Neoyorkino y veterano en lides, su arma es la experiencia El nuncio Brown, a Filipinas

Charles John Brown, nuevo nuncio de Filipinas
Charles John Brown, nuevo nuncio de Filipinas

Todavía no se ha anunciado cuándo tomará posesión

Su papel es más importante que nunca para una iglesia enfrentada con el presidente filipino y dentro del contexto del aniversario de la llegada del cristianismo a Filipinas el año que viene

La nacionalidad del nuevo nuncio juega un papel determinante sobre todo en los diálogos con el gobierno ya que Filipinas es tradicionalmente un aliado de los Estados Unidos

La relación de la iglesia con el estado filipino será una de sus preocupaciones, ya que varios obispos son críticos de la política del presidente Duterte sobre todo la violación de derechos humanos

Le tocará también gestionar el nombramiento del nuevo arzobispo de Manila que sigue siendo vacante tras el traslado del Cardenal Tagle a Roma junto con cuatro otras diócesis

El lunes, 28.09.2020, se ha hecho público en Roma (a las 12.00 h.) el nombramiento del nuevo nuncio apostólico a Filipinas. Se trata del neoyorquino Mons. Charles Brown, arzobispo titular de Alquileia, quien hasta el lunes había sido asignado a la nunciatura de Albania.

Es sucesor a Mons. Gabriele Giordano Caccia quien fue nombrado observador permanente a la ONU el 16.11.2019. En otras palabras, la nunciatura en manila había estado de sede vacante durante más o menos diez meses pero fue Caccia quien anunció a los fieles de la sede manileña el nombramiento del Cardenal Tagle como prefecto de Propaganda Fide el 08.12.2019.

Nació Charles John Brown el 13.10.1959. Fue ordenado para la archidiócesis de Nueva York el 13.05.1989 por el legendario Cardenal John O´Connor cuyo mandato fue marcado por la tensión con las autoridades civiles por sus posturas conservadoras, sobre todo en cuestiones de pro-vida y de la sexualidad, pero con una amabilidad indudable. Su postura fue moderándose con la edad y se hizo más dialogal, incluso comenzaba a recoger velas, antes de su fallecimiento en 2000.

Antes de su partida para Roma, Brown fue vicario en la parroquia de San Brendan en el Bronx. Antes de su ordenación episcopal fue secretario adjunto de la Comisión Internacional de la Teología. Seguramente mientras ejercía este cargo, entonces con un estadounidense al frente (el Cardenal William Levada) se fijó en el Benedicto XVI quien lo nombró nuncio apostólico a Irlanda el 26.11.2009. El mismo papa Benedicto XVI lo consagró arzobispo el 06.01.2012, con los Cardenales Tarcisio Bertone y William Levada como coconsagradores.

El 09.03.2017 fue trasladado a Albania.

Todavía no se ha anunciado cuándo llegará a tomar posesión el nuevo nuncio cuyo papel es más importante que nunca para una iglesia enfrentada con el presidente filipino y dentro del contexto del aniversario de la llegada del cristianismo a Filipinas el año que viene.

La nacionalidad del nuevo nuncio juega un papel determinante sobre todo en los diálogos con el gobierno ya que Filipinas es tradicionalmente un aliado de los Estados Unidos. El presidente Rodrigo Duterte favorece una relación bilateral con China más que con los Estados Unidos de América pero, al parecer, sigue siendo amigo del presidente Donald Trump. Brown es el segundo nuncio de origen estadounidense en Filipinas. El primero fue Mons. Edward Joseph Adams de Philadelphia quien el 22.02.2011 dejó Filipinas para asumir el cargo de nuncio en Grecia. Hace poco se jubiló como nuncio de Su Santidad en Gran Bretaña.

Lo que más le importará a Mons. Brown es la relación de la iglesia con el estado filipino ya que varios obispos son críticos de la política del presidente Duterte sobre todo la violación de derechos humanos, la guerra contra drogas que resultó en la muerte de miles de drogadependientes y traficantes sospechados y la corrupción. Duterte ha denominado a la iglesia católica como la ''institución más hipocrítica'' e incluso ha insultado al mismo papa Francisco llamando a este un ''hijo de puta''.

Al llegar a Filipinas, lugar de tensiones, Brown trae un bagaje de experiencia que ya le constituye como veterano en las lides, pues llegó a Irlanda en un momento difícil. El Vaticano había defenestrado al entonces nuncio Mons. Giuseppe Leanza debido a la crítica dura hecha por la primera ministra irlandés Enda Kenny acerca de la gestión de la iglesia respecto al abuso sexual de parte de los clérigos. También cabe recordar la reciente jubilación de Mons. Giuseppe Pinto (31.07.2020) quien había sido nuncio en Chile antes de su asignación a Filipinas (2011-2017) por acusaciones de encubrimiento en el escándalo titánico de abusos sexuales que conmovió a la iglesia chilena.

A Mons. Brown le tocará también gestionar el nombramiento del nuevo arzobispo de Manila que sigue siendo vacante tras el traslado del Cardenal Tagle a Roma junto con cuatro otras diócesis.

Mons. Pablo Virgilio David, obispo de Kalookan y presidente en funciones de la Conferencia Episcopal de Filipinas ya ha hecho pública su reacción a esta noticia dando al nuevo nuncio la bienvenida, sobre todo en nombre de su propia diócesis.

Desde estas páginas, queremos hacer llegar al Arzobispo Brown nuestros parabienes y los mejores deseos para una estancia fructífera y evangelizadora en el archipiélago magallánico.

Volver arriba