La familia denuncia confabulaciones de fieles y abuso de poder del obispo ¿Por qué se suicidó el P. Foucauld? El obispo de Versalles, cuestionado

Sacerdote
Sacerdote

Amigos del sacerdote comentaron su historia en las redes sociales, culpando explícitamente a la diócesis de Versalles, con conflictos entre un grupo de fieles con el sacerdote que acabó con cartas de denuncia al Obispado, interrupciones de sus homilías, insultos, incluso amenazas

"Es sorprendente constatar que el obispo que fue elegido para arrojar luz sobre los abusos en la Iglesia en Francia, organiza él mismo la más total opacidad sobre los abusos de poder cometidos en su propia diócesis y exige la destrucción de pruebas y la impunidad judicial de los responsables", según denunciaron los amigos del padre François

“Tengo el dolor de anunciar la muerte del padre François de Foucauld, que se ha quitado la vida. Su cuerpo fue encontrado anoche en el bosque de Rambouillet. El padre François de Foucauld, de 50 años, fue sacerdote durante 18 años en la diócesis de Versalles. Ejerció su ministerio en varias parroquias de la diócesis. Debido a las dificultades en el ejercicio de su ministerio, no tuvo ninguna misión desde septiembre de 2021. Compartimos el dolor de todos los que le conocieron y apreciaron en su ministerio parroquial. Rezamos juntos por el padre François, su familia y sus amigos, pidiendo al Señor que lo acoja en su misericordia”.

Este era el comunicado que Luc Crepy, obispo de Versalles, hizo público el pasado 1 de julio para dar la triste noticia del suicidio de un miembro de su presbiterio a sus feligreses. Ahora, sin embargo, el proceder de la diócesis francesa, con su obispo a la cabeza, está siendo cuestionada sobre la forma en que se ha tratado al P. Foucauld y la poca claridad a la hora de explicar las razones de "las dificultades en su ministerio" que la habían privado de toda encomienda pastoral.

"Coacción al silencio" 

En un artículo escrito por él en el diario La Croix en diciembre de 2021, el sacerdote analizaba el mecanismo de abuso de poder en la Iglesia, del que decía haber sido víctima. "La palabra está encerrada. Con demasiada frecuencia es un pequeño círculo de clérigos y laicos en torno al obispo el que tiene la última palabra. Esta coacción al silencio impuesta por unos pocos ya no pasa".

obispo luc crepy obispo versalles
obispo luc crepy obispo versalles

"Es, pues, urgente -escribía- liberar la palabra. Muchas víctimas siguen teniendo miedo de dar testimonio de los abusos que han sufrido, temiendo tanto que ataquen a la Iglesia como que no se les crea, o incluso que no se les escuche. ¿Cómo es que la Iglesia obliga a estos testigos a pasar por una carrera de obstáculos para expresar libremente lo que han vivido en ella?”.

Las denuncias de los familiares y amigos 

Con el paso de los días, la conmoción por este suceso es cada vez más palpable en la diócesis francesa y los familiares del sacerdote denuncian confabulaciones contra él por parte de unos pocos feligreses y un abuso de poder por parte de las autoridades diocesanas, según señala la prensa católica. 

Incluso amigos del sacerdote comentaron su historia en las redes sociales, culpando explícitamente a la diócesis de Versalles, con conflictos entre un grupo de fieles con el sacerdote que acabó con cartas de denuncia al Obispado, interrupciones de sus homilías, insultos, incluso amenazas, según señala Cath.ch

Según la misma fuente, el P. Foucauld pidió al entonces obispo, Eric Aumonier, que pudiera leer las cartas o al menos conocer los reproches que los feligreses le dirigían al Obispado, a lo que su obispo se negó, y se convocó una reunión con el obispo auxiliar y los acusadores del sacerdote para aclarar la situación, pero este último se negó a participar.

Huelga de hambre

El P. Foucauld consultó a un abogado para iniciar los trámites por acoso, pefro también fracasó en el intento y entonces se puso en huelga de hambre para exigir una auditoría que aclarase las disfunciones en la curia diocesana, aceptada por el obispo, pero que concluyó “con graves acusaciones, sobre todo financieras, contra el párroco y su equipo”.

Sacerdotes
Sacerdotes

El nuevo obispo de la diócesis, monseñor Luc Crépy, que asumió el cargo en febrero de 2021, reconoció en una carta del 11 de abril de 2022 que "las afirmaciones hechas sobre el sacerdote no están respaldadas por ninguna prueba" y "son infundadas", y que "la auditoría siguió una metodología particularmente cuestionable y fue contraria a la ética profesional" , y le pidió al sacerdote un mes de tiempo antes de dar a conocer la carta.

La exigencia del obispo

Pero la situación volvió a cambiar el 13 de mayo de 2022, cuando el obispo le exigió que no se iniciara "ninguna forma de procedimiento contencioso, ante cualquier autoridad, contra nadie". Mes y medio después, el sacerdote puso fin a su vida el 1 de julio de 2022.

"Es sorprendente constatar que el obispo que fue elegido para arrojar luz sobre los abusos en la Iglesia en Francia, organiza él mismo la más total opacidad sobre los abusos de poder cometidos en su propia diócesis y exige la destrucción de pruebas y la impunidad judicial de los responsables", según denunciaron los amigos del padre François.

En los últimos cuatro años, seis sacerdotes se han suicidado en Francia. Cuatro de ellos -según señala La Croix- “estaban implicados en casos de ‘gestos inapropiados’ o agresiones sexuales. Todos han recurrido a la horca.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba