No hay para hacer excepciones La justicia alemana rechaza la demanda para celebrar misas de un grupo católico

Justicia
Justicia

La cámara berlinesa desestimó la querella presentada por la vía de urgencia por el Instituto San Felipe Neri, con el argumento de que no hay razón para hacer excepciones, tampoco por motivos religiosos

Recuerda la cámara, además, que sigue siendo posible la oración individual y que hay una oferta amplia asimismo en estos días de servicios religiosos transmitidos por televisión u otros medios electrónicos

Este grupo de católicos ultraconservadores no cuentan con el respaldo del arzobispado de Berlín

El Tribunal Administrativo de Berlín ha rechazado la demanda de una comunidad católica ultraconservadora, que pretendía celebrar misas en Semana Santa pese a la prohibición de todo oficio religioso debido a la pandemia del coronavirus.

La cámara berlinesa desestimó la querella presentada por la vía de urgencia por el Instituto San Felipe Neri, con el argumento de que no hay razón para hacer excepciones, tampoco por motivos religiosos, a las medidas dictadas para frenar la pandemia.

Los demandantes argumentaban que la prohibición vulnera el derecho al ejercicio libre de la religión y consideraba que debían autorizarse oficios para grupos reducidos -de hasta 50 miembros- y respetando las distancias mínimas de 1,5 metros entre cada persona.

Estas son las normas que rigen de modo general en los supermercados, en cuyo interior no pueden concentrarse más que un número limitado de clientes, que además deben mantenerse a distancia tanto del personal del establecimiento como de otros compradores.

La mayoría de los templos de la capital alemana, sean iglesias, sinagogas o mezquitas, permanecen cerradas, aunque en algunos su antesala sigue abierta para visitas estrictamente individuales.

El tribunal administrativo berlinés consideró que estas medidas suponen efectivamente un "recorte" en la libertad del ejercicio religioso. Sin embargo, prosigue su sentencia, esta restricción es legítima, en tanto que temporal, para proteger la vida y la salud de la ciudadanía.

Recuerda la cámara, además, que sigue siendo posible la oración individual y que hay una oferta amplia asimismo en estos días de servicios religiosos transmitidos por televisión u otros medios electrónicos.

En algunas ciudades, como Düsseldorf, se ha previsto la celebración de una misa el Viernes Santo en un autocine, con capacidad para 500 vehículos, en cada uno de ellos no puede haber más que dos personas.

La comunidad demandante había argumentado que la prohibición de modo general de los oficios religiosos es desproporcionada, además de un agravio respecto a lo que sí se permite en los supermercados. Advertía, además, que no se tomaba en consideración los "daños anímicos que implica no poder asistir a misma, especialmente en Semana Santa.

Este grupo de católicos ultraconservadores no cuentan con el respaldo del arzobispado de Berlín.

Según medios locales, en los días pasados algunos de sus miembros recibieron la comunión en una iglesia berlinesa, contraviniendo las restricciones de contactos.

El Instituto San Felipe Neri celebra el rito católico tradicional tridentino, en latín, y, según dice en su página web, sin concesiones al ecumenismo ni al espíritu de los tiempos.

Volver arriba