"Muchas preguntas y ninguna respuesta por ahora" Josep Miquel Bausset: "¿Quién ha ayudado a huir al rey Juan Carlos?"

Juan Carlos I, rey emérito de España
Juan Carlos I, rey emérito de España

"La huida del rey emérito del estado español me ha recordado el caso del Dioni. Aunque, lo que robó son cuatro céntimos, en comparación al patrimonio de origen dudoso del rey emérito"

"Los presidentes Felipe González, José Mª Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, ¿estaban al caso de los “negocios” y de los “viajes” a Arabia Saudita del rey emérito?"

"Si el Sr. Iñaki Urdangarín, debido a sus "negocios", dejó de formar parte de la familia real y se le retiró el título de duque de Palma, ¿por qué el rey emérito continuará formando parte de la familia real, sin perder el título de rey?"

La huidadelrey emérito del estado español me ha recordado el caso del Dioni. Fue el 28 de julio de 1989, cuando Dionisio Rodríguez Martín, que trabajaba de vigilante de seguridad, robó el dinero de un furgón blindado de la empresa Candi SA, con 298 millones de pesetas, aprovechándose de la ausencia de dos de sus compañeros. El Dioni huyó a Brasil donde vivió como un rey hasta que fue detenido por la policía el 19 de agosto de 1989. Después de diez meses de cárcel en Brasil, el Dioni fue extraditado al estado español donde fue encarcelado hasta que salió de la prisión en mayo de 1995 (solo seis años después de su “gesta”) con libertad condicional.

Hace falta recordar que los 298 millones de pesetas que robó el Dioni son cuatro céntimos, en comparación al patrimonio de origen dudoso del rey emérito, que ha huido como un prófugo del estado español.

Ante la huida del rey emérito, me hago estas preguntas: los presidentes Felipe González, José Mª Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, ¿estaban al caso de los “negocios” y de los “viajes” a Arabia Saudita del rey emérito? Y si sabían los chanchullos turbios del padre del rey Felipe VI, ¿por qué no hicieron nada? Lo mismo se podría decir del actual rey.

¿Quien ha ayudado a huir al rey emérito? ¿El gobierno español? ¿El ejército? ¿El gobierno del Sr. Pedro Sánchez ha negociado la huida del rey emérito? ¿Cómo es que el presidente Pedro Sánchez no ha aclarado cual ha sido su papel en la huida del rey emérito? (Vilaweb, 4 d’agost de 2020).

¿Cómo se ha de leer la nota de la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Española (tan semejante a la del PP), cuando, en relación a la huida del rey emérito, los obispos expresan “el respeto por su decisión y el reconocimiento por su decisiva contribución a la democracia y a la concordia entre los españoles”?

¿Quien se hará cargo de los gastos de la huida y del día a día del rey emérito (escoltas, manutención, sanidad, fiestas...)?

Si el rey emérito, según ha dicho su abogado, el Sr. Javier Sánchez Junco (Levante, 4 de agost de 2020), se ha puesto “a disposición del Ministerio Fiscal” para cualquier trámite que la Fiscalía considere oportuno, ¿por qué ha huido de España?

Si el Sr. Iñaki Urdangarín, debido a sus “negocios”, dejó de formar parte de la familia real y se le retiró el título de duque de Palma, ¿por qué el rey emérito continuará formando parte de la familia real, sin perder el título de rey?

Si cuando el presidente Puigdemont y los consejeros Lluís Puig, Meritxell Serret y Toni Comín se fueron del estado español, después del 27 de octubre de 2017, se activó una orden de búsqueda y de detención, ¿la justicia española activará también una orden de detención para el rey emérito?

¿Cómo se entiende el agradecimiento del rey Felipe a su padre por el hecho que se haya ido de España “por ciertos acontecimientos pasados”?

¿Cómo se entiende la nota del PP que expresa el “más absoluto respeto” hacia el rey Juan Carlos I? ¿El PP también mostró su “más absoluto respeto” cuando el presidente Jordi Pujol declaró que tenía dinero fuera del estado español o cuando el presidente Puigdemont se fue al exilio?

¿Cómo se ha de leer la nota de la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Española (tan semejante a la del PP), cuando, en relación a la huida del rey emérito, los obispos expresan “el respeto por su decisión y el reconocimiento por su decisiva contribución a la democracia y a la concordia entre los españoles”? ¿Cómo puede ser que el arzobispo castrense, Juan del Río diga (en relación a la huida del rey emérito), que “es una muestra más de una vida entregada al servicio de España”?

Muchas preguntas y ninguna respuesta por ahora.

Solo me queda por decir que el rey emérito, dejando la Zarzuela, no se ha exiliado sino que ha huido de la justicia, como el Dioni o Luis Roldán. Los exiliados son los que, como dice el Diccionario de la Real Academia Española, han sido obligados a vivir fuera de su patria, como los presos políticos o los miles de hombres y de mujeres que tuvieron que exiliarse al final de la guerra civil, el 1939.

El rey emérito habría de leer la Carta de Santiago (Jm 5:2), cuando este texto denuncia la codicia: “Vuestro oro i vuestra plata, oxidados, i su óxido será un testimonio contra vosotros” (Jm 5:3). Santiago, denunciando de nuevo la injusticia de aquellos que se aprovechan de los más débiles: “la paga que habéis quitado a los pobres que os han segado los campos, clama, y el grito de los segadores ha llegado a los oídos del Señor” (Jm 5:4).

Este fragmento de la Carta de Santiago es muy apropiado para denunciar los abusos económicos del rey emérito. Y es que la Biblia siempre ha recelado del dinero, del lujo y del hecho de aprovecharse de los demás. Por eso el libro de los Proverbios proclama que “un buen nombre es preferible a grandes riquezas” y que “vale más la consideración que la plata y el oro” (Pr 22:1). La Sagrada Escritura también desaprueba al que vive con “ansia de hacerse rico” (Pr 23:4), ya que “la riqueza no dura siempre” (Pr 27:24).

Y es que la avaricia, que lleva al hombre a la corrupción, hace que “el codicioso de dinero” nunca tenga “bastante” (Ecle 4:9), ya que “sus ojos no tienen nunca bastante, de riqueza” ( Ecle 4:8). Y con todo, aquel que se aprovecha de los demás para acumular más y más dinero enriqueciéndose de una manera ilícita, habría de recordar que “de lo que ha ganado, no le queda nada que pueda llevarse” (Ecle 5:14) porque “tal como vino, así se irá” (Ecle 5:15). Por eso ninguna persona se habría de fiar “de las riquezas injustas”, porque no le “servirán el día de la desgracia” (Ecli 5.8). El libro del Eclesiástico recuerda “al hombre codicioso, ¿de qué le servirán los tesoros?” (Ecli 14:3) y maldice “al que edifica su casa con el dinero de otro”, porque “es como el que recoge piedras para hacerse una tumba” (Ecli 21:8).

El afán de dinero, y más si es a costa de los demás, lleva al hombre al vacio más absoluto. Por eso “muchos han pecado por culpa del lucro”, ya que “aquel que quiere enriquecerse no tiene consideraciones” (Ecli 27:1)

Por el contrario, el libro de la Sabiduría elogia el trabajo de los hombres, ya que “en el esfuerzo de sus manos hay una riqueza que no pasa” (Sa 8:18). Y también, el Eclesiástico proclama feliz a aquel que “no va detrás del dinero” (Ecli 31:8) y también al “que ha podido prevaricar, y no lo ha hecho” (Ecli 31:10). Por eso el profeta Isaías elogia el que “rechaza las ganancias abusivas” y el que “no se deja comprar con obsequios” (Is 33:15). I Jesús denuncia así la falsedad de los escribas: “Ay de vosotros, hipócritas, que sois como sepulcros, que por fuera se ven hermosos, pero por dentro están llenos de huesos y de inmundicia. Así también vosotros, por fuera parecéis gente de bien a los ojos de los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía y de maldad” (Mt 12:27-28).

Y es que la codicia es la causa principal de la corrupción, como hemos visto en tantos políticos y en la huida del rey emérito, de Luis Roldán y del Dioni.

Mister gripp'sous o la codicia. Druon Thierry

Volver arriba