Anima a los líderes de los partidos a 'converger' uniendo fuerzas y estrategias Sako advierte a los políticos cristianos: "Libraos del sectarismo o no llegaréis al Parlamento iraquí"

Cardenal Sako
Cardenal Sako

Es el resumen del llamamiento lanzado por el cardenal Louis Raphael Sako, Patriarca de Babilonia de los Caldeos, en el que muestra su disposición a convocar una reunión entre los políticos y los grupos cívicos que hacen referencia a las diferentes comunidades cristianas

"El número de candidatos cristianos en las próximas elecciones ya ha alcanzado los 34 - señala el Patriarca - y esto es la confirmación del grado de faccionalismo y la consiguiente fragmentación"

El cardenal Sako recuerda a este respecto que el actual sistema electoral iraquí reserva cinco escaños (de un total de 325) en el Parlamento a las comunidades cristianas, por lo que la fragmentación aboca al fracaso a pequeñas facciones

Sería útil evitar las laceraciones y los enfrentamientos políticos internos - comenta el Patriarca - para proteger eficazmente el derecho de ciudadanía de los cristianos, para "salvar lo que se puede salvar"

(Agencia Fides).- Las siglas y los partidos políticos iraquíes animados por activistas cristianos deben hacer converger las fuerzas, las estrategias y las líneas políticas para afrontar juntos las emergencias y los problemas que pesan sobre la vida de las comunidades cristianas locales. De lo contrario, su activismo “en orden aleatorio” acabará contribuyendo a la lenta erosión de la presencia cristiana en suelo iraquí.

Este llamamiento ha sido lanzado por el cardenal Louis Raphael Sako, Patriarca de Babilonia de los Caldeos, que en un discurso con tono alarmante ha criticado directamente las formas de moverse de los militantes y los aspirantes a líderes políticos cristianos de cara a las próximas elecciones nacionales, previstas para el 10 de octubre de 2021.

En su llamamiento, difundido a través de los canales oficiales del Patriarcado caldeo, el Patriarca muestra su disposición a convocar una reunión entre los políticos y los grupos cívicos que hacen referencia a las diferentes comunidades cristianas, para iniciar la convergencia y establecer los instrumentos de coordinación con vistas a las próximas elecciones.

En su discurso, el Patriarca reitera, entre otras cosas, que las dificultades para las comunidades cristianas iraquíes aumentaron tras la caída del régimen de Saddam Hussein. Desde entonces, “grupos criminales organizados” con conexiones externas han cometido secuestros, abusos de poder, intimidaciones, expropiaciones ilegales de bienes y verdaderas masacres contra los cristianos iraquíes. Una presión a la que se sumó la violencia sufrida a manos de grupos yihadistas como Daesh, que llevó a cientos de miles de cristianos a expatriarse a países occidentales.

Ante este panorama - deplora el Patriarca - la actividad de muchos aspirantes a políticos cristianos parece marcada por una competencia política lacerante y un derroche de energía, con enfrentamientos entre facciones y disputas encarnizadas entre quienes parecen estar siempre a la caza de dinero y puestos de poder. Algunos de los partidos con líderes y militantes cristianos -señala el primado de la Iglesia caldea- se han convertido en pequeños y grandes centros de fanatismo, concentrados exclusivamente en el esfuerzo por aniquilar a sus rivales políticos dentro de las mismas comunidades cristianas.

Sería útil evitar las laceraciones y los enfrentamientos políticos internos - comenta el Patriarca - para proteger eficazmente el derecho de ciudadanía de los cristianos, para “salvar lo que se puede salvar”. Pero desgraciadamente - lamenta el cardenal iraquí -, los intereses privados y el ansia de afirmación personal hacen que muchos políticos cristianos sean incapaces de tomar iniciativas encaminadas a proteger el bien general de las comunidades a las que pertenecen y de toda la nación.

El número decandidatos cristianos en las próximas elecciones ya ha alcanzado los 34 - señala el Patriarca - y esto es la confirmación del grado de faccionalismo y la consiguiente fragmentación” que caracteriza las iniciativas políticas de los cristianos en Irak. El cardenal Sako recuerda a este respecto que el actual sistema electoral iraquí reserva cinco escaños (de un total de 325) en el Parlamento a las comunidades cristianas, ante lo cual los Partidos animados por líderes y militantes cristianos habrían hecho bien en “sentarse juntos y acordar una lista de cinco personas” en la que convergieran los votos por unanimidad.

Como Iglesia caldea - aclara el Patriarca Sako, en la conclusión de su discurso – “estamos dispuestos a contribuir y participar sin ninguna intención de sustituir a los partidos políticos”.

En el pasado reciente (véase Fides 16/5/2019), el Patriarca Sako ya había estigmatizado en varias ocasiones la fragmentación de las siglas políticas animadas por líderes y militantes cristianos, señalando que también gracias a estas laceraciones internas los partidos políticos iraquíes con más poder habían conseguido colocar a sus emisarios incluso en los escaños parlamentarios reservados a los representantes pertenecientes al componente cristiano.

Cardenal Louis Rafael Sako, patriarca de Babilonia de los Caldeos
Cardenal Louis Rafael Sako, patriarca de Babilonia de los Caldeos

Por una Iglesia mejor informada

Volver arriba