"Entrar en el castillo", que diría Teresa de Jesús Un poco de ánimo para la pastoral mistagógica

Nicodemo
Nicodemo

"Si tomamos en serio 'Gaudium et spes' 22, donde se dice que el Hijo en su encarnación se unió a todo ser humano, se necesita hoy una pastoral mistagógica"

"Se trata de tomar conciencia de esta unión, de nuestra dignidad y nuestro destino, y de ir al encuentro con Dios"

"Por tanto, las tareas pastorales mistagógicas serían: desenterrar la experiencia de DIos, ccompañar y no obstaculizar la acción de Dios, animar la aventura de la fe y reivindicar el viejo principio del 'solus Christus' y promover el amor a Dios"

"¿Somos realmente conscientes de que los agentes de pastoral de hoy deben ser ante todo 'mistagogos' y de que el humilde trabajo pastoral en busca del Señor, que según 'Gaudium et spes' 22 nos ha precedido en todos los seres humanos, es el camino a seguir?"

Si tomamos en serio "Gaudium et spes" 22, donde se dice que el Hijo en su encarnación se unió a todo ser humano, se necesita hoy una pastoral mistagógica, es decir, una pastoral que vea su tarea principal en despertar y acompañar la vocación divina del ser humano.

Se trata de tomar conciencia de esta unión, de nuestra dignidad y nuestro destino, y de ir al encuentro con Dios. Para los "ejercicios espirituales" de San Ignacio de Loyola, esto es "el principio o fundamento", y Santa Teresa lo llama "entrar en el castillo". La acción pastoral que quiera contribuir a ello debe partir de algunos principios que surgen de la experiencia mística, por ejemplo en San Juan de la Cruz, el "doctor mysticus":

"Se trata de tomar conciencia de esta unión, de nuestra dignidad y nuestro destino, y de ir al encuentro con Dios. Para los 'ejercicios espirituales' de San Ignacio de Loyola, esto es "el principio o fundamento", y Santa Teresa lo llama 'entrar en el castillo'"

1. Todo el mundo sabe de Dios sin saber cómo, incluso los "sencillos y humildes", sí, precisamente ellos, como nos ha dado a entender la teología mística desde el Pseudo-Dyonisio. "Dios es como la fuente, de la cual cada uno coge como lleva el vaso", o "Dios está como el sol sobre las almas para comunicarse a ellas" - dice San Juan de la Cruz.

Por tanto, la primera tarea de la pastoral mistagógica sería la "anamnesis experiencial", es decir, desenterrar pacientemente la experiencia de Dios que está "profundamente soterrada" en la biografía de cada persona, en sus experiencias cotidianas, en su historia de esperanza y sufrimiento.

Esta tarea requiere una cultura de la conversación, como la que Jesús mismo practicó una y otra vez, por ejemplo con la samaritana en el pozo de Jacob (Jn 4,1-26), con el joven rico (Mt 19,16-23), durante la conversación nocturna con Nicodemo en Jerusalén (Jn 3,1-21), o con los discípulos en el camino de Emaús (Lc 24,13-32).

2.Dios es el agente principal. Es el primer mistagogo que misteriosamente "enseña" al hombre para hacer su obra en cada persona "como y cuando quiera". Dios "conduce a cada uno por caminos diferentes", remodelando incesantemente el ser interior del hombre a su imagen y semejanza, comunicándole así su espíritu y sabiduría.

Para San Juan de la Cruz, la obra secreta de Dios en el hombre y los diversos caminos del hombre hacia él son como un camino a través del mar, "cuyas sendas y huellas no se pueden seguir". Por lo tanto, la segunda tarea de la pastoral mistagógica es acompañar a las personas con sabiduría, discreción y paciencia y no obstaculizar la acción de Dios. Los agentes pastorales sólo son colaboradores del primer mistagogo y como tales "siervos inútiles" (Lc 17,10).

3.Invitar a la aventura de la fe "segura y oscura" como camino haciaDios. El carácter invitador del anuncio cristiano es especialmente importante en tiempos de libertad religiosa: "La Iglesia propone, no impone nada: respeta las personas y las culturas, y se detiene ante el sagrario de la conciencia" (Redemptoris missio 39).

La fe es "segura" porque sabe cómo es Diosy, por tanto, puede llevarnos mejor a él: "¡Qué bien sé yo la fonte que mana y corre,/
aunque es de noche!" (San Juan de la Cruz). Sólo la fe puede decirnos que Dios es "amor" (1 Juan 4:16), es más, que es infinito, trino y al mismo tiempo único.

Pero la fe también es "oscura", no sólo porque aquí es "todavía de noche" en las condiciones de la finitud, sino porque, según el doctor mysticus, nos habla de cosas "que no hemos visto ni oído en sí mismas ni en formas similares a ellas".

La tercera tarea de la pastoral mistagógica sería animar la aventura de la fe para percibir mejor la vocación divina del hombre, "aunque es de noche" y quedan muchos interrogantes abiertos.

4.Fijar la mirada sólo en Cristo, es decir, invitar a dirigirse al Jesús "manso y humilde de corazón" (Mt 11,29). Porque como "mediador y plenitud de toda la revelación" (Dei verbum 2) es "el" camino hacia Dios, la única escalera, como sabían los místicos y los reformadores de la Iglesia de todas las confesiones.

La cuarta tarea de la pastoral mistagógica sería conducir a las personas al "Buen Pastor" (Jn 10,1-16), y reivindicar el viejo principio del solus Christus para la reforma de la Iglesia, porque la evangelización, el testimonio sobre Jesucristo, es la "razón de ser" de la Iglesia.

5.Promover el amor a la Iglesia, porque la Iglesia, a pesar de su pecaminosidad o de sus errores en la historia y en el presente, de los que somos amargamente conscientes en estos tiempos, nos ha transmitido la fe; y sólo la fe nos ayuda a interpretar apropiadamente la automanifestación de Dios en Jesús de Nazaret.

Una pastoral según el lema "Jesús sí, Iglesia no" sería ajena al espíritu de la pastoral mistagógica. Por lo tanto, la quinta tarea sería despertar el sentimiento adecuado para la iglesia peregrina. Esto no significa cerrar los ojos ante sus faltas y pecados, pero combina la crítica de la iglesia con su reforma para que la iglesia se parezca cad avez más al Buen Pastor, al Jesús "manso y humilde de corazón".

¿Somos realmente conscientes de que los agentes de pastoral de hoy deben ser ante todo "mistagogos" y de que el humilde trabajo pastoral en busca del Señor, que según "Gaudium et spes" 22 nos ha precedido en todos los seres humanos, es el camino a seguir?

Para hacer justicia a estos cinco principios de la pastoral mistagógica, los obreros y obreras de la viña del Señor tendrían que ser formados como comadronas o asistentes al parto de la fe: ¿Existe una profesión más bella?

Un principio importante hoy, como lo ha sido siempre en la historia de la Iglesia, es que el Evangelio sólo puede ser proclamado en una unidad muy explícita con el testimonio personal. ¿La crisis de la transmisión de la fe, no proviene también del hecho de que en la era de los medios de comunicación estamos ante una profunda crisis de credibilidad de la Iglesia y sus errores y pecados son, con razón, inmediatamente denunciados en el espacio público? ¿No es también una crisis de la fe vivida por los ministros, los teólogos, los agentes de pastoral y los profesores de religión?

"¿Somos realmente conscientes de que los agentes de pastoral de hoy deben ser ante todo "mistagogos" y de que el humilde trabajo pastoral en busca del Señor, que según "Gaudium et spes" 22 nos ha precedido en todos los seres humanos, es el camino a seguir?"

En la nueva forma del cristianismo, el compromiso universal con la justicia y el derecho, la verdad y la libertad, la solidaridad global y la paz deberían ser evidentes, porque estos valores, también gracias al propio cristianismo (pensemos en la encíclica "Fratelli tutti", del 3.10.2020), se han convertido en valores seculares centrales que atraen a todos.

Pero, ¿qué pasa con la famosa sentencia de Karl Rahner de que el piadoso del mañana será un "místico", alguien que ha "experimentado" algo, "o ya no lo será", porque ya no nacemos en una cultura y una sociedad moldeadas por el cristianismo, que nos sostiene desde la cuna hasta la tumba con la ayuda de prótesis religioso-sociológicas que nos llevan por la vida?

Este acertado diagnóstico muestra lo importante, incluso necesario, que es hoy en día en las facultades de teología fomentar la pastoral mistagógica y la correspondiente formación para ello en todas las disciplinas.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba