Cierra una Obra Social con más de medio siglo de historia Elizalde: “Intentaremos llegar con nuevos esfuerzos  a nuevas pobrezas, allá donde estén los  más vulnerables”

Elizalde: “Intentaremos llegar con nuevos esfuerzos  a nuevas pobrezas, allá donde estén los  más vulnerables”
Elizalde: “Intentaremos llegar con nuevos esfuerzos  a nuevas pobrezas, allá donde estén los  más vulnerables” VLG

El Obispo de Vitoria ha celebrado una misa de acción de gracias ante el  cierre del Comedor Social de los Desamparados agradeciendo a todos los  que hicieron de este lugar “una familia donde los unos se preocupaban de los  otros”

IMG-20210430-WA0017

El obispo con las religiosas y uno de los voluntarios tras la misa de acción de Gracias 

Hoy el histórico Comedor Social de la parroquia de Nuestra Señora  de los Desamparados servirá su última comida. Tras más de medio siglo de vida, la Obra  Social de este céntrico templo cierra el que ha sido su buque insignia, tras la guardería, el  dispensario y los salones sociales que desde los años 70 fueron referencia en la ciudad  bajo la tutela del padre D. Javier Illanas.

1619527714_493081_1619528042_noticia_normal_recorte1

Esta mañana el Obispo de Vitoria ha celebrado en la nave central de la parroquia la misa  de acción de gracias por los más de 51 años en los que el comedor ha estado activo y  también para dar gracias a Dios por la presencia de las Religiosas Esclavas de Cristo  Rey, que han estado casi 47 años trabajando al frente de esta iniciativa de la Obra Social  y que se marchan de Vitoria para realizar tareas similares en otros puntos de España. A  ella han acudido todas las hermanas y la Superiora General de la congregación, la  navarra Sor Resurrección Lecuna, trabajadores y una treintena de voluntarios que han  estado dedicando su tiempo a este servicio en diferentes etapas. La misa ha sido  concelebrada además por el párroco actual, D. Jose Angel Riofrancos, y los anteriores a  él y responsables antaño de la Obra Social, D. Alfredo Arnáiz y D. Juan Carlos Pinedo

“Es un día triste y lo veo en las lagrimas de algunos de vosotros aquí presentes”.  Monseñor Elizalde ha expresado su "entero agradecimiento en nombre de la Diócesis de  Vitoria a tantísimas personas, especialmente voluntarios, que desde el minuto cero  estuvieron cubriendo las necesidades de miles de personas con la guardería, el  dispensario, el comedor, la asistencia a los mayores, viudas y viudos”, ensalzando  también la figura del padre Illanas y de todos los que lograron poner en marcha la Obra  Social de esta parroquia “que tanto bien ha hecho a miles de vitorianos durante medio  siglo”. El Obispo de Vitoria les ha recordado además al equipo parroquial que “habéis  estado a la altura de las circunstancias durante todos estos años, al inicio con obreros y  personas llegadas de otras zonas de España, con estudiantes universitarios y luego con  los vecinos con menos recursos, especialmente con la crisis económica tan grande que  tuvimos en 2008 y que duró varios años, así como en esta última crisis con la pandemia  donde habéis elaborado comidas y cenas en tuppers para que nadie se quedase sin su  sustento alimenticio diario”. Ahora que el Ayuntamiento se hará cargo de dar comidas y  cenas a las personas sin recursos, “nosotros intentaremos llegar con nuevos esfuerzos a  nuevas pobrezas, pues como siempre hemos hecho, estaremos allí donde estén los  últimos, los más vulnerables”. Y ha querido recordar que este comedor “no ha sido  solamente un lugar para dar de comer”, añadiendo que "ha sido un punto de encuentro,  una familia donde los unos se preocupaban de los otros, donde había interés por el día a  día de las personas que aquí venían, donde había preocupación si uno faltaba o si estaba  enfermo”. Esta atención y cuidado que iba más allá de poner un plato encima de la mesa  ha sido “gracias a todos los párrocos, a las queridas hermanas que por aquí han pasado,  a los trabajadores y a los voluntarios que dedicaban su tiempo a estar junto a los más  pobres”. D. Juan Carlos Elizalde ha finalizado destacando que “la Iglesia, de la mano de  su Doctrina Social, siempre estará al lado de los últimos, de los más necesitados, de todo  aquel que llame buscando auxilio”.

La celebración se ha cerrado con una fuerte ovación dirigida de manera particular a las religiosas. 

Durante el último servicio de comidas ofrecido en este Comedor Social monseñor Elizalde ha bajado a saludar a los trabajadores, a quienes ha agradecido el trabajo realizado. La diócesis ha indemnizado a los trabajadores conforme a lo que marca la ley y les ha invitado a apuntarse a las bolsas de trabajo del Ayuntamiento donde su experiencia podría ser tenida en cuenta para los comedores sociales de la institución municipal. El obispo también ha saludado uno a uno a los usuarios de esta última comida y les ha trasladado la cercanía de la Iglesia que siempre estará a su lado. 

IMG-20210430-WA0020

Non solum sed etiam

La información recoge íntegra de la Nota de Prensa elaborada desde la Delegación de Medios de la Diócesis.

No se cierra una puerta, se abren otras. Esa podría ser otra lectura de las palabras del obispo. Y es bueno que, a las lágrimas por el punto final a una labor social de más de medio siglo, le siga una respiración profunda y mirar al frente y a nuestro entorno, para descubrir esas nuevas realidades a las que las instituciones y la sociedad aún no llegan. Y ahí volcaremos de nuevo la ilusión, el esfuerzo y el cariño como desde hace casi 60 años se lleva haciendo en toda acción social y pastoral desde la parroquia de Ntra. Sra. Madre de los Desamparados. Yo también me sumo a ese “GRACIAS” y “ADELANTE”.

banner_finca_san_martin_2021

Etiquetas

Volver arriba