Rosario español desde Monserrat, ¿marianismo popular? La Virgen vota independentismo

Virgen de Montserrat
Virgen de Montserrat

"Como no podía ser de otra manera, la Virgen María avecindada y empadronada en todo el orbe cristiano, vota 'independencia', es decir, 'libertad y autonomía de actuación'"

"No sé, ni me importa saber, cómo, quien o quienes seleccionaron los 30 santuarios marianos más representativos y populares del orbe católico"

"La selección está hecha, con las 'ventajas' – algunas hasta materiales por lo del turismo 'religioso'-, que ha de suponerles a los santuarios seleccionados"

"Que oficialmente haya sido seleccionado precisamente el santuario de Monserrat con tal privilegio y gracia del cielo, en los tiempos político- religiosos en los que vivimos, les está suponiendo a muchos, determinadas dudas, que tal vez merecería la pena despejar"

Como no podía ser de otra manera, la Virgen María avecindada y empadronada en todo el orbe cristiano, vota “independencia”, es decir, “ libertad y autonomía de actuación”. El “Magníficat” y el “fiat” –“¡hágase¡”- evangélicos, así lo demanda para sí y para todos...

Lo del “independentismo” o “movimiento político que defiende o exige la independencia de un territorio”, ni entraba ni entra en sus cálculos maternales. Tampoco despunta en su preocupación salvadora lo de “reina”, “princesa”, “alcaldesa a perpetuidad” y otras versiones y advocaciones, a veces hasta democráticamente, y siempre, en buena lid , conseguidas.

Pese a todas estas condiciones que hicieron, y hacen, ser Virgen -Madre a la que, además de Dio, lo es de todos, en tiempos recientes da la impresión de que también Ella ha de estar, y votar a favor del independentismo.

No sé, ni me importa saber, cómo, quien o quienes seleccionaron los 30 santuarios marianos más representativos y populares del orbe católico, para hacer de los mismos otras tantas referencias celestiales en la fervorosa letanía de peticiones contra los coronavirus y asimilados, que tan gravemente perturban la vida de los terrícolas, sembrando la desolación, el miedo, la desesperanza, el dolor y la muerte por todos los caminos y más por los que recorren los pobres.

Santuario de Montserrat
Santuario de Montserrat

La selección está hecha, con las “ventajas” – algunas hasta materiales por lo del turismo “religioso”-, que ha de suponerles a los santuarios seleccionados, y a este respecto creo de utilidad relatar algunas de las reflexiones- susceptibilidades que pululan por no pocas sacristías y tertulias “religiosas”, por lo que respecta a España y a su tan acentuado y reconocido marianismo popular.

De acuerdo con que cualquier santuario mariano resultaría del agrado de la Virgen, por lo que su no elección jamás deterioraría su ejercicio maternal su disponibilidad de mediación y protección a favor de todos. Pero el hecho de que oficialmente haya sido seleccionado precisamente el santuario de Monserrat con tal privilegio y gracia del cielo, en los tiempos político- religiosos en los que vivimos, les está suponiendo a muchos, determinadas dudas, que tal vez merecería la pena despejar.

Con el único fin de intentar “medir” y apreciar” la popularidad de la devoción mariana de España, el Instituto Nacional de Estadísticas refiere con puntualidad y asepsia “religiosa”, que el número de mujeres que se honran llevando el nombre de Monserrat, es exactamente el de 116,853 (y 39 hombres), mientras que, por ejemplo, el de Pilar es de 414,908 (y 42 hombres). Con dato como este, lo de la representatividad popular no parece ser, o haber sido, razón convincente.

Con idéntica o superior contundencia será preciso rechazar cualquier tipo de intervención personal del Presidente de la Conferencia Episcopal España -CEE-, al ostentar su condición de Cardenal de Barcelona. La verdadera devoción y hasta el buen gusto, están descartados de estas y otras “recomendaciones”, por piadosas que sean y así se presenten.

Pero, sin segundas o terceras intenciones y sin querer echar leña al fuego,- que para eso está el incienso-, el hecho es que mayoritariamente, dentro y fuera de la Iglesia, se piensa que Nuestra Señora de Monserrat es la Patrona del independentismo de la Comunidad Autónoma de Cataluña y que en su abad y en sus monjes encuentran los partidarios de esta legítima opción política, apoyo, ayuda, dirección “espiritual” y rezos. ¿Qué reacciones “religiosas” se hubieran provocado en el caso de que, por ejemplo, la Virgen de santa María la Real de la madrileña catedral de La Almudena hubiera sido la seleccionada?

Todos -catalanes y madrileños- somos ya mayorcitos– también en cuanto se relaciona con la fe-, por lo que – una explicación por parte de “quienes corresponda” sería bien recibida. Por supuesto, que no se trata de una página más de anecdotarios píos y ociosos.

¡Virgen independiente, y de la independencia para todos, ruega por nosotros! AMÉN

Por una Iglesia mejor informada.
Solo gracias a tu apoyo podemos seguir siendo un medio de referencia.
Hazte socio/a de Religión Digital hoy

Volver arriba