"Para los más pobres de nuestra sociedad, se trata de una emergencia, no de una crisis", Irlanda del Norte: Los obispos critican el plan fiscal y afirman que "beneficiará a los más ricos"

Eamon Martin, uno de los firmantes de la declaración
Eamon Martin, uno de los firmantes de la declaración

Los obispos han condenado la "injusta distribución de recursos" del gobierno en un llamamiento a las iglesias y a la sociedad civil para que ayuden a los más afectados por las peligrosas condiciones económicas

Con unas cifras alarmantes de pobreza (el 17% de la población vive en la pobreza absoluta), los pastores han condenado la "injusta distribución de recursos"

Los obispos instan a un esfuerzo combinado de todos los actores de la Iglesia, la política y la sociedad para ayudar a abordar esta situación

Con unas cifras alarmantes de pobreza (el 17% de la población vive en la pobreza absoluta), los obispos de Irlanda del Norte han condenado la "injusta distribución de recursos" del gobierno en una declaración emitida en la festividad de San Vicente de Paúl, en la que también expresan "la urgente preocupación por los retos a los que se enfrentan los más vulnerables de nuestra sociedad, ya que las múltiples presiones económicas convergen para crear niveles de privación y miedo que amenazan la vida".

"Para los más pobres de nuestra sociedad, se trata de una emergencia, no de una crisis", dice la declaración, que, según informa The Tablet, pide a los políticos y a los feligreses "que se unan en un espíritu de solidaridad y de preocupación activa por los necesitados".

La pobreza absoluta afecta al 17% de los irlandeses
La pobreza absoluta afecta al 17% de los irlandeses

Los obispos critican el "plan fiscal" presentado por el canciller, Kwarsi Kwarteng, en el Parlamento la semana pasada, que, según ellos, "ha hecho poco por disipar el miedo" a la subida de precios para las familias y las empresas, y "beneficiará a los más ricos, pero aportará poco consuelo a los más afectados y en riesgo".

Respuesta positiva de las parroquias


 "La asombrosa respuesta positiva a nivel parroquial y comunitario durante la pandemia de Covid-19 muestra lo que se puede lograr cuando la gente trabaja junta", señalan los obispos, por lo que instan "a un esfuerzo combinado de todos los actores de la Iglesia, la política y la sociedad para ayudar a abordar esta crisis ahora; para actuar con justicia, promover el bien común y mostrar solidaridad con los muchos miles de familias que están soportando dificultades y preocupaciones".

Los obispos animan a las parroquias a apoyar a los más vulnerables de sus comunidades y piden más voluntarios para los bancos de alimentos, la Sociedad de San Vicente de Paúl y otras iniciativas caritativas. También sugieren que las parroquias utilicen los salones de la iglesia para ofrecer espacios cálidos, comidas calientes y vales de combustible a los necesitados, según la misma fuente.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba