Descripción piadosa-administrativa del recorrido ferroviario Madrid-Extremadura La Virgen de Guadalupe viaja en 'AVE'

AVE
AVE

"Un día de estos se inaugurará parte del proyecto del tren 'AVE' de Madrid-Extremadura , por lo que esta Comunidad Autónoma iniciará el camino de su desarrollo"

"El 'AVE' es y significa hoy mucho, tal vez más, por aquello del 'Ave María' aplicado a su Patrona la Virgen de Guadalupe, que sigue exiliada en la archidiócesis de Toledo"

"La Virgen de Guadalupe prepara ya, y por fin, su viaje en 'AVE' y lo hará en compañía de multitud de devotos y afiliados de Extremadura, del resto de España y de tierras hispanoamericanas, con reluciente mención para México"

"'Dejar de desear es dejar de vivir: solo la persona que desea es verdadera persona'. El rito -lo ritual- frustró y frustra viajes y -Eucaristía-, por santos que sean unos y otra"

Gracias a Dios y a las gestiones políticas de sus responsable, -lentas, lentísimas, pero, por fin, efectivas-, un día de estos se inaugurará parte del proyecto del tren “AVE” de Madrid-Extremadura , por lo que esta Comunidad Autónoma iniciará el camino de su desarrollo, en cuya carrera y competición habría de ocupar siempre los más lamentables puestos y situaciones, hasta ser merecedora del título de “última” de las 17 Comunidades de España y de parte del extranjero.

Y es que el “AVE” es y significa hoy mucho. Casi todo En Extremadura tal vez más, por aquello del “Ave María” aplicado a su Patrona la Virgen de Guadalupe, de quien vuelvo a insistir que sigue exiliada en la archidiócesis de Toledo, por eso de que su santuario es “Patrimonio de la Humanidad” con su rentabilidad correspondiente, por lo de que el “Primado”, aunque esté tan desvanecido el título , sigue sosteniendo su rúbrica entre los colegas de la CEE y en documentos oficiales.

Virgen de Guadalupe

De momento, la inauguración programada del “AVE” extremeño tiene carácter eminentemente local, aunque, por un lado, a Madrid, y por otro, a Lisboa , según los proyectos una y otra vez corregidos, este parece ser el definitivo.

Curiosamente – y el dato es digno se ser reseñado-, el trayecto en vísperas de su recorrido para el pueblo, parece pensado y llevado a cabo “canónicamente”. Es decir, que hubieran sido los obispos y los Cabildos de las tres diócesis que componen la Provincia Eclesiástica -Archidiócesis- de Extremadura, sus promotores y hasta de alguna manera, sus financiadores, con especiales colectas para tal intención. Lasestaciones de tan glorioso Rosario del ferrocarril extremeño son las de Badajoz, Mérida, Cáceres y Plasencia, cabezas respectivas de la administración eclesiástica con sus obispos titulares, presididos ellos por el arzobispo de la sede de Mérida-Badajoz.

¿Y qué significan en esta descripción piadosa-administrativa la Virgen de Guadalupe y su viaje en el “AVE”, si ella pertenece a Toledo y esta ciudad, capital de Castilla-La Mancha, cuenta desde hace años con “AVE” propio y generosamente servido, aunque en el santuario guadalupano, por extremeño, ni puede ni podrá hacerse referencia a otro “AVE”, que no sea el del pio rezo del “Ave, María Purísima”?

De momento Guadalupe no tiene otro “AVE”. Se ha de valer de sí misma. Y es que Extremadura es Extremadura. Está como “más allá del Duero”, y de tantas más latitudes, aun cuando buena ocasión hubiera sido este acontecimiento “viario”, para que desde la Curia Romana se proclamara, por fin, la ”extremeñidad” canónica de su patronazgo...

Resultan ser ya muchos los católicos, apostólicos y romanos, y otros, a quienes les parece que su Virgen está “castigada” allá en Las Villuercas, a la espera desesperanzada de que sus obispos -también el de Coria-Cáceres-, más o menos tímidamente y con conciencia de ser ellos mismos “pueblo de Dios”, adoctrinen a fieles e infieles - respecto a las razones que existan para hacer perdurar tamaño desaguisado curial.

(Por supuesto que sin “AVE”, Cristóbal Colón peregrinó a Guadalupe a la vuelta de su primer viaje del descubrimiento de América, bautizándose en la pila existente hoy en la plaza, a los dos primeros cristianos procedentes del Nuevo Mundo).

El "Mantel de la Santa Cena"

Los puntos de referencia del “AVE” por Extremadura son excepcionalmente turísticos, con próximas posibilidades de notables acrecentamientos. A Plasencia –“Para agrado de Dios y de los hombres”- , le asisten reconocidas y legitimadas razones para ser pronto reconocida por la UNESCO, “ Ciudad Patrimonio de la Humanidad . Cáceres ya lo es, con satisfacción plena de propios y extraños. El ”Conjunto Arqueológico de Mérida”, capital que fuera de La Lusitania Romana, y reconocida archidiócesis en tiempos de los reyes godos, recibió tal título con toda clase de indiscutibles merecimientos. . Badajoz es la ciudad más poblada de Extremadura, con oferta de atractivos turísticos acentuada por los portugueses…

En tan reconocida oferta de “viajes y vacaciones” de Extremadura, la naturaleza aúpa lugares de auténtico, e inédito privilegio. En similar proporción se halla el turismo “religioso”, con sagrada mención para Guadalupe.

Y de entre la diversidad de destinos-estrellas en el cielo del relato turístico más misteriosos, en esta ocasión me resigno a citar el tesoro de la con-catedral cacereña de Coria y en la misma, el “Mantel de la Sagrada Cena celebrada en Jerusalén por Jesús y sus Apóstoles”, así como una espina y otras reliquias del “Lignum Crucis”. Este rico y sagrado relicario se inauguró siendo obispo don Luis García Álvaro el día 9 de mayo de 1789, aunque el primitivo fuera fundado por don García de Galarza, personaje muy relacionado con Felipe II, quien tuviera como opositor al trono de Portugal a don Antonio, prior de Crato, hijo del Infante don Luís y primo del desaparecido don Sebastián. Uno de los hijos del de Crato, en riguroso secreto monárquico y “por orden del “Rey Prudente”, pasó a la historia como un sobrino -¿hijo?- más, del cortesano obispo Galarza. Eran otros tiempos. Y otros obispos.

La Virgen de Guadalupe prepara ya, y por fin, su viaje en “AVE” y lo hará en compañía de multitud de devotos y afiliados de Extremadura, del resto de España y de tierras hispanoamericanas, con reluciente mención para México.

“Dejar de desear es dejar de vivir: solo la persona que desea es verdadera persona”. El rito -lo ritual- frustró y frustra viajes y -Eucaristía-, por santos que sean unos y otra.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba