"Ya he enterrado a tres soldados que eran mis feligreses" El padre Taras, un 'párroco' en el frente de guerra de Ucrania: "¿Cómo puedo dejar a mis chicos en primera línea?"

El padre Taras, con algunos feligreses
El padre Taras, con algunos feligreses

Antes del 24 de febrero, Mykolaiv tenía casi medio millón de habitantes. Ahora, en la situación de continuos bombardeos, la gente está emigrando. "Al principio de la guerra, en marzo-abril, quedaban en la ciudad entre 150.000 y 250.000 habitantes. Ahora, sin embargo, muchos están volviendo"

El padre Taras Pavlus, procedente de la región de Ternopil (al oeste de Ucrania), es párroco en dos comunidades: una en Mykolaiv y otra en el pueblo de Shevchenkove, (a unos 30 km de la ciudad), donde vivía antes de la invasión rusa y que tuvo que abandonar por estar muy cerca de la línea del frente

"Por supuesto que tengo miedo, en estas circunstancias es humano, pero el miedo se supera. El hecho de que los feligreses se hayan ido, no significa que el párroco tenga que irse: vienen otras personas a las que hay que atender"

(Vatican News).- "En este momento, la situación en Mykolaiv es constantemente muy tensa. No hay un solo día tranquilo: los misiles enviados por el ejército ruso caen aquí todos los días. Llegan por la noche: a veces a las tres o cuatro, a veces a las seis de la mañana. Y hoy (27 de julio) no es una excepción: siete cohetes volaron de nuevo sobre Mykolaiv. Los campos de las afueras de la ciudad están en llamas, el trigo arde y es imposible cosecharlo". Este es el testimonio del padre Taras Pavlius, párroco de la única comunidad greco-católica de Mykolaiv, ciudad portuaria del sur de Ucrania.

El mayor problema es el agua potable

Al hablar de la situación humanitaria en la ciudad, el padre Taras subraya que el mayor problema es el agua potable. "El agua que fluye por las tuberías – explica – se toma del río Pivdennyi Bug y se mezcla con agua de mar. Es salado y sucio, y es un milagro que no tengamos todavía brotes de infecciones. Durante un tiempo, se trajo agua potable de la vecina Odessa, pero actualmente ya no lo hacen. Por supuesto, la gente puede comprarlo en las tiendas, que están abiertas la mitad del día, pero muchos ya no tienen dinero porque han perdido sus trabajos. Se han construido algunos pozos artesanales en la ciudad, pero se utilizan principalmente para instalaciones sociales, como hospitales o empresas municipales. Así que ahora, cuando todavía hace calor, la situación no es catastrófica, pero la necesidad de agua potable es realmente grande". Don Taras, que también es director de "Caritas Mykolaiv", intenta ayudar llevando en su coche botellas de agua, enviadas por benefactores extranjeros, a los barrios habitados y distribuyéndolas entre la gente.

Don Taras llevando ayuda a las familias necesitadas

Don Taras llevando ayuda a las familias necesitadas

Algunos se van y otros vuelven

Antes del 24 de febrero, Mykolaiv tenía casi medio millón de habitantes. Ahora, en la situación de continuos bombardeos, la gente está emigrando. "Al principio de la guerra, en marzo-abril, quedaban en la ciudad entre 150.000 y 250.000 habitantes. Ahora, sin embargo, muchos están volviendo, lo puedo ver por el número de coches, la gente en las calles y los niños que se ven cada vez más en los parques infantiles. Son niños pequeños y esto, por un lado, alegra el corazón, pero, por otro, me asusta, porque estamos cerca del frente y puede pasar cualquier cosa en cualquier momento. Pero la gente tiene un gran deseo de volver a sus hogares. Me dicen: 'Padre, no importa lo difícil que sea, el hogar es el hogar'".

Las necesidades concretas de la gente

Don Taras dice que las farmacias de la ciudad siguen abiertas y los medicamentos están ahí, pero los precios han subido y las posibilidades de compra de la gente han disminuido. “Cáritas Mykolaiv” trata de ayudar especialmente a quienes padecen enfermedades crónicas y necesitan siempre ciertos medicamentos. Los alimentos también son cada vez más caros, por lo que Cáritas distribuye paquetes de comida.

El sacerdote dice que Caritas Letonia le ha enviado recientemente muchos sacos de cereales y que gracias a ello podrán completar y distribuir unos mil paquetes. "Lo que falta – añade – son las conservas de carne y pescado. También hay necesidad de leche, porque los agricultores han abandonado sus granjas y las vacas vagan por los campos".

Don Taras en la celebración de la liturgia

Don Taras en la celebración de la liturgia

Los campos en llamas

El sacerdote habla con tanta amargura de los campos de trigo de los alrededores de Mykolaiv que arden porque fueron incendiados por los bombardeos, campos que alimentaban no sólo a la población local, sino a todo el país y más allá. "Para no exponer a la gente al peligro – dice – las autoridades han prohibido la recolección en todas las zonas cercanas a la línea de combate. Pero algunos agricultores intentan cosechar al menos algo, arriesgando sus vidas: lo hacen por la noche, cuando está oscuro. No lo hacen para enriquecerse, porque no les conviene vender su grano: el precio de compra en el interior del país ha bajado más de la mitad. Sólo lo hacen para poder ofrecer pan al pueblo este invierno y poder volver a sembrar en otoño y primavera".

El pastor que se queda con la gente, aunque sean pocos

El padre Taras Pavlus, procedente de la región de Ternopil (al oeste de Ucrania), es párroco en dos comunidades: una en Mykolaiv y otra en el pueblo de Shevchenkove, (a unos 30 km de la ciudad), donde vivía antes de la invasión rusa y que tuvo que abandonar por estar muy cerca de la línea del frente. Ahora vive en Mykolaiv y sigue celebrando la liturgia en su parroquia todos los días, aunque casi todos sus feligreses se han ido y sólo quedan cuatro familias.

"Y estas familias siempre vienen a la iglesia – dice el párroco – también vienen los voluntarios y los soldados de las diferentes regiones de Ucrania. Saben que, a pesar de la guerra, no debe faltar la oración porque necesitan la ayuda de Dios. En la iglesia también distribuimos ayuda humanitaria a las personas necesitadas del barrio, algunos se pasan para rezar, para hablar conmigo, otros quieren confesarse y por eso tenemos la iglesia siempre abierta". Al preguntarle si no tiene miedo y si no ha pensado en abandonar Mykolaiv, el padre Taras respondió: "Por supuesto que tengo miedo, en estas circunstancias es humano, pero el miedo se supera. El hecho de que los feligreses se hayan ido, no significa que el párroco tenga que irse: vienen otras personas a las que hay que atender. El sacerdote greco-católico no es sólo para los fieles greco-católicos, es sobre todo el sacerdote y debe servir a todas las personas".

La comunidad parroquial de Don Taras

La comunidad parroquial de Don Taras

El capellán apoya en los momentos más oscuros

"¿Cómo puedo dejar a mis chicos en primera línea?" - se pregunta el padre Taras, hablando de los soldados ucranianos para los que actúa como capellán. A menudo, después de los bombardeos se sienten agotados y yo les llevo mi apoyo moral y espiritual, también les traigo dulces enviados por las parroquias del oeste del país". El sacerdote confiesa que a menudo son los propios soldados los que le inspiran y le confirman en su decisión de quedarse: "Son muy valientes, me dicen que a menudo sienten la protección del Cielo. Son conscientes de que no luchan por odio, sino porque quieren defender su tierra y empezar a reconstruir su país".

"Son muy valientes, me dicen que a menudo sienten la protección del Cielo. Son conscientes de que no luchan por odio, sino porque quieren defender su tierra y empezar a reconstruir su país"

Los momentos más difíciles para el capellán son los funerales de los soldados caídos en las batallas. Ha habido tantos desde el comienzo de la guerra, que ya lleva cinco meses, y no puede acostumbrarse. Habla de ellos con lágrimas en los ojos: "Ya he enterrado a tres soldados que eran mis feligreses. Y cada semana en Mykolaiv hago una media de dos funerales de soldados. Y cada vez es un gran dolor, un gran sufrimiento para mí". Esta compasión del sacerdote no pasa desapercibida: los soldados que acuden a llorar a su compañero la perciben como apoyo y acompañamiento en su dolor. "Intento encontrar las palabras adecuadas y paternales para ellos", relata, "les digo que, aunque el cuerpo de su hermano haya muerto, su alma permanece con nosotros, protegiéndonos con su oración".

No olvidar la guerra

El padre Taras Pavlus agradece al mundo su apoyo de diversos tipos y, sobre todo, sus oraciones. También pide que no se olviden lo que está ocurriendo en Ucrania no es una intervención militar, "sino una guerra seria, en la que el pueblo ucraniano está siendo asesinado, están muriendo civiles, niños, jóvenes, ancianos, donde los misiles están impactando en edificios residenciales, y estos misiles no traen flores o comida, sino que traen muerte".

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba