"Es uno de los grandes teólogos cristianos del siglo XX" Hans Küng, teólogo crítico y pensador universal

Hans Küng
Hans Küng

"Su trabajo va más allá del mundo académico. Abrió nuevas puertas al ecumenismo de las iglesias cristianas y llevó el diálogo entre las religiones del mundo a un nuevo nivel"

"El hecho de que Juan Pablo II le retirara la licencia eclesiástica de enseñanza en 1979 perjudicó más a la credibilidad de la autoridad docente de la Iglesia y a una teología católica de futuro que al valiente teólogo"

"La Congregación para la Doctrina de la Fe abrió un procedimiento contra Hans Küng. Este último se negó a participar en un juicio sin acceso a los expedientes y sin un abogado de su elección"

En 1993, Küng redactó la "Declaración sobre Ética Global" para el Parlamento de las Religiones del Mundo en Chicago

Hans Küng provocó un último clamor en 2014 con su libro "¿Morir felizmente?", en el que defiende que una muerte creyente en Dios también puede ser autodeterminada. Al hacerlo, rompió un último tabú

(Kath.ch).- Hans Küng, nacido en 1928 en Sursee LU, es uno de los grandes teólogos cristianos del siglo XX. Su trabajo va más allá del mundo académico. Abrió nuevas puertas al ecumenismo de las iglesias cristianas y llevó el diálogo entre las religiones del mundo a un nuevo nivel. Murió este martes en Tubinga a la edad de 93 años.

El hecho de que Juan Pablo II le retirara la licencia eclesiástica de enseñanza en 1979 perjudicó más a la credibilidad de la autoridad docente de la Iglesia y a una teología católica de futuro que al valiente teólogo.

Sus indagaciones sobre las estructuras de la Iglesia, especialmente la infalibilidad del Magisterio, fueron oportunas ya entonces y son hoy más explosivas y dolorosas que nunca a la luz de la crisis moral de la Iglesia.

Hans Küng
Hans Küng

Sombreros de Gessler e himnos de obispo

La mezquina socialización católica de Hans Küng y sus años de instituto en Lucerna, en plena Segunda Guerra Mundial, le marcaron. Demostró su conciencia política alerta en 1991, cuando Suiza atravesaba una crisis de identidad durante las celebraciones de su 700 aniversario y muchos intelectuales se negaron a participar en los festejos. Pronunció el discurso principal en el Día de la ETH de Zúrich sobre "¿Suiza sin orientación?".

Su diagnóstico era casi un autorretrato del "Winkelried teológico", como le llamaban: "La historia política de Suiza, a pesar de todos sus fracasos, todas sus limitaciones y derrotas, ha sido una historia de libertad. La aversión a los políticos del poder de todos los colores ha permanecido con nosotros. Los sombreros de Gessler, los ponga quien los ponga, aunque sea un obispo, siguen causando resistencia entre nosotros. Podemos estar orgullosos de esto, y debe seguir siéndolo".

La tenacidad con la que Hans Küng emprendió la lucha contra un sistema clerical a gran escala sólo puede explicarse por una voluntad de libertad que ninguna educación liberal puede enseñar y ninguna disciplina católica de obediencia puede exorcizar. La fuerza mental de Küng es el resultado de una larga historia de libertad. Perseveró más que otros, fue a menudo crítico y, sin embargo, siempre conciliador.

Golpeando el nervio del cisma eclesiástico

A los veinte años, Hans Küng decidió estudiar filosofía y teología en la Universidad Gregoriana de los jesuitas en Roma. Tan importante como esta forja de cuadros clericales fue su doctorado en la Sorbona de París. Eligió un tema central de la Reforma y demostró que la doctrina de la justificación de Karl Barth -entonces el padre de la iglesia, por así decirlo, de la teología protestante- podía conciliarse con la enseñanza del Concilio de Trento de la Contrarreforma.

Rhaner y Kung
Rhaner y Kung

Karl Barth estuvo de acuerdo y la Sorbona le concedió el doctorado en 1957. Pero Roma no siguió su ejemplo hasta 1999, emitiendo la "Declaración conjunta sobre la doctrina de la justificación" junto con la Iglesia Luterana (más tarde con todas las iglesias de la Reforma). El mayor escollo de la Reforma había sido eliminado. Küng había dado en el clavo de los debates teológicos de los últimos 500 años, de esa celebración, sin embargo, fue desinvitado a instancias de la Curia.

Una historia de lucha y una historia de luto

Tras un breve período como vicario en la Iglesia de la Corte de Lucerna, le llegó el siguiente reto. Juan XXIII convocó el Concilio Vaticano II. Incluso antes de su apertura, Küng escribió "Concilio y Reunión" en 1960, un bestseller. Juan XXIII lo nombró consejero del Consejo en 1961. Aprovechó la oportunidad, se convirtió en un teólogo reformista internacionalmente conocido y puso en marcha cosas en el Concilio, por ejemplo cuando Pablo VI quiso impedir los decretos sobre la libertad religiosa y los judíos.

Mientras tanto, fue nombrado profesor de teología fundamental en Tubinga y escribió varios libros sobre la Iglesia y sus estructuras, y en 1970 "¿Infalible? Una investigación". El libro se convirtió en una manzana de la discordia, una necesidad pastoral le movió a ello. En su encíclica "Humanae vitae", Pablo VI había reafirmado la rígida moral sexual católica en contra de las buenas razones de una comisión conciliar porque no quería desafiar la enseñanza supuestamente infalible de su predecesor, Pío XI.

Infalible de Küng
Infalible de Küng

La Congregación para la Doctrina de la Fe abrió un procedimiento contra Hans Küng. Este último se negó a participar en un juicio sin acceso a los expedientes y sin un abogado de su elección. El prefacio de Küng al libro del teólogo de San Gall August B. El libro de Hasler "Wie der Papst unfehlbar wurde" (Cómo el Papa se hizo infalible) (1979) proporcionó la bienvenida a la retirada de la licencia de enseñanza eclesiástica.

Fue un nuevo punto álgido en el desmantelamiento del despertar del periodo conciliar, una "historia de lucha y una historia de duelo", como resumió Küng. Pero este hombre ya no podía ser silenciado. Tradujo su teología al lenguaje de la gente de hoy, dio conferencias en todos los continentes y respondió a preguntas en los estudios de radio y televisión.

Sus libros -como "Ser cristiano", "¿Existe Dios?", "La vida eterna"- se convirtieron en bestsellers en muchos idiomas. Los teólogos y los contemporáneos que buscan en la base de la iglesia encontraron en ellos alimento para su fe.

Un actor global gracias al Proyecto Ético Global

La Universidad de Tubinga creó entonces una cátedra independiente para Hans Küng y el Instituto de Investigación Ecuménica. Comenzó una nueva aventura de investigación. El crítico del Papa se transformó en un "pensador universal", como lo caracterizó Helmut Schmidt. El Oikumenē, toda la tierra habitada, se convirtió ahora en su súbdito.

Etica mundial de KÜng
Etica mundial de KÜng

¿Qué es lo que mantiene unido espiritualmente al hogar mundial? ¿Existen mandamientos básicos comunes a las religiones, con todas sus diferencias? ¿Pueden los agnósticos y ateos compartir las creencias éticas de los religiosos? ¿Cómo podemos superar las fisuras culturales y religiosas de la humanidad? Este fue el punto de partida de su "Proyecto Ética Global" (1990).

Traducido a diecisiete idiomas, el libro fue una sensación. Le siguieron obras básicas sobre "Judaísmo" (1991), "Cristianismo" (1994), "Islam" (2004) y "La paz mundial a través de la paz religiosa" (1993). El público en general pudo seguir a Hans Küng en una serie de televisión de siete capítulos en la que se dedicó a "buscar pistas" en los puntos calientes de las religiones del mundo (1999).

En 1993, Küng redactó la "Declaración sobre Ética Global" para el Parlamento de las Religiones del Mundo en Chicago, y en 1997 redactó la "Declaración Universal de las Responsabilidades Humanas" para el Consejo de Interacción de antiguos jefes de Estado y de Gobierno. En 2001 se dirigió a la Asamblea General de las Naciones Unidas, y en 2009 fue coautor del "Manifiesto por una ética empresarial global".
Una figura del siglo se despide

A los 70 años, comenzó a registrar las etapas de su trayectoria vital. Las ideas y los conflictos de la teología y la historia de la Iglesia del siglo XX en los que participó activamente, y el quién es quién del personal teológico, acabaron llenando tres volúmenes: "Erkämpfte Freiheit" (2002), "Umstrittene Wahrheit" (2007) y "Erlebte Menschlichkeit" (2013). Si la Iglesia suiza tuviera aunque sea la mitad de la confianza en sí misma de su gran teólogo, estaría en una posición diferente en la Iglesia universal.

Hans Küng y la muerte feliz
Hans Küng y la muerte feliz

La última ruptura del tabú

Hans Küng provocó un último clamor en 2014 con su libro "¿Morir felizmente?", en el que defiende que una muerte creyente en Dios también puede ser autodeterminada. Al hacerlo, rompió un último tabú. Pero la pregunta debe hacerse hoy, sea cual sea la respuesta. Cualquiera que haya conocido a Hans Küng sabe que no fue una huida.

Cuando su vista se debilitó, su lengua se hizo pesada y sus dedos temblaron, cedió a otros la edición de los últimos volúmenes de su Edición Completa de Herder. Se alegró cuando el Papa Francisco le escribió un "saludo fraternal" desde Roma y se preparó a conciencia para su propio fallecimiento. El antiguo luchador se lo toma con calma, entregado a Dios.

*Erwin Koller conoce a Hans Küng por las numerosas entrevistas que le ha realizado en la televisión suiza. En 2013 le relevó en la presidencia de la Fundación Herbert Haag para la Libertad en la Iglesia. (gs)

Hans KÜng
Hans KÜng

Por una Iglesia mejor informada

Etiquetas

Volver arriba