Cardenal Bassetti: "Es un acontecimiento que toca profundamente la sensibilidad de todos" El Papa, consternado por el accidente del teleférico, reza por el pequeño Eitan, único superviviente de la tragedia

Accidente en el eleférico de Stresa-Mottarone
Accidente en el eleférico de Stresa-Mottarone

Una cabina del teleférico, que estaba a unos 20 metros del suelo, se desprendió y rodó varias veces por las empinadas laderas hasta detenerse tras impactar con los árboles. Las causas del incidente aún se están investigando

Un niño de 5 años es el único superviviente. Entre las víctimas mortales, también hay turistas extranjeros.

El accidente se produjo en una localidad turística italiana llamada Stresa, a las 12:30 (hora local) del domingo 23 de mayo

(Vatican News).- El Papa siente "gran dolor" por el accidente del teleférico en Stresa-Mottarone, que se ha cobrado catorce víctimas, y mantiene la incertidumbre sobre la salud del pequeño Eitan, el único superviviente de la tragedia, que se debate entre la vida y la muerte.

En un telegrama enviado al obispo de Novara, Bergoglio "desea expresar su cercanía y su sentido pésame a las familias de las víctimas". "Pensando con emoción en tantas vidas truncadas trágicamente mientras se sumergen en la maravilla de la creación, les asegura sus oraciones por los que han muerto, por los que los lloran y por el pequeño Eitan, cuya delicada historia sigue con inquietud", escribe el Pontífice.

"Su Santidad participa de manera especial en la aflicción de la comunidad local y de la diócesis de Novara, y está cerca del querido pueblo italiano, consternado por la grave tragedia. Mientras implora del Señor consuelo para los que sufren, imparte de corazón la Bendición Apostólica a todos los que están en el dolor", culmina el telegrama, firmado por el cardenal Parolin.

La Conferencia Episcopal Italiana (CEI)ha expresado sus condolencias, su cercanía en el dolor y sus oraciones por las víctimas del accidente ocurrido el pasado domingo en Stresa-Mottarone, en el Piamonte, cuando un teleférico se desplomó, causando catorce víctimas, miembros de cinco familias. Sólo sobrevivió un niño de cinco años, que se encuentra hospitalizado en estado grave en Turín.

"Es un acontecimiento -dice el presidente de la CEI, el cardenal Gualtiero Bassetti- que toca profundamente la sensibilidad de todos, especialmente teniendo en cuenta el contexto de serenidad y diversión en el que se produjo la tragedia.

En este sentido, los obispos ofrecen "oraciones de intercesión, consuelo y apoyo" por las víctimas, sus familias y el pequeño hospitalizado.

Esta cercanía de los prelados italianos se produce en el marco de la apertura de su 74ª Asamblea General en la tarde del lunes 24, con el pronunciamiento del Papa Francisco, y que se prolongará hasta el día 27.

Entre los participantes en la Asamblea Episcopal, se encuentra monseñor Franco Giulio Brambilla, obispo de Novara, en cuyo territorio se produjo el accidente: en contacto permanente con la diócesis, el prelado espera que "los responsables de la administración y de la técnica presten siempre una atención rigurosa, utilizando todos los medios posibles a su alcance, para que no se repitan hechos tan trágicos".

Volver arriba