Sobre el 'magno acontencimiento' de la Iglesia española en Madrid "Con todos los cauces que permite la democracia"

"Con todos los cauces que permite la democracia"
"Con todos los cauces que permite la democracia"

"A poco de la celebración del 'magno acontecimiento' de la Iglesia española organizado en Madrid, la Conferencia Episcopal Española, mediante la Subcomisión para la Defensa de la Familia y de la Vida anima a los católicos a participar en la manifestación y promete activa asistencia"

"Solo para mayor abundamiento informativo, la susodicha Subcomisión está hoy compuesta por su Presidente, el obispo de Canarias y los vocales, los obispos de Alcalá de Henares, Barbastro-Monzón, Calahorra-La Calzada y Logroño y el arzobispo emérito de Burgos"

"Pese al heroico y santo interés de algunos por despolitizar el acontecimiento, en el exhausto, o compulsivo contexto actual de la sociedad española, ¿es equitativo y saludable que se enciendan velas-hogueras, y más entre nubes de incienso?"

"Por curiosidad, ¿quién paga tales manifestaciones, con sus desplazamientos y su complementariedad?"

A poco de la celebración del “magno acontecimiento“ de la Iglesia española organizado en Madrid contra las leyes relativas “al aborto, al matrimonio tradicional y al mantenimiento de la asignatura de la Religión en los centros docentes”, me apresto a prescindir de cualquier tipo de atuendos clericales e intento situarme nada menos que a nivel de los laicos y laicas que participarán en el mismo con sus gritos, banderas, banderolas, eslóganes , pancartas y jaculatorias. Y es que, desde el pueblo y con el pueblo, el tema -los temas-, y más a los de carácter religioso, pueden verse, se ven y se comprenden de otra manera.

Y, por fin, ¿quedamos en que también se han de hacer presentes los obispos? ¿Lo harán con sus correspondientes atuendos,- ornamentos sagrados, es decir báculos y mitras, para proclamar de esta manera , y con convencimiento teológico y pastoral , que sus gestos son inequívocamente cristianos , tomados al pie de la letra del santo Evangelio y no de “antiguas tradiciones” y ritos paganos, propios del Nacional-Catolicismo en su diversidad de versiones?

Manifestacion
Manifestacion

La Conferencia Episcopal Española-CEE- mediante la “Subcomisión para la Defensa de la Familia y de la Vida”, en nota reciente, anima a los católicos a participar en tal acontecimiento, al que ya y preferentemente, prometieron su activa asistencia movimientos religiosos de carácter conservador. Solo para mayor abundamiento informativo, se hace aquí referencia a que la susodicha Subcomisión está hoy compuesta por su Presidente, el obispo de Canarias y los vocales, los obispos de Alcalá de Henares, Barbastro-Monzón, Calahorra-La Calzada y Logroño y el arzobispo emérito de Burgos.

Pese al heroico y santo interés de algunos por despolitizar el acontecimiento, destacando hacerlo, promoverlo y bendecirlo “con todos los cauces que permite una sociedad democrática”, ¿resultará este del agrado de un Gobierno, dos de cuyos ministros más representativos fueron recientemente recibidos por el papa Francisco, con signos, palabras y gestos de amistad y no solo por aquello de que “la carne de los curas es y resulta siempre indigesta en las relaciones Iglesia-Estado”?

¿En el exhausto, o compulsivo -según- panorama y contexto actual de la sociedad española, es “equitativo y saludable que se enciendan velas -hogueras, y más entre nubes de incienso? ¿Es esta doctrina y procedimiento conciliares y “franciscanos” de verdad o se asemeja en parte a la propia del carrerismo eclesiástico en el que muchos prefieren seguir perviviendo o ”durando”?.

Ser y ejercer de laicos o de seglares, como Dios manda y exige la Iglesia, no se improvisa, y menos cuando la educación llamada “religiosa” oficial recorrió y recorre derroteros que necesariamente y en calidad de “palabra de Dios” conduciría y conduce al clericalismo más exacerbado.

Por curiosidad, ¿quién paga tales manifestaciones, con sus desplazamientos y su complementariedad? ¿Les echan alguna mano diócesis como la de Almería que, por lo visto, oído y padecido, está abocada al desahucio con todas sus consecuencias “divinas y humanas”? ¿Reducirán sus viajes los obispos a quienes los medios de comunicación social sitúan siempre reunidos, o a punto de estarlo, haciéndolo además con sus entorchados, ritos, liturgia y prosopopeyas, palabra de origen helénico con nítidas referencias “a personaje “o persona que sobresale o destaca por algo”?

Son nuestros deseos más fervorosos los de que todo salga bien, con signo y carácter de lección catequística, por supuesto que con la participación semi litúrgica del mayor número posible de obispos y con la seguridad de que los “informadores religiosos” sepan contarlos, al igual que la asistencia de laicos y laicas, sin las exageraciones al uso oficial de este tipo de concentraciones. Estamos en tiempos sinodales y la Verdad merece y demanda sumo respeto.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba