El cardenal de Múnich cree que "puede ser un gran regalo para la Iglesia" El cardenal Marx, partidario del diaconado femenino

Cardenal Reinhard Marx
Cardenal Reinhard Marx

El cardenal de Múnich, Reinhard Marx, se ha pronunciado a favor de abrir el oficio de diácono a las mujeres. "Creo que ha llegado el momento de que se abra a hombres y mujeres", dijo el arzobispo de Múnich y Freising en un servicio religioso celebrado el sábado 2 de julio en el Liebfrauendom de Múnich

Los comentarios del cardenal se hicieron en un servicio para conmemorar el 150 aniversario de Ellen Ammann (1870-1932). La política sueco-alemana es considerada una figura formativa del movimiento femenino católico y una pionera de la labor social

El cardenal de Múnich, Reinhard Marx, se ha pronunciado a favor de abrir el oficio de diácono a las mujeres. "Creo que ha llegado el momento de que se abra a hombres y mujeres", dijo el arzobispo de Múnich y Freising en un servicio religioso celebrado el sábado 2 de julio en el Liebfrauendom de Múnich, según un comunicado de prensa.

En general, el diaconado es un oficio "que debe hacer visible de manera especial la conexión entre la oración y el compromiso con los pobres, y espero que podamos encontrar la manera de hacer este oficio aún más distintivo". Teológica y prácticamente, aún queda mucho trabajo por hacer, pero está convencido "de que esta renovación puede ser un gran regalo para la Iglesia", dijo Marx.

Pionera del movimiento femenino católico

Los comentarios del cardenal se hicieron en un servicio para conmemorar el 150 aniversario de Ellen Ammann (1870-1932). La política sueco-alemana es considerada una figura formativa del movimiento femenino católico y una pionera de la labor social. Debido a la pandemia, la celebración de su 150 aniversario se ha recuperado, con dos años de retraso.

El Papa, al cardenal Marx
El Papa, al cardenal Marx


Ya en 1917, Ellen Ammann se puso en contacto con el entonces arzobispo Michael Faulhaber y le pidió que ordenara a un grupo de mujeres como diaconisas, explicó Marx. "Que la gran mujer Ellen Ammann nos acompañe en este camino". El cardenal añadió que se sumaría a los esfuerzos para la beatificación de Ammann. Según el comunicado, numerosas instituciones que remontan sus raíces a Ellen Ammann están haciendo campaña para que se examine una posible beatificación de su fundadora.

Oración y vida

Marx subrayó que Ammann siempre se había preguntado cómo podía resolver problemas concretos a la luz del Evangelio. "La oración y la vida, nunca hubo una separación para ella. Así, Ellen Ammann es también una figura importante que nos ayuda a reconocer la imagen bíblica de Dios". Esta imagen de Dios es decisiva para el camino hacia el futuro y debe "hacerse visible en la vida real de la iglesia en su compromiso con los pobres, los enfermos y los que sufren". La espiritualidad no puede desligarse de la misión de cambiar el mundo, señaló.

El cardenal Marx abre una puerta que no debe ser cerrada
El cardenal Marx abre una puerta que no debe ser cerrada

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba