"Acaso también se pueda escribir de una clerical Argentinan Theory" Sodano, un hombre eclesialmente disciplinado

El Papa y el cardenal Sodano
El Papa y el cardenal Sodano

"La impasibilidad, la imperturbabilidad y la frialdad del Decanus ante las manifestaciones papales probaron la excelencia diplomática del piamontés Sodano, que, como buen diplomático de la Santa Sede, acreditó, en su larga vida, bondades diplomáticas y maldades, propias de su oficio"

"El 21 de diciembre de 2019 se publicó la 'Carta Apostólica en forma de Motu Proprio' sobre el cargo de Decano del Colegio Cardenalicio, firmado por Francisco"

"Es bueno que haya una fecha límite (80 años) para participar en la elección de Papas; y es bueno que ahora el Decano del Colegio Cardenalicio sólo ejerza el cargo por un plazo determinado, no vitalicio"

"Quedan años, aunque pocos, para que el argentino Sandri, Decano o Vicedecano (el Decano Re ya rebasó los 80 años), presida el Conclave que elija al sucesor del argentino Bergoglio"

I.- Misa en la Capilla Paulina:

El 7 de diciembre de 2017, festividad de San Ambrosio, se celebró en la Capilla Paulina, en el Vaticano, una Concelebración Eucarística, presidida por el Papa Francisco, con motivo del 90 cumpleaños del cardenal Sodano, aún Decano del Sacrum Collegium cardenalicio. Una vez leído el episodio del Evangelio de San Juan sobre el Buen Pastor, el nonagenario cardenal, en su homilía, después de referirse a episodios de su vida, entre ellos, a su ordenación sacerdotal en el año 1950, recordó a San Ambrosio de Milán, obispo y doctor de la Iglesia, y se dirigió al Papa, a la manera usual, sumiso y reverente, diciendo: “Ubi Petrus, ibi Ecclesia”, o sea, “Allí donde está Pedro, allí está la Iglesia”.

Y de “manera usual”, pues esas cuatro palabras latinas fueron escuchadas por el Papa Francisco, repetidamente, al ser pronunciadas en la Sala Clementina del Palacio Apostólico por el anciano cardenal en los saludos del mes de diciembre, en nombre de la Curia romana, con ocasión de la festividad de la Navidad. Y palabras pronunciadas siempre antes de que el Papa denunciara en sus duros discursos, especialmente en los años 2015, 2015 y 2016, lo que consideró el mal funcionamiento o “catálogo de los males” de la Curia romana (2014).

Sodano

La impasibilidad, la imperturbabilidad y la frialdad del Decanus ante las manifestaciones papales probaron la excelencia diplomática del piamontés Sodano, que, como buen diplomático de la Santa Sede, acreditó, en su larga vida, bondades diplomáticas y maldades, propias de su oficio, pues los diplomáticos vaticanos ¡Oh gran genialidad! son también sacerdotes. Y por los palacios de allí y por las nunciaturas de aquí, se dice, quitándose culpas de encima: Diabolus fecit hoc.

Fue al final de aquella Santa Misa, en 2017: el Papa, en tensión, de pie, mirando al cardenal homenajeado que estaba sentado enfrente, le calificó: “Un uomo eclesialmente disciplinato”, lo que provocó la inusual sonrisa del impávido cardenal, sonrisa muy rica en análisis y cavilaciones. Mas aquellas palabras no fueron las últimas del discurso papal -sin sonrisa y nervioso- teniendo en cuenta que la renuncia al Decanato cardenalicio aún se haría esperar dos años, siendo la fecha oficial de la aceptación de la renuncia el 21 de diciembre de 2019.

Por eso el Papa añadió a lo de disciplinato, lo siguiente muy interesante: “y esta es una gracia por la que le doy las gracias, Sr. Cardenal. Y pido que este testimonio de la dimensión eclesial, en la disciplina eclesial, nos ayude a avanzar en nuestra vida. Muchas gracias, Sr. Cardenal". Una vez ya conseguida la dimisión de Sodano, sólo entonces, el Papa le dio las gracias el mismo día 21 de diciembre, “por el valioso y oportuno servicio que ha realizado como Decano, durante tantos años, con disponibilidad, dedicación, eficiencia y gran capacidad organizativa y de coordinación”.

El Papa y la Curia

II.- Un Motu Proprio:

El 21 de diciembre de 2019 se publicó la “Carta Apostólica en forma de Motu Proprio” sobre el cargo de Decano del Colegio Cardenalicio, firmado por Francisco. En ese texto jurídico, de autoría papal y teniendo como destinatarios a los cardenales del Colegio, después de dar cuenta de la aceptación de la renuncia al cargo de Decano presentada por Sodano, se fijó un plazo, para el ejercicio del cargo de Decano, que es el de un lustro (cinco años), renovable eventualmente.

Es interesante señalar:

A).- Que la palabra en castellano empleada para designar el plazo de cinco años sea “lustro”; una palabra de herencia latina, lustrum, cuyo especial interés está en su raíz leuk, que remite a lux, lucis, lustrare y lustrum (luz, esplendor, dar brillo), pasando luego a rituales de cinco años, y acabando por significar “cinco años”. Llama la atención que en las demás lenguas románicas a las que fue traducido el Motu Proprio de 21 de diciembre de 2019, se escriba cinqs ans (francés), quinquennio (italiano) o cinco anos (portugués), y no lustro.

B).- Que las religiones clericales, como la Católica o el Islam Chiita (Ayatolas)- como ya escribimos-, suelen tener como una de sus características la de ser gerontocracias; los cargos de los clérigos poderosos suelen ser vitalicios, lo cual acaba siendo muy dañino para la propia dinámica religiosa. Es bueno que unas disposiciones canónicas fijen una edad (75 años) para presentar renuncias en cargos episcopales y de la Curia romana, siendo lamentable que se retrasen en exceso, en algunos casos, las aceptaciones de esas renuncias.

Es bueno que haya una fecha límite (80 años) para participar en la elección de Papas; y es bueno que ahora el Decano del Colegio Cardenalicio sólo ejerza el cargo por un plazo determinado, no vitalicio. Y todo es bueno, pues va contra una nefasta gerontocracia instalada en la Iglesia que permite que ancianos célibes usen y abusen de un poder, acostumbrados a que jamás se les contraríe, poseídos por ensoñaciones que hacen creer, sólo a ellos, que están en pleno uso de sus facultades, y así hasta la ruptura de la cadera y la terrible caída al suelo.

Re y Sodano

III.- El Decano Cardenal Re e incidentalmente del Cardenal Semeraro:

En enero de 2020, de conformidad con el artículo 352 del Código de Derecho Canónico, a la edad de 86, el cardenal Re fue elegido Decano, con sujeción ya al nuevo plazo, aceptada su designación por el Romano Pontífice. Una culminación de un Cursus honorum en el que no entra, propiamente, el Papado, que no forma parte del cursus o de la carriera, al depender casi siempre de coyunturas y estrategias, internas y externas, del eclesial momento.

Es llamativo que el único Papa, en el siglo XX, que llegara a tal, habiendo sido anteriormente Secretario de Estado, fuese Pío XII, acaso por lo del diábolo o lo de diplomático al no decir durante la Guerra Mundial “ni pío”, o acaso por lo contrario, por ser santo, aunque no anotado en los Libros administrativos de la Congregación para las Causas de los Santos o de los Beatos.

No sabemos, dicho sea incidentalmente, si el Prefecto de esa Congregación, cardenal Semeraro, en la mañana del 29 de mayo, en Astorga y presidiendo la beatificación de las tres jóvenes enfermeras y mártires, olía o no a oveja, lo que tanto gusta al Papa. Si, por el contrario, nos impresionó el oro de su cruz pectoral y el anillo de pastor. Además, se volvió a demostrar que la mitra es pieza ideal para calvos, pues con mucho pelo, como en el presente caso, resulta colocarla un “engorro”.

Cardenal Semeraro

“Revisité” el vídeo (You Tube) del 28 de noviembre de 2020, correspondiente al Consistorio público para la creación de 13 nuevos cardenales. Al minuto 34,15 de la grabación, se inició la colocación, por el Papa, de la birreta al cardenal Semeraro, así como la entrega del selló y de los títulos. Y dos hechos me sorprendieron: la caída del anillo, lo que causó la sonrisa maliciosa del ceremoniero, y que el Papa dijera al nuevo cardenal “creado”, en voz audible: “portate bene” (momentos después se vio y oyó el recuerdo del Papa a Enrico Feroci de su condición de párroco).

Y (Re)volviendo al Cardenal Re, se recuerda su pronunciamiento hace ya diez años con ocasión de lo de Recife (Brasil), que causó escandalera: “La violación es menos grave que el aborto, debiendo siempre protegerse a la vida” (se trataba del aborto de dos criaturas, habiendo sido violada por su padrastro una menor de 9 años). El Monseñor que desde el Vaticano trató de “contradecir” al Purpurado por aquella frase, ahí sigue, esperando ser algún día del Cardenalato, o creatura creada por el Papa. Y al Cardenal Re, con una trayectoria tan vaticanista desde tiempos Pablo VI, es normal que por “extravagantes”, sin pruebas directas y acaso con maledicencias, se atribuya su participación en hechos aún confusos y muy secretos, ocurridos en la misma Roma o en la Croacia yugoslava, claro que bajo la batuta de Sodano.

El Papa y Sandri

IV.- El Cardenal más italiano de los argentinos y de America Latina.

La periodista Caroline Pigozzi, en el año 2009, así llamó al cardenal argentino, que muchos pensaron que era italiano, Leonardo Sandri, elegido, en enero de 2020 Vicedecano del Sacrum Collegium, teniendo 78 años de edad. Aún es recordado Sandri en la tarde-noche del 2 de abril de 2005, siendo sustituto de la Secretaría de Estado (como lo fue el cardenal Re), anunciando al mundo la muerte del Papa Juan Pablo II, resultando de mucho éxito aquello del regreso a la “casa del Padre”. Sería Benedicto XVI quien más tarde, le colocaría la birreta cardenalicia y nombrara Prefecto de la Congregación para las Iglesias orientales.

Del mismo modo que ya se escribe de una laica French Theory, y también de una laica Italian Theory, acaso también se pueda escribir de una clerical Argentinan Theory. Caroline Pigozzi, autora del libro Les Robes Rouges, después de explicar que Sandri, como buen argentino, es amante del fútbol y de la pasta, señaló en la página 179 de su libro que una de las excelencias del hijo de los italianos Antonio y de Nella, emigrantes en Argentina, es “declarar las cosas esenciales con calma y serenidad”, siendo prueba de ello lo siguiente atribuido: “Nuestro poder no es político ya que el Vaticano es una potencia moral, dependiendo todo de los que nos escuchan”.

Posteriormente esa “potencia moral” se vería amenazada, cuestionada, por la escandalera sexual de clérigos católicos y la corrupción financiera hasta extremos muy peligrosos, internacionales. No hubo más remedio que llamar a otro argentino, Bergoglio, para enderezar con credibilidad tantos peligrosos entuertos; y en eso Berglogio aún sigue como puede, bien, bien, entre Motu Proprio y Constitución Apostólica, la última Pascite Gregem Dei (23.V.2021), en la barca de Pedro que a punto estuvo de hundirse ahogándonos todos.

¿Quedó explicado, en lo posible y siendo tan complejo, lo de la Argentina Theory de tanta actualidad, también en junio de 2021? Los tiempos son justos o escasos: quedan años, aunque pocos, para que el argentino Sandri, Decano o Vicedecano (el Decano Re ya rebasó los 80 años), presida el Conclave que elija al sucesor del argentino Bergoglio.

Libro cardenales
Libro cardenales

---------------------------

El siguiente artículo tratará del Papismo (del Concilio Vaticano Iº) y del Conciliarismo (del Concilio Vaticano II), con referencia al número 20 del Decreto Cristus Dominus, por el que el sagrado Sínodo ecuménico declara: el derecho de nombrar e instituir obispos es propio, peculiar y de por si exclusivo de la autoridad eclesiástica competente. Asunto de complejidad teológica y canónica, también concordataria o de Acuerdos Iglesia-Estado.

Etiquetas

Volver arriba