Fidei Domun ayudó a encubrirlos durante el mandato del obispo Emil Stehle Una organización eclesial alemana enviaba a curas pederastas como misioneros a América Latina

El obispo Emil Stehle, fallecido en 2017
El obispo Emil Stehle, fallecido en 2017

En los años 70, Emil Stehle apoyó a sacerdotes para que eludieran los procesos penales pendientes en Alemania. Mediante la codificación de nombres, las direcciones encubiertas y la pensión alimenticia, quien luego sería obispo en Ecuador, y él mismo abusador, se aseguró de que pudieran permanecer encubiertos en América Latina

Bajo el nombre de Fidei Donum -por la encíclica Fidei Donum de Pío XII de 1957-, unos 400 sacerdotes fueron enviados desde sus diócesis de origen alemanas a diversos países de América Latina desde los años 60 hasta hoy

Un nuevo escándalo sacude las estructuras de la Iglesia alemana: según informe encargado por la propia Conferencia Episcopal y la organización de acción episcopal Adveniat, varios sacerdotes procesados por violencia sexual y abusos fueron enviados a misiones a América Latina para eludir la actuación de las autoridades judiciales a través de la asociación eclesial Fidei Donum.

Según una investigación independiente realizada sobre los archivos de Fidei Donum, el antiguo jefe de la oficina de coordinación y posterior obispo de Santo Domingo, en Ecuador, Emil Stehle, él mismo también luego acusado de abusos, ayudó a encubrir a varios curas abusadores denunciados en Alemania.

Emil Stehle
Emil Stehle KNA

Según un comunicado conjunto de la Conferencia Episcopal y de Adveniat, “el informe enumera un total de dieciséis denuncias e indicios de abusos sexuales contra Emil Stehle”, con actos que abarcan su etapa como sacerdote en Bogotá (Colombia), como jefe de la oficina de coordinación y director general de Adveniat en Essen, y posteriormente como obispo auxiliar de Quito y obispo de Santo Domingo.

 "Según los resultados de la investigación del expediente, es posible que haya habido más agresiones sexuales por parte de Stehle. También es muy posible que Stehle ayudara a otros sacerdotes de América Latina a encubrirse, pero esto no se documentó en los archivos porque era delicado", según la abogada Bettina Janssen, encargada de la investigación.

¿Conocía la Iglesia alemana los encubrimientos?

"Deben realizarse esfuerzos sensibles -junto con las diócesis latinoamericanas responsables- para llegar a las posibles personas afectadas. Para obtener una imagen más completa, también habría que investigar más a fondo hasta qué punto los abusos de Stehle eran conocidos por las autoridades eclesiásticas responsables y qué consecuencias tomaron contra ellos”, añade Janssen.

Martin Maier, actual responsable de Adveniat y promotor de la investigación
Martin Maier, actual responsable de Adveniat y promotor de la investigación

“En los años 70, Emil Stehle apoyó a tres sacerdotes para que eludieran los procesos penales pendientes en Alemania. En dos casos, los sacerdotes eran buscados por delitos sexuales contra menores, y en un caso no se pudo encontrar la acusación en los archivos. Mediante la codificación de nombres, las direcciones encubiertas y la pensión alimenticia, Stehle se aseguró de que pudieran permanecer encubiertos en América Latina”, señala la nota de prensa.

"Este informe no es el fin de la historia"

"Esta investigación arroja luz sobre la injusticia", explica el responsable de la oficina de coordinación de Fidei Donum, el padre Martin Maier SJ, también máximo responsable de la Acción Episcopal Adveniat. "Estamos profundamente conmocionados por el sufrimiento infligido a las víctimas de la violencia sexualizada y el abuso de poder, y les pedimos disculpas”.

Para la secretaria general de la Conferencia Episcopal Alemana, Beate Gilles, "el informe no es el final de la historia, sino que tendrá consecuencias que aún deben aclararse” y deja claro que el envío tanto de sacerdotes como de otro personal pastoral, debe ser objeto de una reflexión crítica en su conjunto".

Beate Gilles secretaria general del Episcopado alemán
Beate Gilles secretaria general del Episcopado alemán

Envío de misioneros sin antecedentes

"La oficina de coordinación de Fidei Donum ha aportado muchas cosas positivas. Pero el hecho de que el sistema no haya reaccionado adecuadamente a los abusos demuestra que hay que aclarar con más precisión las responsabilidades de la comisión de servicio y del acompañamiento durante la misión en América Latina. Esto incluye también la prueba de que las personas que van a ser enviadas no tienen antecedentes de agresiones sexuales y deben demostrar que han recibido la formación obligatoria en materia de prevención”.

400 sacerdotes enviados en 60 años

Bajo el nombre de Fidei Donum -por la encíclica Fidei Donum de Pío XII de 1957-, unos 400 sacerdotes fueron enviados desde sus diócesis de origen alemanas a diversos países de América Latina desde los años 60 hasta hoy.

En 1971, la Conferencia Episcopal Alemana creó una oficina de coordinación con este fin. Esta oficina, que tiene su sede en Adveniat desde 1973, tiene la tarea de acompañar a los sacerdotes durante su servicio en América Latina. La Oficina de Coordinación organiza reuniones anuales periódicas para el intercambio de ideas y la cohesión social. El jefe de la oficina de coordinación mantiene el contacto con los sacerdotes Fidei Donum a través del correo de Navidad y de circulares generales.

"No somos la escoria"

"Los sacerdotes de Fidei Donum no son la escoria de los sacerdotes de Alemania que luego fueron enviados a Sudamérica. Son tan buenos y tan malos como los demás sacerdotes", según el obispo alemán Reinhold Nann, que llegó a Perú como sacerdote Fidei Donum en 1991 y hoy es obispo de Caraveli.

Obispo Reinhold Nann
Obispo Reinhold Nann

El obispo, según recoge la agencia KNA, expresó su "más profunda decepción" por los hechos descubiertos: "Me preocupa especialmente que el obispo Emil Stehle, al que antes admiraba, tuviera también lados muy oscuros como autor y encubridor".

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba