Acusa a los responsable de Múnich de conocer los abusos de Peter H. Una víctima de abusos demanda a Ratzinger por encubrimiento: "Guardó silencio"

¿Encubrió Joseph Ratzinger a un cura pederasta en Munich?
¿Encubrió Joseph Ratzinger a un cura pederasta en Munich?

Según su abogado, el Papa emérito "conocía la situación, y al menos consideró ligeramente que el sacerdote podría repetir sus crímenes", algo que el entorno de Ratzinger ya desmintió tras la presentación del informe sobre abusos de Múnich

Entre las pruebas, se incluye el informe de abusos de Múnich, así como una sentencia anterior, que dictaminó en 2016 que tanto Friedrich Wetter como Joseph Ratzinger fueron informados de que Peter H. era un pederasta. Reabrir el caso se antoja difícil, pero no imposible

Es portada en prácticamente toda la prensa alemana.  "Correctiv", "Die Zeit" y Bayerischer Rundfunk, entre otros, apuntan a que un joven bávaro, de 38 años, víctima de Peter H. (el sacerdote al que Ratzinger acogió en Múnich pese a haber sido condenado en la diócesis de Essen) habría demandado a Benedicto XVI por encubrimiento.

"Guardó silencio sobre un cura pederasta", asume la víctima, quien también ha demandado al sucesor de Ratzinger, el cardenal Friedrich Wetter, y a la cúpula de la diócesis ante el tribunal de Traunstein. Según su abogado, el Papa emérito "conocía la situación, y al menos consideró ligeramente que el sacerdote podría repetir sus crímenes", algo que el entorno de Ratzinger ya desmintió tras la presentación del informe sobre abusos de Múnich.

Informe de abusos en Múnich
Informe de abusos en Múnich

El joven, al que los medios alemanes llaman 'Julian Schwarz', tenía 11 años cuando su depredador le mostró vídeos pornográficos y abusó sexualmente de él. La víctima se lo contó a su madre, quien no le creyó. "El cura tenía adormilada a toda la comunidad, y supo vender bien su versión", se lee en la demanda.  El chico acabó dejando la escuela y convirtiéndose en drogadicto.

Cuando en 2010 se produjeron las primeras denuncias contra el padre Peter H., ya se encontraba la de Julian. Sin embargo, la prescripción de los delitos impidió que fuera juzgado. Ahora, los letrados de la víctima creen que es posible reabrir el caso con una demanda civil, mediante la cual pide a los tribunales alemanes que valores posibles daños y perjuicios por los abusos sufridos.

Entre las pruebas, se incluye el informe de abusos de Múnich, así como una sentencia anterior, que dictaminó en 2016 que tanto Friedrich Wetter como Joseph Ratzinger fueron informados de que Peter H. era un pederasta. Reabrir el caso se antoja difícil, pero no imposible. 

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba