La marquesa de Griñón traza un deslavazado pregón del Domund, con 'apagón informativo' de las OMP El 'pregón privado' de Tamara Falcó y su experiencia de "cinco días de misión"

Tamara Falcó, durante su pregón
Tamara Falcó, durante su pregón

"He buscado el significado de 'misión', en Google, no en el diccionario", arrancó la marquesa de Griñón. "Los misioneros son gente buenísima que se va a sitios recónditos para ayudar", explicó, confesándose fan de santa Teresita de Lisieux

"Jesús es lo máximo, Jesús es ese amigo que nunca te falla, que te quiere, que lo sabe todo sobre ti", apuntó, en una muestra más de ese 'Cristianismo guay' tan en boga en los últimos tiempos en nuestra Iglesia. "El Señor se fijó en mi, hija del marqués de Griñón, de Isabel Preysler, casados y divorciados tantas veces..."

El director nacional de OMP, José María Calderón, permitió el veto a los medios. No se permitió la entrada de periodistas ni fotógrafos al acto, celebrado en la Colegiata de San Isidro

Un 'pregón privado', al que no se permitió la entrada de medios de comunicación, ni preguntas antes ni después. Una marquesa del papel couché, que se permitió hablar en nombre de los misioneros y misioneras españoles antes de su fiesta grande, el Día del Domund. Tamara Falcó lanzó, desde la Colegiata de San Isidro, y sin más cámaras que las del streaming de Obras Misionales Pontificias, un deslavazado mensaje de apoyo a "tantos misioneros que gastan su vida por ir más allá".

"He buscado el significado de 'misión', en Google, no en el diccionario", arrancó la marquesa de Griñón. "Los misioneros son gente buenísima que se va a sitios recónditos para ayudar", explicó, confesándose fan de santa Teresita de Lisieux y tratar de dar su "pequeño testimonio, porque yo soy conversa sólo desde hace 13 años".

"Jesús es lo máximo, Jesús es ese amigo que nunca te falla, que te quiere, que lo sabe todo sobre ti", apuntó, en una muestra más de ese 'Cristianismo guay' tan en boga en los últimos tiempos en nuestra Iglesia. "El Señor se fijó en mi, hija del marqués de Griñón, de Isabel Preysler, casados y divorciados tantas veces...", explicó, antes de recordar sus "cinco días de misionera" en África. "A partir de entonces entendí mi misión, que era llevar a Cristo a todos los lugares, incluso a los lugares más frívolos, porque la gente tiene alma también".

Tamara Falcó, en el pregón del Domund
Tamara Falcó, en el pregón del Domund

Con todo, lo escandaloso del 'pregón privado' de la Falcó fueron las indicaciones previas, por parte de OMP (la gestión de José María Calderón deja mucho que desear, aunque el bien mayor, que son los misioneros, impiden casi siempre la crítica a cualquier iniciativa), a los medios de comunicación, fueron la gota que colmó el vaso. "Por la limitación de espacio y para garantizar la buena visibilidad de los asistentes, se retransmitirá en directo el acto por el canal de YouTube de OMP España en este enlace y no se permitirá la entrada de cámaras de televisión", decía una nota enviada a media mañana.

No sólo eso: "Al finalizar el acto OMP distribuirá fotografías de alta calidad de uso libre en este enlace, así que no se permitirá la entrada de reporteros gráficos". Ni cámaras, ni periodistas, pues "OMP ofrecerá posteriormente una nota de prensa con el pregón transcrito y en vídeo. Por ello, no se permitirá la entrada de periodistas que acudan al acto para cubrirlo". ¿Exigencias de la marquesa de Griñón? En todo caso, inexplicable, toda vez que la única razón para conceder a Tamara Falcó el privilegio de hablar en nombre de los misioneros y misioneras españoles era el de su repercusión mediática. Y para colmo, llegó tarde al acto, celebrado en la Colegiata de San Isidro.

"Una persona que nos pueda aportar valores", así explicó Calderón la elección de Tamara Falcó. "Lo hizo por amor a los misioneros y para servir a la Iglesia. Para que quede constancia, no nos cobra", incidió, glosando la labor de los mismos medios de comunicación como areópagos, el mismo día en que negaba la presencia de los medios en el pregón. "Ella está allí, y da fe de su fe, sin ningún tipo de pudor", explicó. "Nunca ha escondido la fe en público", señaló Calderón, quien 'nombró' a Tamara Falcó 'misionera'. "Tú estás en las periferias existenciales", barruntó. Para olvidar.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba