"La sinodalidad, la colegialidad y la caridad me acompañarán", apunta el nuevo presidente de los obispos italianos Zuppi: "Caminaremos juntos para escuchar el sufrimiento de todos"

La pandemia o la guerra "han puesto de manifiesto nuestras fragilidades y debilidades, han abierto muchos interrogantes"

"Un camino (sinodal) que sólo se entiende desde la escucha: una Iglesia que escucha, y que se hiere, porque cuando la Iglesia escucha, hace suyo el sufrimiento"

"La sinodalidad, la colegialidad y la caridad me acompañarán. Es importante caminar juntos en las "pandemias" y desafíos actuales". Estas fueron las primeras palabras del cardenal Zuppi como nuevo presidente de la Conferencia Episcopal italiana. El purpurado, vinculado a la Comunidad de Sant'Egidio, se mostró convencido de trabajar por "una Iglesia que habla a todos y quiere llegar al corazón de todos (...). Camineremos juntos para escuchar el sufrimiento de todos".

Tras su elección, Zuppi hizo una breve declaración a la prensa, agradeciendo al Papa y a los obispos su confianza, y apostando claramente por una Iglesia sinodal. Zuppi fue designado por Francisco entre la terna presentada por los obispos italianos para sustituir al cardenal Bassetti.

El cardenal Zuppi, ayer

El cardenal centró su primera intervención en el sufrimiento "que estamos viviendo, en Italia, en Europa y en el mundo, y como Iglesia". La pandemia o la guerra "han puesto de manifiesto nuestras fragilidades y debilidades, han abierto muchos interrogantes", frente a las que Francisco colocó su encíclica 'Fratelli Tutti'.

Y es que, añadió, "el camino sinodal es, para la Iglesia italiana, fundamental". "Un camino que sólo se entiende desde la escucha: una Iglesia que escucha, y que se hiere, porque cuando la Iglesia escucha, hace suyo el sufrimiento".

Madre cercana, compañeros de viaje

Y es que, señaló Zuppi, la Iglesia tiene la misión de "entender cómo ser una madre cercana y cómo encontrar a los muchos compañeros de viaje" que se encuentra en el mundo.

El purpurado finalizó con una petición a los periodistas: "Sed también misericordiosos y perdonadme en el futuro". "Tenéis la tarea de tener que contar la historia con esa cercanía que es indispensable para vuestra profesión y también para la nuestra: no camináis solos. Ayudáis a muchos a comprender las opciones de la Iglesia, que pueden parecer tan lejanas, incomprensibles, pero que en realidad es la Iglesia que camina en lo que siempre ha sido su misión: una Iglesia que habla a todos y quiere llegar al corazón de todos".

Te regalamos la Praedicate Evangelium + análisis
Volver arriba