JMJ Lisboa 2023 La Cruz de la JMJ vuelve a pasar por Vitoria en  su camino hacia Portugal

La Cruz de la JMJ vuelve a pasar por Vitoria en  su camino hacia Portugal
La Cruz de la JMJ vuelve a pasar por Vitoria en  su camino hacia Portugal VLG

La Catedral Nueva fue el punto de encuentro para  escolares, universitarios y grupos de diferentes parroquias 

Con la vista puesta en volver poco a poco a la normalidad, la  Iglesia se pone manos a la obra para organizar el tradicional encuentro mundial en agosto  de 2023 donde el Papa Francisco se citará, por cuarta vez en su pontificado, con jóvenes  de decenas de países de todo el planeta. En este sentido, los jóvenes alaveses podrán  otear lo que supone esta importante cita gracias a la llegada de los iconos más  representativos de estos encuentros juveniles con el Papa y que se remontan al verano  de 1983. La famosa Cruz Peregrina de los Jóvenes y el icono de Nuestra Señora Salus  Populi Romani, que ya ha estado en la ciudad con motivo de pasadas ediciones de la JMJ,  ha regresado, en su periplo hasta Lisboa en agosto de 2023, a  Vitoria-Gasteiz. 

Son millones los jóvenes de todos los rincones del  mundo que se citan con el Papa en las mundialmente conocidas como JMJ, donde estos dos  símbolos presiden cada cuatro años estos encuentros. Esta Jornada Mundial de la  Juventud, la cual dura una semana y rota de un continente a otro, será en esta ocasión  en el país vecino, Portugal, concretamente en su capital, Lisboa, el próximo verano de  2023, tras la de Panamá en 2019. 

Desde la organización han querido, de una manera muy especial, que la Cruz pueda  pasar por muchas diócesis del mundo y durante estos meses de septiembre y octubre  visitará varios puntos de España para animar a todos los jóvenes, universitarios,  escolares, scouts, tiempo libre y de parroquias a participar en la próxima JMJ de Lisboa e  ir organizando su viaje y los contenidos de este encuentro. De momento ya son varios  grupos de Vitoria los que viajarán hasta la capital lusa, esperando que con esta visita se  animen más jóvenes de colegios, universidad y parroquias. 

A las seis de la tarde el obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde recibía la cruz en la Catedral, y junto a él sacerdotes, religiosos y religiosas en representación de la Diócesis así  como catequistas y profesores de centros educativos. 

En la eucaristía Elizalde trasladaba a los asistentes las preguntas que hiciera un día el Papa Francisco, “qué aportas tú a la cruz y qué te da la cruz a tí”. Al coincidir este acto con el día de la Merced, el obispo ha recordado la celebración que había tenido por la mañana en el centro penitenciario de Zaballa, y con él un recuerdo especial a las personas reclusas, especialmente a aquellas que se han visto afectadas por el tema de la droga. 

1632514865347

Tras la eucaristía, y ya en el tradicional “ConBocados” se escucharon una serie de breves testimonios de personas que  han participado en anteriores ediciones de la JMJ, como en las últimas de Panamá,  Cracovia, Río de Janeiro o Madrid, cuyo 10º aniversario se cumple este año y donde se  reunieron, según cifras oficiales, alrededor de 2 millones de jóvenes. 

Esta llamada a los jóvenes españoles comenzó el pasado 5 de septiembre, donde la Cruz  y el icono de Nuestra Señora entraron desde el país luso por Salamanca y permanecerá  peregrinando por varias provincias hasta el próximo 29 de octubre, cuando regresará a  Portugal por Ayamonte, Huelva, cruzando la frontera del río Guadiana.  

Non solum sed etiam

1632517283675

Todo lo que está relacionado con las JMJ tienen para mí un especial atractivo, quizá porque tuve la oportunidad de estar en la Plaza de San Pedro aquel Domingo de Ramos de 1985 cuando Juan Pablo II instituyó, oficialmente, las Jornadas Mundiales de la Juventud. Allí estaba entre los 350 mil jóvenes que acudimos a Roma aquel 31 de marzo. Un año antes, y en el marco del jubileo de la Juventud, el Papa había hecho entrega a los jóvenes de una Cruz, la que hoy sigue peregrinando antes de cada encuentro.  Años más tarde (1997), y como comunicador cristiano, acudí a cubrir la JMJ en París. Aquel viaje fue muy importante par mí, además de iniciar mi amistad con la querida y recordada Paloma Gómez Borrero, pude vivir una experiencia que me lanzó también de una manera especial a asumir como vocación la comunicación de todo lo bueno y grande que tiene la Iglesia, que de lo demás ya se ocupan otros.

Hoy recordaba por qué un grupo de jovenzuelos se organizaron para viajar a Roma en 1985. Pues por la sencilla razón de que nos lo mandó el párroco, D. Javier Illanas. Aunque más que mandarnos lo correcto sería decir que “nos envió”.  Y eso deseo hoy para los jóvenes de mi diócesis, entre los que se encuentran mis hijos, y para los de todas las diócesis: que sean y se sientan “enviados”. Enviados por su párroco, por su obispo, por sus padres, por su Diócesis, por su Iglesia.

GIOVANNELLI TRATTORIA

banner_finca_san_martin_2021

Casa_de_la_miel_01

Volver arriba