"María Jesús, sigues presente en Hombres Nuevos. Descansa en Paz" Nicolás Castellanos: "Siento, sufro y lloro su muerte porque he perdido una verdadera amiga del alma"

María Jesús Casar
María Jesús Casar

"La noticia del fallecimiento de María Jesús Casar Uribe-Echevarría, el día 15 de diciembre, nos deja tristes en Hombres Nuevos"

"Su presencia, desde el inicio, es significativa, importante y decisiva. El genio femenino, que siempre ha estado presente en Hombres Nuevos"

"María Jesús Casar era una mujer bien dotada, equilibrada, positiva, ecuánime, constructiva, crítica, sana, realista, moderada, hacía la vida muy agradable. Daba gusto vivir con ella. Practicaba el sentido común"

"María Jesús sigues presente en Hombres Nuevos, en nuestra oración, cariño y gratitud. Descansa en Paz"

La noticia del fallecimiento de María Jesús Casar Uribe-Echevarría, el día 15 de diciembre, nos deja tristes en Hombres Nuevos. María Jesús es de sus fundadores. El Proyecto empezó el 16 de enero de 1992 y María Jesús llega al Plan 3000 en mayo del mismo año.

Su presencia, desde el inicio, es significativa, importante y decisiva. Precisamente Feli Rojo, Guadalupe Gallardo, Guadalupe Diez y Clara Rusli dejan sentir en el Proyecto el genio femenino, que siempre ha estado presente en Hombres Nuevos.

María Jesús era psicóloga de profesión. En Hombres Nuevos fue la responsable del Centro de Niños Desnutridos “Palencia”, donde se han salvado de la muerte más de 5.000 niñas y niños bolivianos.

María Jesús, vasca de nacimiento, vivió en Madrid y los últimos años en Santander con su hermana Carmen, donde también residía su hermana Pilar, su cuñado Benjamín y sus sobrinos. Su hermano Eduardo ya ha fallecido.

María Jesús Casar Uribe-Echevarría prestó una aportación relevante al Proyecto Hombres Nuevos, porque fue de las primerísimas voluntarias y fraternas. Era ejemplar su participación en los Laudes de la mañana y en las Vísperas de la tarde. Porque el Proyecto Hombres Nuevos empezó siendo fraternidad para la misión. Y precisamente María Jesús con Feli, Guadalupe, Clara, participó activamente en crear un clima fraterno, de cohesión, confianza, favoreciendo una convivencia fraterna, agradable y comprometida.

María Jesús Casar era una mujer bien dotada, equilibrada, positiva, ecuánime, constructiva, crítica, sana, realista, moderada, hacía la vida muy agradable. Daba gusto vivir con ella. Practicaba el sentido común. Este ejemplo lo avala: Carlos Laborde Pulido financiaba una escuela, planteado en la Fraternidad, un ideólogo se opuso porque era dar imagen de “platudos”, el sentido común de María Jesús y las otras mujeres, le cuestionan diciendo ¿Qué es más importante, que 1500 niños tengan escuela o esa imagen que tú dices, que por otra parte Hombres Nuevos solo es el puente y cauce para hacer la escuela?

Proyecto Hombres Nuevos - Bolivia

"... mujer bien dotada, equilibrada, positiva, ecuánime, constructiva, crítica, sana, realista, moderada, hacía la vida muy agradable"

Alfredo Soliz Rivero, arquitecto y Director General de Hombres Nuevos, escuchaba con gusto los comentarios y críticas constructivas de María Jesús de cada una de las obras que construía. Es que María Jesús entendía y tenía un acusado sentido de la estética y de la belleza.

En los tres años que vivió en Hombres Nuevos, jamás María Jesús generó un conflicto, ni creaba dificultades para vivir. Siempre dialogaba y quitaba hierro a la vida.

Siento, sufro y lloro su muerte porque he perdido una verdadera amiga del alma.

Y concluyo con este pensamiento luminoso de San Agustín, que aplico en la muerte de nuestra querida María Jesús Casar Uribe – Echevarría. “Después de la muerte de mi amiga, me admiraba de que los demás mortales viviesen, pues había muerto aquella a quien yo amaba como si no hubiese de morir, y más me maravillaba de que habiendo muerto ella, viviera yo, que era otro ella” (Confesiones IV, 6, 11).

María Jesús sigues presente en Hombres Nuevos, en nuestra oración, cariño y gratitud. Descansa en Paz.

María Jesús Casar y el arquitecto Alfredo Soliz
María Jesús Casar y el arquitecto Alfredo Soliz

Volver arriba