Sant'Egidio, los jesuitas y las scalabrinianas claman por acogida en un comunicado Corredores humanitarios: una "vía que debe seguirse", para expiar "la grave culpa" de Europa tras el incendio de Moria

Refugiados tras el incendio en Moria
Refugiados tras el incendio en Moria

Los tres movimientos eclesiales llaman a la acción "para salvar a las personas más vulnerables, empezando por los enfermos, las mujeres y los niños" que han quedado a la intemperie en la isla griega

Desde la perspectiva de su acompañamiento constante a los refugiados en campamentos y otros recursos, las organizaciones reclaman a Grecia y los países europeos vecinos la "integración de un número de personas que está ciertamente a su alcance"

La Comunidad de Sant'Egidio, el Servicio Jesuita a Refugiados y las hermanas misioneras de San Carlos Borromeo (scalabrinianas) han publicado un comunicado conjunto reclamando acogida para los refugiados.

Tras el devastador incendio en el campo de refugiados de Moria, en Lesbos, los tres movimientos eclesiales llaman a la acción "para salvar a las personas más vulnerables, empezando por los enfermos, las mujeres y los niños" que han quedado a la intemperie en la isla griega.

Desde la perspectiva de su acompañamiento constante a los refugiados en campamentos y otros recursos, las organizaciones reclaman a Grecia y los países europeos vecinos la "integración de un número de personas que está ciertamente a su alcance". Como el Papa Francisco en su saludo de ayer durante el Ángelus, el comunicado rechaza que el continente olvide la emergencia de miles de familias de refugiados.

Como la Unión Europea permita que las condiciones de los afectados por el incendio se conviertan, tras lo ocurrido, en "una nueva precariedad permanente", será "una grave culpa" para Europa, se lee en el mensaje. "Una vergüenza ante la historia".

Jesuitas en Europa
Jesuitas en Europa

Estructuras de acogida respetuosas

Lo que las tres organizaciones de Iglesia demandan "lo antes posible" para los evacuados del incendio de Moria es la acogida en "pequeñas estructuras, dotadas de servicios", a las que las oenegés tengan acceso para llevar su ayuda. Pero esas estructuras no pueden convertirse en permanentes, advierten los organismos. Llaman, al contrario, a "modificar el modelo" y apostar por los corredores humanitarios, que suponen un traslado seguro fuera de los campamentos de refugiados.

Desde 2016, cuando el Papa Francisco trasladó al Vaticano a decenas de refugiados a través de un corredor humanitario dispuesto por Sant' Egidio y la Limosnería Apostólica, la Iglesia defienden que esa es la "vía que debe seguirse para salvar a otros refugiados".

Refugiados protegidos por un corredor humanitario
Refugiados protegidos por un corredor humanitario

Volver arriba