Los obispos se revelan "horrorizados y profundamente tristes" por la tragedia Casi medio centenar de muertos tras un ataque a dos mezquitas en Nueva Zelanda

La Policía acordona los alrededores de la mezquita
La Policía acordona los alrededores de la mezquita

"Es uno de los días más tristes de Nueva Zelanda" asegura la primera ministra

Los detenidos son tres hombres y una mujer, a los que encontraron artefactos explosivos en sus vehículos

"Es uno de los días más tristes de Nueva Zelanda". El lamento de la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, resume el horror vivido en el país después de que casi medio centenar de personas hayan muerto, y otra veintena resultaran heridas de gravedad tras sendos tiroteos en dos mezquitas de Christchurch.

La policía ha detenido a cuatro personas a las que les encontró explosivos en sus vehículos. El Gobierno ha calificado el acto de "atentado terrorista". Entre los feligreses que se encontraban en la mezquita estaban varios miembros del equipo de cricket de Bangladesh, que mañana tenía previsto disputar un encuentro contra Nueva Zelanda.

“Hay cuatro personas arrestadas. No nos consta que haya más implicadas pero no podemos asumir que no haya más”, dijo en rueda de prensa el jefe de la policía, Mike Bush, que evitó precisar el número de víctimas.

Varios heridos, atendidos en la zona del tiroteo

Ardern añadió que tres de las personas arrestadas estaban relacionadas con el ataque y tenían creencias extremistas, pero ninguna estaba registrada por la policía. Los detenidos son tres hombres y una mujer, a los que encontraron artefactos explosivos en sus vehículos.

Retransmitieron el tiroteo en directo

Uno de los atacantes se identificó en las redes sociales como Brenton Tarrant, de 28 años. Llevando una cámara GoPro en la cabeza, el hombre, originario de Australia y de una familia obrera con ingresos bajos, retransmitió en directo el tiroteo, que compartió en Facebook Live. En las imágenes se ve cómo el hombre empuña primero un rifle, que emplea para disparar a las personas de la entrada de la mezquita, y después un arma automática, con la que lleva a cabo la mayor parte de la matanza en el interior del edificio.

La policía ha pedido a los usuarios que se abstengan de difundir las imágenes “sobrecogedoras” y a Facebook y Twitter que retiren el vídeo de sus plataformas.

Tarrant, originario de Australia y de una familia obrera con ingresos bajos, según él mismo describe, publicó un manifesto de 74 páginas en las redes sociales donde expresa sus motivos supremacistas blancos para llevar a cabo la masacre.

La jefa del Ejecutivo aludió al sentimiento antiinmigrante como el posible motivo del ataque. Así, afirmó que si bien muchas personas afectadas por los disparos pueden ser inmigrantes o refugiados, “han elegido hacer de Nueva Zelanda su hogar, es su hogar. Somos nosotros. La persona que ha perpetuado esta violencia contra nosotros no lo es”.

Un hombre permanece en el suelo mientras habla por su teléfono móvil en el centro de Christchurch

A través de la cuenta de Twitter, la Policía ha anunciado que “está recurriendo a todas sus capacidades para manejar esta situación, pero el riesgo sigue siendo muy alto”. Varios testigos indicaron que una segunda mezquita de la ciudad fue evacuada y acordonada por la policía.

La Policía ha bloqueado el centro de la ciudad, situada en la Isla Sur neozelandesa, y ha llamado a la población a permanecer confinada en sus casas.

Comunicado de los obispos neozelandeses (NZCBC)

Estimados miembros de la comunidad musulmana en Aotearoa Nueva Zelanda,

Rezamos por ustedes mientras escuchamos las terribles noticias de violencia contra los musulmanes en las mezquitas de Christchurch. Somos profundamente conscientes de las relaciones positivas que tenemos con la gente islámica en esta tierra, y nos horroriza que esto haya sucedido en un lugar y momento de oración. Estamos profundamente tristes que haya asesinados y heridos, y nuestros corazones están con ellas, sus familias y la comunidad en general. Deseamos que ustedes sean conscientes de nuestra solidaridad con ustedes ante tal violencia.

Paz, Salaam,

+ Patrick Dunn, Obispo de Auckland y Presidente de la NZCBC

+ Charles Drennan, Obispo de Palmerston Norte y Secretario de la NZCBC

+ John Dew, cardenal arzobispo de Wellington

+ Paul Martin, Obispo de Christchurch

+ Steve Lowe, Obispo de Hamilton

+ Michael Dooley, Obispo de Dunedin

Volver arriba