"Prometedor" y "esencial para la supervivencia de las comunidades más vulnerables" La Santa Sede hace balance de la COP26: "Aún queda mucho por hacer"

Concluye la COP26
Concluye la COP26

"La Santa Sede espera que la COP26 pueda llegar pronto a un acuerdo sobre una hoja de ruta clara para colmar estas lagunas, con los países desarrollados a la cabeza”

La delegación de la Santa Sede espera que las decisiones finales de la COP26 "se inspiren en un auténtico sentido de responsabilidad hacia las generaciones presentes y futuras, así como en el cuidado de nuestra casa común, y que estas decisiones respondan realmente al grito de la Tierra y al grito de los pobres"

"Prometedor" y "esencial para la supervivencia de las comunidades más vulnerables": así juzga la Santa Sede los compromisos asumidos por los Estados que participaron en la COP26 de Glasgow para limitar el aumento de la temperatura media mundial a 1,5°C por encima de los niveles preindustriales y aportar los recursos financieros necesarios para alcanzar ese objetivo.

Cuidar la creación, de lo contrario nos enfrentaremos al juicio de Dios


El texto recuerda que la delegación llevó a Escocia la preocupación del Papa por la casa común, "subrayando el rostro humano de la crisis climática, su impacto en los más pobres y en los que menos han hecho para provocarla".

Una hoja de ruta clara

Aunque aprecia el compromiso de los Estados, la Santa Sede recuerda que "aún queda mucho por hacer" y por ello es necesario encontrar formas eficaces también para remediar algunas "lagunas" que han surgido "en los campos de la mitigación, la adaptación y la financiación".

"Habrá que reforzar y renovar los recursos puestos a disposición de estos tres aspectos, fundamentales para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París. La Santa Sede – se lee en el comunicado – espera que la COP26 pueda llegar pronto a un acuerdo sobre una hoja de ruta clara para colmar estas lagunas, con los países desarrollados a la cabeza”.

Francisco, a la COP26: “Necesitamos esperanza y valor (…). No tenemos alternativa”
Francisco, a la COP26: “Necesitamos esperanza y valor (…). No tenemos alternativa”

Decisiones responsables para las generaciones futuras

A continuación, la delegación recordó el llamamiento conjunto de líderes religiosos y científicos, lanzado el 4 de octubre, centrado en la difícil situación de las comunidades más vulnerables al cambio climático, y citó las palabras del Papa "sobre la deuda ecológica y la solidaridad que los países industrializados tienen con los pobres". 

La delegación de la Santa Sede espera que las decisiones finales de la COP26 "se inspiren en un auténtico sentido de responsabilidad hacia las generaciones presentes y futuras, así como en el cuidado de nuestra casa común, y que estas decisiones respondan realmente al grito de la Tierra y al grito de los pobres". "El tiempo se agota: esta oportunidad -como se lee en la Carta del Papa Francisco a los católicos de Escocia - no debe desperdiciarse".

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba