El presidente del Consejo para la Unidad rinde homenaje a los mártires del genocidio armenio Cardenal Koch: "El 80 por ciento de todos los perseguidos por su fe hoy son cristianos"

Celebración en memoria del genocidio armenio
Celebración en memoria del genocidio armenio

"Los cristianos de hoy no son perseguidos por ser ortodoxos u ortodoxos orientales, católicos o protestantes, sino por ser cristianos. El martirio hoy es ecuménico, y hay que hablar de un verdadero y propio ecumenismo de los mártires"

"Los mártires armenios nos abrieron los ojos a esta profunda visión al comienzo del sangriento siglo XX, marcado por las dos sangrientas guerras mundiales. Nos recordaron que el martirio no es un fenómeno marginal en el cristianismo, sino que es el núcleo mismo de la Iglesia"

Una mirada al "gran y sangriento martirio de los cristianos armenios" y al martirio actual de tantos perseguidos sólo por ser cristianos; un martirio que es signo de amor, de fidelidad a Cristo y que puede ser semilla de unidad. Estos fueron los temas fuertes de la homilía pronunciada por el cardenal Kurt Koch, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, con motivo de la conmemoración ecuménica celebrada en la basílica romana de San Bartolomé, en la Isla Tiberina, el Santuario de los nuevos mártires de los siglos XX y XXI, por el 106º aniversario del genocidio armenio.

En la liturgia ecuménica estuvieron presentes exponentes de la Iglesia Apostólica Armenia y de la Iglesia Católica de rito armenio, miembros de otras iglesias y comunidades cristianas y los embajadores de Armenia ante la Santa Sede e Italia.

El signo distintivo del martirio cristiano es el amor

El cardenal, recordando que Jesús transformó la violencia contra él en amor al ofrecer su vida en la cruz, dijo que "el mártir cristiano se caracteriza porque no busca el martirio en sí mismo, sino que lo asume como consecuencia de su fidelidad a la fe en Jesucristo."

Recuerdo del genocidio armenio

El signo distintivo del martirio cristiano es, pues, el amor. Puesto que el mártir pone en práctica la victoria del amor sobre el odio y la muerte, el martirio cristiano se manifiesta como un acto supremo de amor a Dios y a los hermanos.

Ecumenismo de los mártires

"El Concilio -señaló Koch- reconoce esta 'prueba suprema de caridad' no sólo en los mártires de la Iglesia católica, sino también en los de las demás Iglesias cristianas y comunidades eclesiales. Este profundo reconocimiento se ha extendido cada vez más entre nosotros, los cristianos, sobre todo en el último siglo, al principio del cual se produjo el gran y sangriento martirio de los cristianos armenios durante el genocidio de este pueblo". Desde entonces -añadió- "el cristianismo se ha convertido cada vez más en una iglesia de mártires en un grado incomparable. De hecho, hoy hay incluso más mártires que durante la persecución de los cristianos en los primeros siglos. El 80% de todos los perseguidos por su fe hoy en día son cristianos".

La fe cristiana es hoy la religión más perseguida del mundo. Esta situación conlleva que hoy todas las Iglesias y Comunidades Eclesiales Cristianas tengan sus mártires. Los cristianos de hoy no son perseguidos por ser ortodoxos u ortodoxos orientales, católicos o protestantes, sino por ser cristianos. El martirio hoy es ecuménico, y hay que hablar de un verdadero y propio ecumenismo de los mártires.

Mirándolo desde esta perspectiva se percibe "una unidad básica" entre los cristianos: de ahí el deseo del cardenal de que "la sangre de tantos mártires de hoy se convierta en semilla para la futura unidad del único Cuerpo de Cristo lacerado por tantas divisiones".

Celebración ecuménica por los mártires de Armenia

Celebración ecuménica por los mártires de Armenia

El mártir no muere por una idea sino con Cristo

"Los mártires armenios -continuó el cardenal Koch- nos abrieron los ojos a esta profunda visión al comienzo del sangriento siglo XX, marcado por las dos sangrientas guerras mundiales. Nos recordaron que el martirio no es un fenómeno marginal en el cristianismo, sino que es el núcleo mismo de la Iglesia". El mártir muere por amor, no por una idea, sino "con Cristo", que "ya ha muerto por él".

Los mártires armenios dieron testimonio de esta dimensión cristológica de manera especial. Como miembros de un Estado que fue el primer Estado cristiano de la historia, permanecieron fieles a su fe apostólica y dieron su vida por Cristo.

"Son en el sentido original de la palabra griega 'martys'", concluyó Koch, "es decir, testigos, ciertamente no sólo de palabra, sino también testigos de hecho de la fe. El cardenal también informó que el Papa Francisco se une en oración a la celebración de esta noche y ha enviado su bendición.

Al agradecer a los presentes, el arzobispo Khajag Barsamian, representante de la Iglesia Apostólica Armenia en Roma, citó a San Gregorio de Narek, monje, filósofo y místico armenio, que fue proclamado Doctor de la Iglesia en 2015 por el Papa Francisco, quien, en 2016, lo había citado durante la Oración Ecuménica por la Paz:

Acuérdate, Señor, ... de los que son nuestros enemigos en el género humano, pero por ellos: perdónalos y ten misericordia. No extermines a los que me muerden: ¡transfórmalos! Extirpa su viciosa conducta terrenal y arranca lo bueno que hay en mí y en ellos (Libro de las Lamentaciones, 83:1-2).

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Etiquetas

Volver arriba