Abriendo caminos y probando nuevos modelos de iglesia La diócesis de Münster nombra a un laico como Vicario General compartido

Palacio arzobispal de Münster
Palacio arzobispal de Münster

"Se establecerá en la diócesis el cargo de un director administrativo. Esta persona se encargará de toda el área administrativa-económica"

Winterkamp, de 54 años, seguirá siendo vicario general; ocupa el cargo desde octubre de 2018. Él se ocupará principalmente de los asuntos pastorales-estructurales que competen a la dirección de la diócesis

El Camino Sinodal está en marcha, a pesar de la pandemia. Muchos de los temas que se tratan en los diversos grupos han surgido de la práctica

La Iglesia alemana tiene muchas caras y no solo la que ofrece el cardenal de Colonia, Wölki, que con sus actitudes y decisiones hace que cientos de católicos se borren de la iglesia y la entidades de estudiantes y los círculos de seglares se distancien de él.

La diócesis de Münster, en el norte de Alemania, estrena hoy, 1 de febrero, una nueva estructura para el nivel de gestión diocesana: pone por primera vez la gestión de su vicariato general en manos de un laico. El actual Vicario General Klaus Winterkamp explicó las razones de esta decisión el.

La diócesis de Münster está reorganizando su nivel de gestión y por primera vez pone la gestión del Vicariato General del obispado en manos de un laico. Para ello se establecerá en la diócesis el cargo de un director administrativo, dijo el vicario general Klaus Winterkamp en una entrevista con el portal de Internet "Kirche-und-Leben.de".

"Esta persona se encargará de toda el área administrativa-económica", dijo Winterkamp al pie de la letra. Además, el nuevo director administrativo será el supervisor de todos los empleados "mientras no estén en servicio pastoral y mientras las tareas “no requieran la responsabilidad de un clérigo".

El propio Winterkamp, de 54 años, seguirá siendo vicario general; ocupa el cargo desde octubre de 2018. Èl se ocupará principalmente de los asuntos pastorales-estructurales que competen a la dirección de la diócesis.

Al mismo tiempo destacó que también ve el nombramiento de un director administrativo como una señal de política eclesiástica. Fue el deseo expreso del obispo diocesano Félix Genn y de él mismo de ocupar este puesto con un no sacerdote.

El actual Vicario dijo: "El obispo y yo estamos dispuestos a entregar la influencia, la responsabilidad y el poder en las manos competentes de los laicos que tienen más experiencia en estas áreas que nosotros".

Una estructura similar a la presentada en Münster ya existe en las arquidiócesis de Hamburgo y Munich-Freising, entre otras.

Winterkamp subrayó además que "la forma muy centralizada de administración con su orientación extrema hacia el Vicario General" ya no es adecuada para las necesidades de una iglesia cada vez más plural, así como para los desafíos económico-financieros. Aunque la Oficina del Vicario General estaba haciendo un buen trabajo, "podíamos, sin embargo, ser más rápidos, más profesionales y más eficientes en algunas áreas", dijo el Vicario General.

Más allá del establecimiento de la nueva oficina, "necesitamos ver si nuestras estructuras departamentales realmente satisfacen las necesidades".

El vicario general es el superior del director administrativo. Winterkamp decide el nombramiento en consulta con el obispo Félix Genn.

El Camino Sinodal está en marcha, a pesar de la pandemia. Muchos de los temas que se tratan en los diversos grupos han surgido de la práctica. Los obispos que son autónomos en su diócesis a nivel pastoral van abriendo caminos, arriesgan y prueban nuevas formas.

Una razón importante es también la disminución de sacerdotes que obliga a las diócesis a echar mano de competentes seglares comprometidos desde la fe.

Cada vez son más los laicos que asumen responsabilidades a diversos niveles, también en la Curia episcopal.

El obispo de la diócesis en la que yo resido nos anima a menudo diciendo:”Probad, probad nuevas formas. Sed creativos”.

Así va caminando la iglesia probando nuevos modelos de iglesia.

Y es que a veces le dejamos actuar al Espíritu.

Volver arriba