Francisco a los fieles filipinos: "Sigan con la tarea de la evangelización y no del proselitismo" "El verdadero quinto centenario de la cristianización de Filipinas se celebrará en 2065"

Papa Francisco
Papa Francisco

"En su homilía, el Santo Padre recordó que los filipinos han recibido la alegría del evangelio: de que Dios nos quiere por lo que nos entregó su Hijo, hace quinientos años"

"También ha dado las gracias a los filipinos por esta alegría que traen a las comunidades cristianas por todo el mundo por lo que ha instado a que sigan con la tarea de la evangelización y no del proselitismo"

"Porque lo que se está celebrando este año es el quinto centenario del primer intento de proselitismo, por cierto fallido, que denunciaba el mismo papa Francisco en su homilía"

"Es incorrecto decir que el cristianismo ya lleve 500 años en Filipinas. Magallanes murió en Filipinas y los nativos volvieron al paganismo. El verdadero quinto centenario de la cristianización de Filipinas se celebrará en 2065"

Cuarto Domingo de Cuaresma o Domingo de Laetare, el 14 de marzo de 2021, el papa Francisco celebró en el Altar de la Cátedra de la Basílica de San Pedro en Roma, a las 10.00 h. (hora de Roma) o a las 17.00 (hora de Filipinas) con varios concelebrantes, entre ellos Luis Cardenal Tagle, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y Angelo Cardinal De Donatis, Vicario Generalde Su Santidad, la misa para conmemorar lo que el episcopado filipino ha decretado como el 500 aniversario del cristianismo en las islas Filipinas con el lema ''Gifted to give, dotados para donar''.

Se destaca de manera sobre todo la dimensión misionera de Filipinas por ser el único país mayoritariamente católico en Asia y por haber llamado por varios, entre ellos por los papas, de ser misioneros para Asia.

En su homilía, el Santo Padre, quien ha llamado cariñosamente a las mujeres filipinas las contrabandistas de la fe en Roma por sembrar esta misma fe en sus labores, recordó que los filipinos han recibido la alegría del evangelio: de que Dios nos quiere por lo que nos entregó su Hijo, hace quinientos años. A esta luz les exhortó que siguieran impartiendo o compartiendo esta misma fe dado que eso de llevar la fe a dónde sea formaba parte de los genes de los filipinos y ese una infección bendita, empleando términos popularizados en estos tiempos de pandemia.

Francisco también ha dado las gracias a los filipinos por esta alegría que traen a las comunidades cristianas por todo el mundo por lo que ha instado a los nativos de las islas magallánicas a que sigan con la tarea de la evangelización y no del proselitismo. Estos retos siguen siendo actuales. El Sumo Pontífice recalcó asimismo que en la medida crece el amor, crece la capacidad de dar(se), haciendo guiño al lema de las celebraciones que comenzarán el Domingo de Pascua tras 9 años de preparación.

Antes de concluir la eucaristía, el Cardenal Tagle dirigió algunas palabras de agradecimiento al Santo Padre en que expresa el agradecimiento de los filipinos de las 7.164 islas del archipiélago magallánico. Hizo mención de los ''misioneros filipinos'' en tierras extrañas, es decir, los más de 10 millones de filipinos que son migrantes en busca de la tierra prometida.

Haciéndose eco del sentimiento del episcopado filipino, junto con el de una gran mayoría de católicos filipinos, Tagle mencionó el don de la fe de 1521 hasta 2021, como si hubiera continuidad en la presencia de la fe del que hoy en día es el tercer país en el ranking de los católicos más numerosos con sus más o menos, con sus fracasos en vivir la esencia de la misma fe a través de la historia.

Es cierto que arribó la expedición de Magallanes, quien había partido de España en 1519, a las islas ahora llamada Filipinas el 16 de marzo de 1521. Es cierto que en 1521 se celebraron las primeras misas, la más famosa de ellas la que se celebró el Domingo de Pascua de aquel año (31.03.1521). El 14 de abril de 1521, Magallanes levantó la cruz en la isla llamada Sugbu (Cebú).

Aquel día también fueron bautizados el Rajah Humabón (a quien se le dio el nombre del rey-emperador Carlos) y su mujer Humabi (a quien se le dio el nombre de la madre del rey Juana) junto con alrededor de 800 de los súbditos. A Humabi se le dio la imagen famosa del Santo Niño de Cebú, ahora venerada en la Basílica Menor en Cebu a unos metros de donde Magallanes había erigido la cruz, el símbolo de la conquista de las islas, de una nueva alianza con los nativos.

Pero Magallanes murió el 27 de abril de 1521 en la batalla de Mactán, luchando contra los guerreros de la tribu capitaneados por el reyecuelo Lapulapu. Al ver la caída de Magallanes, Humabi traicionó a los españoles que tuvieron que irse para salvarse. En septiembre de 1522, la expedición llegó solo con la Victoria de regreso a Sevilla. Unos 216 hombres murieron durante el viaje. Sebastián Elcano, junto con otros 17 hombres, sobrevivió.

Los nativos de las islas al ver derrotados los españoles quienes huyeron tras aquella batalla fatal en Mactán, apostataron y volvieron a ser paganos. Solo a partir de 1565, con la llegada del adelantado Miguel López de Legazpi, fue conquistada las islas ahora llamada ''Filipinas'' y se desarrolló una labor de evangelización, de la que fueron pioneros los padres Agustinos, y que sigue hasta estos días, con sus luces y sombras cuya evaluación no puede ser el tema de este breve ensayo.

Por lo que sí se celebra este año el quinto centenario de las primeras misas, de los primeros bautizos, de los primeros contactos con los españoles, de la presencia continua del Santo Niño de Cebú escondido entre la casa de los paganos y redescubierto por Juan Camus, uno de los soldados de Legazpi.

Pero es incorrecto decir que el cristianismo ya lleve 500 años en Filipinas. El verdadero quinto centenario de la cristianización de Filipinas se celebrará en 2065 que será también el primer centenario de la coronación canónica del Santo Niño de Cebú y de la elevación de su santuario al rango de Basílica Menor por Pablo VI. Lo que se está celebrando este año es el quinto centenario del primer intento de proselitismo, por cierto fallido, que denunciaba el mismo papa Francisco en su homilía.

Francisco

Por una Iglesia mejor informada.
Solo gracias a tu apoyo podemos seguir siendo un medio de referencia.
Hazte socio/a de Religión Digital hoy

Volver arriba