La infación pone en apuros al 60% de las familias italiana, y a las parroquias en primera líneas Millones de italianos luchan contra unos precios sin precedentes en este siglo

Inflación en Italia
Inflación en Italia

El 60% de los italianos afirma tener problemas para llegar a fin de mes debido al aumento de las facturas y la inflación

Los testimonios de un empresario de los Abruzos, una familia de Bolonia, un estudiante que vive fuera de casa en Roma y un párroco de Nápoles

Según el economista Becchetti, "el papel del tercer sector es fundamental, y hay que invertir en energías renovables"

(Vatican News).-"Antes con 50 euros de podía salir adelante durante cinco días, hoy un máximo de tres. La comida es la primera necesidad en un hogar, pero a veces me encuentro sin un litro de leche o un bote de salsa". La historia de Loredana es la de millones de italianos que luchan contra unos precios elevados sin precedentes en este siglo. Como ella, familias enteras, jóvenes y mayores, empresas y pequeñas actividades temen un nuevo empeoramiento de su situación con la llegada del invierno y la inevitable problemática de las elevadas facturas, sobre todo del gas.

Familias con dificultades

La señora Loredana vive en Bolonia con tres hijos, uno de los cuales es menor de edad. La condición de su familia ha empeorado considerablemente en los últimos meses y ha aumentado su recurso a la ayuda para salir, literalmente, adelante. En este caso, es el Antoniano el faro que da a su hogar una luz de esperanza, el lugar donde sabe que siempre encontrará una mano tendida. En efecto dice:

"Desde el otoño del año pasado, ha habido muchos cambios, porque antes podía pagar mis facturas y hacer la compra, mientras que hoy tengo que elegir. En un hogar donde hay menores, no se debería estar en esta encrucijada"

El Antoniano

Para ayudarla están, por supuesto, sus dos hijos mayores, pero encontrar empleo nunca es fácil y la sensación de pérdida aumenta. "Ellos también sienten todo el peso de esta situación, trabajan y me ayudan todo lo que pueden, tal vez renunciando a comprar ropa para contribuir en la medida de lo posible a los gastos. Les gustaría obtener el permiso de conducir, pero incluso eso tiene un coste".

Sin embargo, en un contexto difícil, las familias no están solas. En el Antoniano – dice la señora Loredana con la voz quebrada por la emoción – pedí ayuda y puedo decir que me atendieron con los hechos. Pienso en las cenas de los lunes por la noche, en la ayuda económica, en la cama para la habitación de mi hija”. Su apoyo – concluye – también ha sido psicológico y gracias a ellos he seguido adelante".

Estudiantes fuera de la sede

Francesca es una estudiante externa, originaria de Siano, en la provincia de Salerno, vive desde hace años en Roma. Para ella, cada día es un reto, no sólo por sus estudios, sino también por los costes que tiene que asumir. Un ligero aumento de las facturas tiene un enorme peso específico. "Cuando firmé el contrato de alquiler, acepté conociendo los precios del condominio, la electricidad y el gas. Estos costes se han duplicado, y hasta triplicado", explica. Los gastos se gestionan con los otros compañeros de la casa y es un poco como estar en una familia. Y subraya:

"Las dinámicas son frecuentes, diarias, y se tiende a señalar con el dedo a quienes se duchan más tiempo o pasan más tiempo en casa preparando un examen. Se tienen en cuenta factores que antes tenían un peso diferente"

El pensamiento de Francesca también va a quienes han empezado a vivir fuera de casa recientemente y se encuentran con una doble dificultad en comparación con la que ella, por ejemplo, vivió hace varios años. "Muchos jóvenes renuncian a vivir fuera porque – revela – los gastos pueden ser inasequibles. Las subidas también afectan al gasto en productos de uso cotidiano, como detergentes, papel higiénico y servilletas. La caja ya no es suficiente y uno se ve obligado a pedir cada vez más ayuda a los padres".

El escenario actual

En Italia, los precios suben anualmente mucho más de lo que prevé la Unión Europea. En el último mes, de hecho, el aumento fue de sólo un tercio de punto porcentual, pero el aumento para el 2022 es del 8,9%. El temor es que la curva no se reduzca, llegando a un porcentaje de dos dígitos a finales de año.

Según los últimos datos publicados por el Observatorio sobre la inflación de Ipsos, el 60% de los italianos afirma tener problemas para llegar a fin de mes. Además, la mitad de los encuestados afirma que ya no puede ahorrar, a diferencia de lo que ocurría en años anteriores. También hay otro dato relacionado con los últimos meses: el porcentaje de los que dicen estar satisfechos con su situación económica ha bajado cinco puntos porcentuales de mayo a septiembre.

El aumento de los precios se debe a múltiples factores, pero el conflicto en curso en Ucrania y el aumento del coste de la energía se consideran las principales causas, como señala el economista Leonardo Becchetti, profesor de Economía Política en la Facultad de Economía de la Universidad de Roma Tor Vergata y miembro de las Semanas sociales de los católicos. En efecto, explica:

"El aumento de la inflación está relacionado con la dependencia energética del exterior, por lo que la respuesta es reducirla acelerando el giro hacia las renovables"

"Un aumento de la inflación – continúa – implica una reducción del poder adquisitivo y también una pérdida de valor de la riqueza, en el sentido de que el rendimiento de los bonos del Estado debe calcularse en valor real. El trabajador individual, las familias, las empresas. ¿Qué puede hacer un gobierno?”.

"A corto plazo hay que intervenir con ayudas de diversas formas, pero la respuesta – subraya Becchetti – que lleva más tiempo es pasar a las fuentes renovables; las empresas que ya lo han hecho en este momento gozan de una gran ventaja porque, de hecho, autoproducen energía". En este contexto hay un mundo que no se detiene: el del tercer sector. Concluye el experto:

El papel de las personas que, a todos los niveles, están dispuestas a hacer un don, a hacer algo gratuito por los necesitados, es crucial en este momento, como lo es cada vez que nos enfrentamos a una crisis económica”

Los párrocos en primera línea

El padre Michele Madonna es el párroco de Santa María in Montesanto, en Nápoles. El barrio, Pignasecca, alberga el mercado más antiguo de la capital partenopea. Se trata de una zona densamente poblada de la ciudad, donde la pobreza es un fenómeno bien conocido que siempre se ha abordado. Sin embargo, los recientes aumentos han hecho que las dificultades sean mucho mayores y están afectando a un gran número de personas.

"Alrededor de la parroquia hay decenas y decenas de tiendas, por lo que muchos ciudadanos vienen aquí a comprar y este mercado es un poco el termómetro para medir lo que está pasando. Hay mucha más gente hoy que me pide ayuda que en el pasado reciente", explica el sacerdote. Y agrega:

“Los precios han subido, a veces se han duplicado e incluso triplicado. Conozco a comerciantes que han hecho todo lo posible para no subir los precios, pero no pueden porque las subidas también afectan a los productos”

"Las personas están tristes, los padres de familia – explica – están asustados porque tienen que llegar a fin de mes. Todos los grupos de edad están pagando la crisis, desde los ancianos hasta los jóvenes. Las personas mayores también están viviendo esta crisis desde el punto de vista psicológico, realmente no pueden más, no son capaces de hacer frente a todo lo que ocurre cada día”.

"Ayer mismo una señora vino a pedirme ayuda, le ofrecí dinero. Me pidió comida y cuando abrí la alacena y le di algo de comida se puso a llorar. Esta es la realidad. Para los jóvenes, el futuro también está en juego"

"Comento el ejemplo de un joven de mi parroquia que estudia teología. Viene todas las tardes a estudiar a la iglesia porque su casa familiar es muy pequeña. Últimamente ha reducido las horas dedicadas al estudio, obligado a ir a trabajar a un restaurante porque los costes de la universidad son insostenibles. Tenemos que pensar – concluye – en cómo apoyar a estos jóvenes, nosotros como iglesia estamos muy presentes, pero no podemos hacerlo solos".

Actividades en riesgo de cierre

El negocio de alojamiento deAndrea se encuentra en Santo Stefano in Sessanio, un pueblo de la provincia de L'Aquila, a más de 1.200 metros de altitud. El aumento del precio del gas, en un lugar donde la calefacción está encendida al menos seis meses al año, corre el riesgo de ser explosivo.

"La situación es de absoluta incertidumbre, porque se habla de la intervención del Estado, de las ayudas, pero hay que moverse en las certezas. No abrimos un restaurante, no contratamos personal de la noche a la mañana, sino con programas de varios años"

El propietario de la instalación sabe muy bien que, en ese contexto, la dificultad le concierne a él y a cada uno de sus colaboradores. Entonces, ¿qué tan difícil es enfrentar esta crisis también desde un punto de vista puramente humano?

"Estamos asistiendo a un largo período de crisis, con la pandemia nos han encerrado y la ayuda que se nos proporcionaba no alcanzaba ni para pagar las facturas, y mucho menos para las necesidades de una familia"

El nudo sigue siendo la calefacción

"En una casa se puede intentar reducir el consumo, bajar los radiadores. Nosotros no podemos hacerlo y el alto precio" – concluye – lo pagan obviamente todos los empleados, gente a la que sólo le gustaría trabajar honestamente", señalando que el verdadero riesgo es tener pérdidas, no ver disminuir los ingresos.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba