La responsabilidad en tiempo de pandemia, guerra, migraciones e inflación ¿A dónde nos llevan? ¿A dónde vamos?

"Las dictaduras del siglo XX fueron y eran una barbaridad política pero no se sostenían en cuatro gatos como a veces lo entendíamos. Mediatizados por el miedo y la represión, no faltaban millones de personas que preferían esa organización irracional de la vida cívica"

"El instinto exculpatorio de todos es pensarnos como sujetos que somos llevados a donde no queremos; y es cierto, pero también somos sujetos que vamos hacia donde decimos no querer llegar. Es importante ampliar el foco antes de tirar la fotografía"

"La cuestión de a dónde vamos tiene que ver con la pregunta de si el final de la guerra, la nuestra por excelencia, y atender la pandemia, las migraciones y la inflación lo vamos a hacer con los sacrificios necesarios para acordar soluciones equitativas que alcancen a todos los pueblos, gentes, consumos y llantos"

¿A dónde nos llevan o a dónde vamos? Esta es la duda que desde el título surge al pensarnos en este tiempo de pandemia, guerra, migraciones e inflación. Lo lógico es pensar que nos llevan y no nos dicen a dónde; es más liviano.

Sin embargo no es descabellado advertir que nuestros gobernantes cuentan con más votos de los que muchos queremos. Las dictaduras del siglo XX fueron y eran una barbaridad política pero no se sostenían en cuatro gatos como a veces lo entendíamos. Mediatizados por el miedo y la represión, no faltaban millones de personas que preferían esa organización irracional de la vida cívica.

Nuestro viejo profesor de filosofía social recordada a menudo que entre estar seguros y ser libres, la mayoría elegiría, elegiríamos, estar seguros. Nos parecía una más en su gusto por sorprendernos, pero no. Tampoco en medio de prácticas terroristas que recién hemos vivido faltaban miles y miles de ciudadanos que las comprendían y aplaudían. Y no las pensaban referidas a países en situación de ocupación colonial por causa de unas riquezas que las grandes potencias ansiaban para sí, sino justificadas en una ideología nacional que exigían de todos para comenzar a vivir juntos. Todavía subsiste por ahí.

Política e ideologías
Política e ideologías

O sea, que las peores experiencias de la vida en común no siempre y sólo nos vienen forzadas desde los gobernantes y poderes ocultos, sino consentidas por muchos, de ahí la necesidad de decir a dónde vamos y a dónde nos llevan. El instinto exculpatorio de todos es pensarnos como sujetos que somos llevados a donde no queremos; y es cierto, pero también somos sujetos que vamos hacia donde decimos no querer llegar. Es importante ampliar el foco antes de tirar la fotografía.

Es imposible probar todo esto en unas pocas líneas. La cuestión de a dónde vamos tiene que ver con la pregunta de si el final de la guerra, la nuestra por excelencia, y atender la pandemia, las migraciones y la inflación lo vamos a hacer con los sacrificios necesarios para acordar soluciones equitativas que alcancen a todos los pueblos, gentes, consumos y llantos. O sea, que cualquier toma de posición personal y cívica sobre los cuatro retos sociales que he elegido conlleva un sacrificio para convivir con menos y de otro modo. Y de resultas, sólo así, vivir todos y bien.

Es un problema de equidad y austeridad compartida, de modo que situarnos bajo el primado absoluto de qué hay de lo mío, nos saca de cualquier solución que los demás deban aceptar como buena. Se la podrás imponer, si eres fuerte, pero convencer de tu derecho, no. Y así es imposible decir a dónde vamos juntos y fácil dramatizar sobre a dónde nos llevan. El drama no sería que nos llevan mal a todos, sino que nos llevan mal a nosotros. Esto es muy feo.

Tropas rusas en la frontera con Ucrania
Tropas rusas en la frontera con Ucrania

La cuestión de a dónde nos llevan, que para mí es prioritaria, explicados sus autoengaños en lo anterior, conlleva prácticamente las mismas condiciones. Todo lo que pretendemos es a la medida humana; quiero decir que no es correcto que se interprete lo que digo como idealista y así descartar compromisos. A la medida humana de las cosas significa con equidad concreta e histórica, con proporción de sacrificios según posibilidades, con acogida organizada de las personas por su condición de personas en estado de necesidad.

A la medida humana no es relativismo, no es que todo vale de cualquier modo que se dé o se logre, sino a la medida humana: la guerra hoy es un mal mayor en todos los casos, incluso cuando se define inevitable; las guerras no vienen solas ni estallan una mañana por sorpresa; la posición de potencia política y económica de un país en el mundo da votos a sus dirigentes y es a costa de otros países más débiles, siempre; las pandemias no surgen porque sí, ni son ajenas al modo de vida y desarrollo que afirmamos irrenunciable; la Tierra no se calienta por casualidad o a cuenta de los barrios y gentes más pobres; las energías y demás materias primas ya no ignoramos de dónde vienen, qué efectos produce su uso intensivo y qué poder de presión confieren a sus dueños y gestores; la inflación de precios con estancamiento no es una cosa que se resuelve tirando de la máquina de hacer billetes, sino maltratando a la mayoría más y más; la OTAN no resuelve los problemas nacionales y migratorios que cada uno de sus miembros tiene que abordar con memoria justa; la producción deslocalizada de bienes punteros o la producción de cereales y abonos está donde está, y si se necesitan, hay que pagarlos; no puede provocarse un conflicto para hacerlos propios; la gente que no tiene qué comer y dónde trabajar tiene que sobrevivir y esto hay que resolverlo con renuncias proporcionadas de todos con todos.

El que no lo entienda, ya sabe que tendrá que recurrir a la violencia y esto mismo, poco durará. A diario lo estamos viendo. A dónde vamos, a donde acordemos ir con equidad y sacrificios repartidos desde los más precarios; a dónde nos llevan, a donde se lo permitamos confiando en no ser los más perjudicados. Una lotería y un engaño.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba