la llevó a nuestra comunidad llamada Betania, la cuidó y luego la trajo a Telema. Un mes después, recuperó su sonrisa, su dignidad. Tres meses después se reintegró a su familia, y ahora tiene un pequeño negocio". 

Los "abuelos" de las Hermanas de los Pobres

Una historia de redención y renacimiento, como las que le contó al Cardenal la hermana Claudia Nicoli, Religiosa bergamasca de las Hermanas de los Pobres, presente en la República Democrática del Congo desde 1952. Lleva en África desde 1996, cuando seis de las Religiosas que murieron de ébola en Kikwit tuvieron que ser sustituidas para atender a los enfermos. "Cuando empezó la epidemia, dos de ellas estaban en Kinshasa y fueron a Kikwit (a 500 km), sabiendo perfectamente que podían morir. El personal les dijo: 'Si van allá, pueden morir'. Ellas respondieron: "¿Qué ha hecho el Señor por nosotros?". Desde hace 46 años, las Damas Pobres tienen un hogar que acoge a quienes otros rechazan, en particular niños desnutridos, huérfanos, personas sin hogar y ancianos. Aquellos a los que la Hermana Claudia llama "nuestros abuelos". "La pobreza deshumaniza a la sociedad. Los jóvenes, los enfermos, los ancianos, que no tienen nada que ofrecer a sus familias, son dejados de lado y abandonados. En nuestra casa son recibidos como parientes".

Las Religiosas y personas asistidas presentes en el encuentro en la Nunciatura

La acogida de las Misioneras de la Caridad

También intervinieron en la Nunciatura las Misioneras de la Caridad. En la República Democrática del Congo, desde 1987, llevada por la Madre Teresa, profundamente conmovida por la miseria material y moral que encontró en el país, tienen tres hogares para los que sufren "todo tipo de pobreza". A Parolin le presentaron un joven que fue encontrado con 18 años y que caminaba desnudo por las calles, con el cuerpo cubierto de heridas. "Era violento, rompía los bancos y asustaba a todo el mundo. Poco a poco se calmó y empezó a hablar". Ahora ha "cambiado por completo", vive en casa, toca en la Misa de los domingos, trabaja en una agencia inmobiliaria y pronto se casará. El Cardenal lo acarició y lo bendijo. Hizo lo mismo con Martine, a quien las misioneras encontraron detrás de la puerta en una caja de cartón, y con Kizito, de 14 años, acogido a los 9, hiperquinético: "Hablaba sin parar durante horas y era difícil de controlar. Ahora es capaz de realizar algunas actividades domésticas". 

El centro "Dream" de Sant'Egidio

Por último, los representantes de la Comunidad de Sant'Egidio informaron al Secretario de Estado sobre el proyecto Dream para pacientes con VIH. Gracias a un centro de asistencia, creado en 2011, más de 1.700 personas que sufren de sida, pero también de desnutrición, hipertensión, diabetes, malaria y tuberculosis, reciben tratamiento gratuito. Durante la pandemia del Covid-19, el centro permaneció abierto y su laboratorio se utilizó para diagnosticar el virus o recoger muestras. En la actualidad, los voluntarios participan con el personal sanitario en una amplia campaña de concienciación y vacunación en mercados, puertos y centros de salud.

Un canto de agradecimiento al Cardenal Parolin

La emoción del Secretario de Estado

A todas estas personas, el Cardenal Parolin, tomando la palabra con visible emoción, aseguró: "Ciertamente llevaré sus nombres y rostros al Papa Francisco, pidiéndole que los tome en sus oraciones, dando gracias a Dios por las maravillas que ha hecho por ustedes". "La Iglesia universal les da las gracias y los anima a perseverar en sus obras, incluso a costa de las dificultades y los aparentes fracasos", dijo el Cardenal. "En su vida cotidiana experimentan cómo el amor, cuando se distribuye, no se divide ni se agota, sino que se multiplica y crece".

"Sus nombres suenan como tantas hermosas notas musicales en el canto de acción de gracias que debemos presentar a Dios cada día", añadió el Cardenal. "Justo cuando pensabas que todo estaba perdido, la luz y la vida surgieron en tu dolor y lo transformaron todo. Por supuesto, no todo es de color de rosa y todavía te enfrentas a momentos difíciles, quizás a muchas ansiedades y temores del mañana. Pero Dios ha abierto un nuevo camino para cada uno de ustedes, les ha puesto de nuevo en pie y los invita a seguir caminando con Él. Les ha tendido la mano, no la suelten".

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba