Un divertimento literario de Txenti García También Ella (Quinta entrega)

También Ella  (Quinta entrega)
También Ella (Quinta entrega)

Una visión de Dios en femenino es una corriente que cada día va cogiendo más fuerza, pero nadie la propone como algo excluyente de la visión dominante en los últimos …dos mil años aproximadamente.  Esta ficción va un poco en la línea de los rostros de “Mi Cristo roto” del P. Cúe. De lo femenino en la Iglesia como parte de un todo que sin Ella la realidad es incompleta. De un evangelio encarnado en Jesús de Nazaret, pero también en María, su madre, en María de  Magdala, en las hermanas de Lázaro, … También Ella es una propuesta de reconocimiento de “ellas” como Hija muy amada del Padre.

QUINTA ENTREGA

 Residencia sacerdotal Santo Tomás. Habitación del P. Umberto.

Señor, ¿eres realmente tú? ¿De verdad? Si es así, por favor, házmelo ver. Sí, Señor, ¡que vea!  Sabes que no tengo nada contra ella, y menos contra Tí, pero tengo que certificar antes de que se lo digamos al Santo Padre si esta mujer es o no la encarnación de Dios, su segunda venida. ¡Es una locura!  No puede ser. ¿Qué pasa entonces con la Iglesia,  si Tú estás con nosotros qué pinta el Papa, que pintamos nosotros? Pero ella no tiene pretensiones de ser nada, ni de mandar en la Iglesia. ¡Si me ha pedido mi bendición! Señor, que vea, sí. Pero ¿Qué tengo que ver? ¿A ti con la fisonomía de una hermosa mujer? ¿Y si es el diablo disfrazado? ¿O el anticristo?...¿Y si eres Tú encarnado en mujer?

El día que llamaron de Roma fueron muy claros: “hay que retirarla de la circulación y someterla a interrogatorio”.  Durante dos meses me fui acercando a su comunidad y enseguida fui aceptado, nadie me puso pegas para seguirles. Durante el primer mes casi no crucé palabra con ella. Con quien más hablaba era con Lucía por la afinidad de la música y con Alberto el escolapio. A través de ellos estuve al tanto de todos los pasos que iban dando. Pero que tampoco eran nada del otro mundo, vamos a ir a tal sitio que nos han llamado, daremos un retiro en este monasterio, participaremos en la oración de aquella parroquia, ...Nada que hiciese sospechar en un plan organizado de asalto al Vaticano. Se vivía la fe en el día a día y punto.

 Residencia sacerdotal Santo Tomás. Comedor de invitados.

Buenos días P. Umberto.

Buenos días Eva María. ¿Has podido descansar?

Sí, gracias. Usted creo que poco.

¿Tanto se me nota?

¿Qué le preocupa?

La Verdad

¿Cuáles son para usted las señas de identidad de la Verdad?

¿Cómo?

Sí, que ¿Cómo cree usted que puede distinguir a la Verdad? 

No sé.

A ver si puedo ayudarle. Diga lo primero que le venga a la mente. ¿Cómo diría que es la mirada de la Verdad? 

Limpia.

¿Cómo es el volumen, el tono de la verdad? 

Suave.

¿Qué sensación térmica le produce la verdad?

Calor cuando hace frío, y fresco cuando hace calor. Agradable en todo caso. 

¿Cómo huele la verdad? 

A flores, a mar, a monte, y a madre. 

Bueno, pues ya tiene unas cuantas referencias para identificar la verdad. ¿Desayunamos?

Nos pidieron averiguar si Eva María tenía vínculos con algún lugar esotérico, o de apariciones y milagros. No consta en ningún lugar que haya estado en los tradicionales puntos de peregrinación, ni reconocidos ni no reconocidos. Tampoco es que haya constancia de que los haya evitado. No consta que se haya pronunciado ni a favor ni en contra ni de tradiciones religiosas, ni de devociones espirituales.  No se le ha visto ni en santuarios ni en procesiones. Sólo en misas y adoraciones eucarísticas. Siempre respetuosa,  sin protagonismos, con sencillez. A veces pienso si solo la persiguen por el simple hecho de ser mujer y reconocerse Hija de Dios.

 Residencia sacerdotal Santo Tomás. Comedor de invitados.

¿Qué puedes decirme de tus … “discípulas”, “discípulos”?

No son “mis” discípulas y discípulos, son mis amigas y amigos, hermanos y hermanas.  Personas que han entendido y se sienten como yo hijas e hijos muy amados de Dios, herederos por igual y deseosos, por igual, de ser reflejo del Padre. Son gente buena. 

Pero te siguen a tí.

No, buscamos hacer la Voluntad de Dios. 

¿Dónde están ahora?

Concretamente cada uno no lo sé. Están siendo fieles a ese deseo de hacer la voluntad de Dios. Sí es cierto que hace unas semanas, en una comida que tuvimos Marta sospechaba que esto iba a pasar. Y propuso que cada uno tomase una dirección, buscase algún punto del planeta donde compartir lo que juntos habíamos vivido hasta entonces. Y así lo habrán hecho. 

¿Por qué estabas sola en la playa cuando fuimos a por tí ? 

Presentí que era el día, por eso viajé hasta la costa. La inmensidad del mar siempre me ha gustado, el ruido de las olas me serena, el sonido de los guijarros cuando retroceden las olas  es relajante, y el olor a sal me regenera el cuerpo.

¿Sabías que íbamos a buscarte? 

No. Solo lo presentía. 

Terminamos el desayuno y seguimos en mi despacho dentro de una hora.

De acuerdo.

La primera vez que vi a Eva María entrar en la residencia sacerdotal pensé que este caso iba a ser la mayor pérdida de tiempo de todo lo que habíamos visto y hecho hasta ahora. No alcanzaba a comprender el revuelo formado. Estaba convencido de que todo era un montaje de algún grupo de ideología marxista con mucha capacidad en las redes sociales que se habían montado este juego para mofarse de nosotros, de la Iglesia. Cuando la escuché hablar en el despacho del P. Umberto,  supe que mi juicio y prejuicios estaban equivocados.  Cierto que durante la investigación previa los videos que vi en los que leía pasajes de la Biblia me impresionaron, pero reforzaban más la idea de un montaje, alguien como mucho arte en el manejo de las tecnologías mediáticas. Cierto que cuando la había tratado en la comunidad estaba tan convencido de estar frente a una farsante que todo lo que oía y veía me sonaba a farsa. Pero volver a escucharla ahora, en otras circunstancias, lo cambió todo. 

IMG-20220929-WA0014

Publi2022oct

Etiquetas

Volver arriba