Maltratados e ignorados, deberían generar un debate público 17 grupos de personas en situaciones graves o muy graves que nadie quiere conocer

Ayuda
Ayuda

"Hay personas en situaciones graves o muy graves. Situaciones que, en general, nadie conoce ni quiere conocer"

"Nosotros, en cambio, estamos convencidos de que el conocimiento de estas situaciones forma parte insustituible de la cultura popular, que haría falta que fueran conocidas por mucha gente, y que se generara un fuerte debate público"

"Soñamos que un día, un número de jóvenes europeos, se reunieran en un lugar público, aportando todos su 'ajuar' y le prendieran fuego, como un acto de proclama ante la humanidad en el sentido de que no quieren una elegancia pagada con la miseria de las personas que la hacen posible"

Diversidad sexual

Setenta países todavía criminalizan las relaciones entre personas del mismo sexo.

Y, desde 2008 a 2021, más de 4.000 personas han muerto asesinadas, en el mundo, por este motivo. Pero mucho más allá de la muerte, ha habido un torrente incontenible de bromas y desprecio social. Y eso, las bromas, como la cosa menos traumática.
(Información: Diario Público)

"Setenta países todavía criminalizan las relaciones entre personas del mismo sexo"

Violaciones

La violación de mujeres es una de las lacras más graves contra la dignidad humana.

Las zonas del mundo donde la lacra de la violación es más cuantiosa son: África en conjunto, India y Brasil.

Pero también el trayecto de migración: países centroamericanos – ruta a través de México – EE UU.

No hace muchos años, también lo fue la región oriental de la República. Dem. del Congo. Región de ricas minas, que han traído la desgracia a la población, a causa de la enconada lucha de grupos guerrilleros para apoderarse de la riqueza de las minas. Y en este contexto, los grupos guerrilleros usaban la violación de mujeres y niñas como arma de guerra para destruir familias y, por lo tanto, la sociedad rival.

Este fue, probablemente, el caso más grave de violaciones masivas. Pero sin olvidar el de los soldados serbios con las mujeres bosnianas, en su guerra civil.

En nuestro entorno (países occidentales), se ha inventado una manera más sofisticada de violar a una chica: una bebida conteniendo droga, que deja a la persona inconsciente.

Y, desde el pasado 23 de julio por la noche, en una discoteca de Barcelona, dos chicas, bailando, recibieron punzadas, una en el brazo y la otra en la pierna. Fueron de inmediato a pedir ayuda a los responsables del local, que las apartaron y protegieron. Los síntomas que notaron después de las punzadas fueron mareo, desorientación, cansancio y sueño. El intento se ha repetido en muchos lugares y muchas veces, pero no se ha debido lamentar ningún caso de violación.

"La violación de mujeres es una de las lacras más graves contra la dignidad humana"

Asesinatos de defensores de derechos humanos

Los defensores de los derechos humanos, figura muy habitual en los países sudamericanos, son a menudo objeto de violencia, y, concretamente, de asesinato.

La madre de la periodista asesinada Solo Cruz Jarquín dice: "Los 3.000 feminicidios anuales en México son cifras de guerra."

Afirma que la normalidad en México es la impunidad. Que el asesinato de mujeres se quede sin resolver o investigar es la norma. "De las 11 mujeres asesinadas cada día, quizá alguna llegue a tener un proceso judicial. Lo cual no quiere decir que el culpable sea sentenciado. Se calcula que la impunidad en los feminicidios alcanza en México al 97% de los casos. Es decir, es gigantesca la falta de acceso a la justicia para las mujeres".
(Información: Diario Público)

"Los 3.000 feminicidios anuales en México son cifras de guerra"

Niños y jóvenes inmigrantes

En Europa hay grandes masas de capitales que ya no tienen oportunidades suficientes para invertirse, porque Europa ya tiene un grado de desarrollo muy alto. El destino normal de estos capitales sería invertirse masivamente en la industrialización africana. Para dar trabajo a la masa de jóvenes africanos, que superan en mucho el número de puestos de trabajo existentes.

Pues resulta que los jóvenes africanos tienen que venir, nos guste o no. Los primeros a quienes no gusta son ellos/as.

Muchas familias africanas piensan (y dicen): «Aquí no hay nada que hacer. Por nosotros ya no hace falta ni hablar. Pero los hijos... Si pudieran marchar... Una vez dentro de España, serán más o menos atendidos, alimentados y educados hasta los 18 años.»

"Muy a menudo, el fiscal (no un juez) «decide» que el chico o la chica tiene más de 18 años. Entonces no tiene derecho a la acogida que marca la ley"

Pero, ¿qué ocurre? Tienen unos derechos, según la ley española, porque son menores. Pero, ¿cómo se sabe, que son menores? Ellos/as llevan, a veces, unos documentos (como partidas de nacimiento) que acreditan su edad. Pero las autoridades españolas no se creen los documentos que llevan. El fiscal de turno (el fiscal, no un juez) ordena pruebas de determinación de la edad. Estas pruebas consisten en el examen de los huesos de la muñeca y del grado de desarrollo de los genitales.

Muy a menudo, el fiscal (no un juez) «decide» que el chico o la chica tiene más de 18 años. Entonces no tiene derecho a la acogida que marca la ley. Pero el fiscal solo se preocupa de ahorrar al Gobierno el coste del mantenimiento. Pero no le da un documento que certifique que es un adulto. Y por tanto, aquel chico (o chica) no puede ser acogido, pero a menudo tampoco puede trabajar, porque no puede demostrar que tiene ni los 18 años, ni los 16. Ahora tenemos unos 700 adolescentes en esta situación en España.

Las arrieras

Casi nadie sabe quiénes son las arrieras, qué hacen y, sobre todo, cómo las tratan. Son unas mujeres marroquíes, generalmente mayores, que cada día cruzan las fronteras ceutíes o de Melilla y, si las contratan, recogen fardos, a menudo muy pesados, y los trasladan a pie a ciudades marroquíes, por solo entre 5 y 10 euros por fardo (datos de hace unos 5 años).

Los fardos contienen artículos como pequeños electrodomésticos, cobre, chatarra… pero, sobre todo, ropa de segunda mano.

Las arrieras no disponen de los derechos laborales más elementales.

Pero lo más triste e indignante es que, no solo son explotadas económicamente, sino que, por el hecho de ser mujeres, africanas y «viejas», algunos policías fronterizos las desprecian, las insultan y, a veces, incluso las golpean (puntapiés, empujones...), en una actuación superracista.
(Información: Diario Público)

Temporeras de la fresa

Abril de 2018. Cientos de mujeres marroquíes llegan a Moguer (Huelva) para trabajar en la recogida de la fresa durante seis meses, con un contrato en origen. En su país dejan a sus hijos e hijas, que se nutren de los fondos que las 12.300 temporeras anuales de Marruecos logran tras intensas jornadas recogiendo frutos rojos en las plantaciones españolas.

Son alojadas en barracones en la propia finca y tienen a una mujer marroquí como traductora y enlace con la empresa. El encargado se hace el simpático, entra en su vivienda, les enseña fotos de su mujer y de sus hijos; les hace gestos insinuantes señalando la cama, a una la rodea por la cintura y le toca los pechos; a otra la pellizca en la pierna; a otra la rodea por las axilas; toca los pechos a otra de ellas.

Estas conductas fueron denunciadas por cuatro de aquellas mujeres, "en un alarde de valentía, pues no es frecuente que las mujeres migrantes que trabajan como temporeras se atrevan a denunciar abusos sexuales por miedo a represalias, por el temor de no volver a ser contratadas". Así lo explica la abogada Aintzane Márquez, de Women's Link Worldwide, la organización jurídica internacional que lucha por los derechos de las mujeres y las niñas.

Cuatro años después, el juez titular del Juzgado de lo Penal 1 de Huelva, en su sentencia del pasado 22 de julio, ha absuelto al encargado.

Inmigrantes sin papeles

Inmigrantes sin papeles equivale a españoles/as de segunda clase. A una persona inmigrante sin papeles le pueden ocurrir cosas como estas:

1-Que le concedan un permiso de residencia, parcial, de, por ejemplo, tres años. Esto le facilita encontrar trabajo y trabajar. Pongamos que encuentra un trabajo, no temporal-temporal, sino fijo. Este trabajo le dura, por ejemplo, dos años y medio. Despido, o crisis de la empresa... y se queda sin trabajo. Puede ser una situación temporal, y de momento tiene el subsidio.

Pasados los tres años de permiso, lo tiene que renovar. No sería problema, se lo renovarían. Pero, como en el momento de renovarlo, en aquel momento, no tiene trabajo, pues no se lo renuevan. Y una persona que tenía papeles (permiso de residir en el país), ahora resulta que vuelve a no tenerlos.

2-Que llame a una agencia inmobiliaria para alquilar un piso. Cuando oyen su voz, insegura, le preguntan el lugar de nacimiento, y después tiene que decir que no tiene papeles, a pesar de que los había tenido, le suelen responder que toman nota, pero que los pisos que figuraban en la nota del cartel publicitario, ya están todos alquilados. ¿Seguro, alquilados??

Una vez, desde un círculo próximo al Ayuntamiento de Barcelona, una persona llamó a la agencia preguntando por el piso que había preguntado el inmigrante. Y no estaba alquilado, y la empresa estaba dispuesta a alquilarlo. Descubierta la actitud racista, el Ayuntamiento impuso la multa correspondiente a la empresa. Pero... ¡cuántos y cuántos pisos “están alquilados”, cuando llama un inmigrante, sobre todo si no tiene papeles!!!

Sin papeles

3-Se produce una situación conflictiva, contenedores quemados, carreras, la policía acordona un sector, y se dispone a interrogar persona a persona, para ver si es razonable creer que han participado en la crema, o no, sino que se encontraban en el lugar por otros motivos. No es seguro, pero es muy probable que, cuando le toque a un chico que tiene el aspecto de ser extranjero, lo detengan sin muchas preguntas, por ser inmigrante, sobre todo si no tiene papeles.

Trato deficiente a las personas mayores

El 16% de las personas mayores se sienten tristes, según un estudio del Ayuntamiento de Barcelona.

El 24% responde que su estado anímico ha empeorado en los últimos meses, de pandemia.

Las conclusiones del proyecto apuntan a que la conversación y la escucha activa aportan beneficios a la salud emocional.

El Ayuntamiento de Cubelles también ha puesto en marcha la iniciativa “Fem Pinya” para los abuelos del municipio.

Las personas de edad avanzada componen un colectivo que se puede ver sometido a situaciones de: negligencia, maltratos, abandono, descuidos, abusos, desprotección y violencia. El abuso a las personas de la tercera edad es una problemática terrible.

La opresión a las personas mayores comporta impedir su plena inclusión social, y a no reconocer sus derechos sociales, discriminando por razón de edad; actuando contra la integridad emocional, física, económica o sexual, y generando inquietud, sobre todo, cuando la fragilidad que suele acompañar el envejecimiento se hace más acusada y patente.

Para hacer frente a las ofensas hacia las personas mayores, habrá que crear las condiciones adecuadas para desmontar los estereotipos creados a lo largo del tiempo, contando con los prejuicios que a menudo se sienten por estas personas.

La principal preocupación de una persona de edad avanzada tiene que ser un empeoramiento del estado de salud, y/o la posibilidad de discapacidad.

Personas mayores que se sienten solas

Según varias fuentes: El hecho de llegar a la vejez comporta una serie de cambios vitales que, sin duda, van más allá del simple hecho de cumplir años. Acontecimientos como el abandono del hogar por parte de los hijos, o la muerte del cónyuge, tienen como consecuencia que muchas de las personas mayores dejen de vivir en familia para hacerlo solas. Adaptarse a esta nueva vida no es nada fácil, y depende de los recursos personales, familiares y sociales de cada cual. A causa de estos cambios, pueden experimentar la soledad.

La soledad es un sentimiento de tal importancia para las personas mayores, que el IMSERSO, en colaboración con el CIS y la Universidad de Granada, realizó dos estudios para analizar esta problemática. El primero investiga la situación de este colectivo mediante una encuesta realizada a 2.500 personas mayores, sobre aspectos como la salud, la familia, hábitos, etc. El segundo es una investigación cualitativa que aborda la soledad como una consecuencia de la jubilación y la viudedad. La importancia de las aportaciones de estos estudios, para extraer conclusiones sobre las causas de la soledad de estas personas y sugerir medidas de prevención, ha movido al IMSERSO a su publicación.

Para comprender lo que significa la soledad para las personas mayores, hay que distinguir entre una de tipo objetivo y la otra, subjetiva. La primera hace referencia a la falta de compañía permanente o temporal, es decir, englobaría a las personas que “están” solas. Dentro de esta soledad se incluyen aquellas que no viven con nadie, las cuales representan un 14% de las personas mayores que residen en sus domicilios. La tendencia a vivir solas, entre las personas mayores, es diferente según el género, el estado civil y el número de habitantes de donde residen. Las mujeres viven solas, un 20%, con mayor frecuencia que los hombres, el 7%; las personas mayores separadas o divorciadas son las que viven solas más generalmente, el 55%, las siguen las solteras, 36%, y las viudas, el 31%. Cuanto más mayor es la población, aumenta el número de personas que viven solas.

Soledad

Esta soledad “objetiva” no siempre implica una vivencia desagradable, sino que puede ser una experiencia querida y enriquecedora, aunque las personas mayores que viven solas se han visto obligadas a ello: el 59% afirma que las circunstancias las han llevado en este estado, aunque se han sabido adaptar, un 36% prefieren vivir solas y a un 5% les gustaría más hacerlo con los hijos u otros familiares.

En lo referente a la soledad “subjetiva”, la sufren aquellas personas que “se sienten” solas. Se trata de un sentimiento doloroso y temido para el 22% de las personas mayores. Por este motivo nunca es una situación querida, como puede ser el anterior, de personas con soledad objetiva, sino impuesta por la situación personal de quien la sufre. Los sentimientos de soledad se incrementan con la edad. El 27% de las personas de 65 a 69 años manifiestan sentirse solas, porcentaje que aumenta al 36% entre los mayores de 80 años. El género y el estado civil influyen en los sentimientos de soledad.

Compañeros de escuela, molestados por malos compañeros

¿Qué es el bullyng?

El bullying, o acoso escolar, es un fenómeno que se puede dar en diferentes edades, y es muy común en preadolescents y adolescentes. Se trata de una situación de abuso o de emisión de conductas negativas sobre un niño, por parte de uno o varios compañeros. El acoso puede ser de varios tipos, que se pueden combinar en un mismo caso:

Físico, en que los agresores dan a veces, patadas, etc, a la víctima;

Verbal, caracterizado por los insultos, la ridiculización,

Desprecio, utilizar motes…;

Psicológico, consiste en crear en la víctima sentimientos de temor y minar su autoestima y, finalmente,

El social, consiste en intentar aislar a la víctima del resto del grupo.

En la escuela pueden haber peleas esporádicas, fruto de discusiones entre iguales. Pero una situación constante de acoso agota físicamente, psicológicamente y emocionalmente a la víctima, además de que estará fomentando en los niños acosadores unas conductas improductivas para el desarrollo psicológico y social de los agresores.

Por otra parte, las relaciones y representaciones que los niños tienen de la escuela, tienen un gran impacto en su escolaridad.

Para algunos, la escuela es una fuente (a veces muy grande) de símbolos negativos. Para estos niños, la escuela genera estrés, incluso miedo: un 35% del alumnado interrogado por el “barómetro de la relación con la escuela de niños de barrios desfavorecidos” confiesan tener, a veces o a menudo, dolor de estómago del estrés y miedo cuando van a la escuela por las mañanas. Una gran parte de este alumnado (85%) no entiende, a veces o a menudo, aquello que la escuela espera de ellos.

“La mitad de los adolescentes sufre violencia por parte de los compañeros de escuela”
Publicado el 24/09/2018 por El Tritón

La mitad de los estudiantes de 13 a 15 años de todo el mundo (150 millones) dice haber sufrido algún tipo de violencia de sus compañeros de la escuela, o bien en su entorno, mientras que en España un 16,7% de niños de 13 a 14 años dice haber sufrido acoso escolar.

¿Y cómo seremos cuando seamos mayores?

Más allá que las teorías freudianas sean más o menos ciertas, hace demasiados años que leí “Introducción al psicoanálisis”, y algún libro más de Freud, como para que pueda recordar los detalles de —según él— como influencian las experiencias de la niñez sobre la formación de la personalidad, sobre cómo seremos, actuaremos y reaccionaremos de mayores, o para tener bastante presente la controvertida teoría psicosexual del desarrollo de la persona.

Mujeres ninguneadas y poco atendidas en la familia

¿De dónde viene el machismo?

Parece que cuesta mucho de ver el origen del machismo. Esta ideología, que hace a la mujer “propiedad” del hombre, ¿de dónde proviene? Proviene de diferentes fuentes. Veamos qué dijo Sto. Tomás sobre las mujeres, dijo: “La mujer es un error de la naturaleza, nace de un semen en mal estado.”

¿No es ya hora de una actualización? Pero ¿qué se puede hacer? Cómo se puede cambiar el fuero interno, la sensibilidad, el alma y el corazón de hombres que han sido educados con esta ideología, y que no quieren cambiar o actualizarse, porque dicen que son del género dominante y siempre lo han sido. ¿Qué les imposibilita la nueva manera de ver la mujer como igual?

Violencia de género

Más de 6.000 mujeres, atendidas en el conjunto del país

Actualmente hay un total de 16 servicios de intervención especializada en violencia machista en Catalunya, que en conjunto han atendido a más de 6.000 mujeres y más de 1.400 hijos. Otros recursos que tenemos son las 156 plazas en los servicios sustitutorios del hogar para mujeres, y las 50 plazas de los servicios de atención y recuperación, todas destinadas a mujeres en situación de haber sufrido violencia de género. ¿Cómo curar el doloroso silencio que va por dentro?

Durante muchos años, los profesionales de la salud no han sabido dar respuesta. Silencio, desprecio, desinterés... ante una disfunción que afecta a las mujeres.

La mujer en la Iglesia (resumen)

El reconocimiento de la igualdad de derechos de las mujeres tiene que ser contemplado como un signo de los tiempos, es decir, como un medio a través del cual Dios nos está hablando. Tenemos que reconocer con humildad y con vergüenza que, ciertamente, la Iglesia, en su historia, ha relegado a un segundo plano a las mujeres. Sostendré dos tesis fundamentales:

1-Creo que la deficiencia de la Iglesia no se refiere solo a la presencia de la mujer en la Iglesia, sino, en general, a la de los laicos.

2-La reflexión no puede ser planteada en términos de poder o de dominio. Lo que es importante es advertir cuál es la vocación y la misión específica de cada cual.

¿Cómo algunos maridos tratan a la mujer?

La violencia contra las mujeres es, desgraciadamente, un problema arrastrado a lo largo de la historia de la humanidad, que todavía hoy, en el siglo XXI, no ha quedado relegado al mundo de la ficción. El mundo real, día trás día, ofrece noticias de mujeres muertas a manos de sus compañeros, y, tristemente, se comprueba una vez más que la realidad acaba superando a la ficción. La ficción, a su vez, se inspira en la realidad para proporcionar un reflejo.

El drama de la mujer sometida

El marido piensa que es muy superior a su mujer. A muchos les enseñan de muy pequeños que el objetivo primordial de un marido es ayudar a su familia a tener seguridad económica. Sin embargo, algunas mujeres, a quienes no falta de nada en el sentido material, se continúan sintiendo emocionalmente inseguras, incluso viven atemorizadas. Por ejemplo, Rosa, una mujer española, dice de su marido: «Con los de fuera era muy amable, pero en casa era un hombre muy desagradable». Joy, una mujer de Nigeria, admite: «Cuando no estaba de acuerdo con mi marido, él me decía: “Tienes que hacer lo que te digo porque soy tu marido!”».
Cuando un marido pega a la mujer, a veces esta cree que es culpa suya, y que él ya cambiará. Ella hará los posibles para no hacerlo enfadar, porque él siempre le promete que cambiará.

Yo sé del cierto que la mujer acaba abriendo los ojos, al ver que no hay nada a hacer con el marido, y, harta de promesas y de palizas, coge el toro por los cuernos y, empoderándose, lo deja plantado y se marcha, preguntándose cómo es que no lo ha hecho mucho antes.

Personas obligadas a huir por guerra o persecución

Estas personas se diferencian dramáticamente de los emigrantes corrientes. Estos últimos se marchan forzados por las circunstancias, pero, dentro de la situación, se marchan porque deciden hacerlo, se lo pueden pensar, se lo pueden preparar durante un tiempo, pueden llevarse en su marcha algunos bienes. Las personas que tienen que huir por guerra o, sobre todo, por persecución política, a veces tienen que huir de un día para el otro, de manera desesperada, sin llevarse nada, o con lo puesto. O bien lo tienen que hacer, en los casos peores, con el miedo constante de ser atrapados durante su fuga.

Es verdad que, en cuanto a encontrar un lugar donde estar seguros, tienen más oportunidades que un emigrante normal, porque un refugiado siempre es tratado, o tendría que serlo, de manera preferente. Pero la cara negativa de su caso puede ser terrible: todo deprisa y corriendo, temiendo en todo momento ser detenido y torturado o, simplemente, asesinado.

Personas detenidas y sometidas a tortura

La tortura es una situación terrible, y no solo por el sufrimiento, a veces llevado al límite, sino porque suele ir ligada a la exigencia de informar, dar datos, sobre un compañero o compañera, para que la policía pueda detenerlos. Se encuentran enfrentadas dos circunstancias fundamentales: salvar el compañero y resistir como sea.

La forma más corriente, apenas “para empezar”, es tapar la cabeza de la persona detenida con una bolsa de plástico, y hacerle meter toda la cabeza dentro del agua. Imaginemos la sensación de ahogo, que ya no se puede más... pero “ceder” sería la detención y la misma tortura del compañero o compañera. Imposibilidad física de resistir más, pero hay que hacer todos los posibles para evitar la misma insoportable realidad para el otro.

Hay formas mucho peores: hacer estar encima una barra metálica estrecha, con una pierna a cada lado, con un sufrimiento continuo en los genitales. O... fijar la cabeza en un apoyo y las piernas en otro, y tener que aguantar todo el cuerpo en línea recta. Se las saben todas, los criminales.

Estas “formas” habían sido corrientes en nuestro país, ahora ya no, pero en muchos países siguen siendo habituales.

Sufrir abusos corporales por parte de un cura

Si solo fuera un día... con más o menos rabia, sería una broma más o menos tolerable. Pero... ¡cada día! Cada día el clérigo tocando tus genitales, y un largo rato. Te da una enorme rabia, pero ¿qué puedes hacer? Si le pides que haga el favor de dejarte, te dice que sí, sí, hoy el último día. Pero mañana... volvemos, con la misma promesa de que será el último día.

¿Qué puedes hacer? ¿Decirlo a alguien? Es que te mueres de vergüenza de nombrar lo que te toca. I... más aún, te horroriza la posibilidad de que los chicos de la calle se enteren, y sean un número más en contra tuya. En resumidas cuentas, mejor no decir nada, porque si lo haces, todo puede ser todavía mucho peor. No ya un abuso secreto de una persona, sino un estallido de jolgorio de todo un barrio juvenil.

Y todavía, lo más grave de todo es que sea una persona que es la que te tiene que guiar, enseñar, ser tu modelo... pues ¡qué modelo, Señor!!! Te encuentras ante esta persona en una enorme situación extraña, además de repugnante. ¡Qué contradicción entre lo que dice que tenemos que hacer, y lo que hace él!!!

Personas encerradas en prisión

La “solución” antigua de encerrar a la gente en prisión es un drama que, no solo pasa desapercibido a la gente, sino que muchas personas lo aprobarían. Y aun así, a nosotros nos parece un detalle de unas épocas más bien prehistóricas. Una persona “se comporta muy mal”, pues encerrémosla, y problema solucionado, según creen los incompetentes que deciden.

¿Y qué realidad hay entonces, en aquella vida? Sensación de fracaso, soledad, porque las posibles compañías no valen la pena, generalmente, falta de libertad (aunque se le den medios de actividad interior, como estudiar), tener que soportar muy a menudo la presencia de personas odiosas, indeseables, y, sobre todo, la falta de perspectiva de su futuro: perder unos años de su vida y con una posible duración del encierro que hará que, cuando salga, una parte esencial de la vida (quizás el periodo en que podía haber sido más feliz) ya estará perdida por siempre jamás.

Y esto pasa en una sociedad en la cual se podría: ponerle una pulsera y tenerlo siempre controlado, dentro de una movilidad corriente, asignarle un trabajo que podría hacer de manera compatible con una cierta libertad, pagar el delito cometido “viviendo”, y no de una manera psicológicamente “muerta”. Pero haría falta que esto fuera compartido por una concepción de las cosas que fuera de riqueza vital, y no el seguir siempre igual, porque “siempre se ha hecho así”... Los “dirigentes” que se ocupan de este aspecto de la Administración no parecen en absoluto orientados a “pensar”.

Las lumpentrabajadoras de las fábricas textiles de Asia del sur

La flor y nata de la juventud europea basa una parte de su satisfacción en un vestir (más bien exhibir) de tejanos, zapatillas de deporte, equipos de tenis, y similares, toda una gama de producción pensada para ellos/as. Generalmente pueden adquirir estos artículos por su precio relativamente bajo (relativamente...).

Y ¿por qué estos artículos se pueden vender a unos precios bastante asequibles? Pues porque los producen un tipo de personal (en una gran parte mujeres) que trabajan en condiciones “próximas” a una cierta esclavitud. Salarios de miseria, condiciones de trabajo deplorables, vida al límite...

No pensamos que las fábricas textiles asiáticas sean un único caso dentro de la rapiña habitual del malvado capitalismo occidental. Más bien las tomamos como un caso/ejemplo.

Soñamos que un día, una persona joven con un espíritu como el que tuvo en un tiempo la sueca Greta Thumberg lanzara un llamamiento, y un número de jóvenes europeos, aunque fueran pocos, se reunieran en un lugar público, aportando todos su “ajuar”, hicieran un montón y le prendieran fuego, como un acto de proclama ante la humanidad en el sentido de que no quieren una elegancia pagada con la miseria de las personas que la hacen posible.

Autores:

Josefina Pagès, teóloga, residente en Sant Pere de Ribes
Antoni Ferret, comunicador, residente en Barcelona
Diálogo y redacción compartidos entre los dos.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Etiquetas

Volver arriba