"El nacimiento de Jesús puso dicha en la pobreza, y dejó redimido el dolor" Santiago Agrelo: "Esta Navidad, enciende la luz de la fe y entra con ella en el misterio que celebras"

'Virgen del árbol seco', Museo Thyssen
'Virgen del árbol seco', Museo Thyssen

"La Palabra, por la que todo fue hecho, hoy se hizo carne, que es como si dijésemos que estrenó nacimiento y madre y calor de regazo, pequeñez y debilidad, caminos y fronteras"

Ha vuelto a nuestra vida la celebración anual del nacimiento de nuestro Señor Jesucristo, buena noticia para los pobres, principio de un mundo nuevo, memoria entrañable de una locura.

El ángel lo anunció así: “No temáis, os traigo la buena noticia, la gran alegría para todo el pueblo: hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un salvador, el Mesías, el Señor. Y aquí tenéis la señal: encontraréis a un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre”.

Admira la novedad. En esta noche, el Hijo de Dios, que por nosotros ha nacido, estrenó humanidad y necesidad, tiempo y fragilidad, pañales y pobreza, llanto y ternura. La Palabra, por la que todo fue hecho, hoy se hizo carne, que es como si dijésemos que estrenó nacimiento y madre y calor de regazo, pequeñez y debilidad, caminos y fronteras.

Pero no te quedes en la sola novedad de este nacimiento; enciende la luz de la fe y entra con ella en el misterio que celebras. Allí donde leíste que el Hijo de Dios estrenó lo que no era, entiendes que consagró lo que no era, lo santificó, lo bendijo, pues consagración, santificación, bendición son regalo que el cielo ofreció en esta noche a la humanidad, a nuestra necesidad, a todo tiempo, a cada fragilidad.

Pesebre en el Vaticano
Pesebre en el Vaticano

Este Hijo que se nos ha dado, el salvador que nos ha nacido, al tomar nuestra condición y hacer que fuese de Dios lo que era sólo del hombre, hizo divino el llanto, puso dicha en la pobreza, y dejó redimido el dolor.

En esta noche, revelado el misterio de la Virgen madre, anulada la fuerza de la antigua maldición, vuelve a ser fecunda la virginidad y santa la maternidad. Hoy la bendición vuelve a empapar la tierra y a cubrir con su sombra la desnudez del hombre. Hoy vuelve a ser sabroso y abundante el pan, y de nuevo se abre para todos el camino que desde la muerte lleva al árbol de la vida.

En esta noche, Dios nace hijo de la tierra, y el hombre amanece hijo del cielo; la tierra estrena divinidad y gloria, belleza y santidad, paz que le viene de lo alto, y pan que el cielo ha preparado para que coman los hambrientos de justicia.

Dichosos los pobres, porque Dios se ha hecho pobre para darles su Reino. Dichosos los pecadores, porque ha nacido para ellos la misericordia, la gracia, el perdón, la justicia, la santificación. Dichosos los justos, pues con este nacimiento les llega la recompensa.

Lo dirás con verdad si lo dices con fe: ¡Feliz Navidad! Esta divina locura de una pobreza dichosa sólo se vive en el país de la fe, allí donde es posible espiar los sueños de Dios, subirse a una fantasía, y plantar un jardín de Edén en el desierto del corazón. ¡Feliz Navidad!

La navidad no deja de lado la dificultad ni el sufrimiento
La navidad no deja de lado la dificultad ni el sufrimiento

Volver arriba