El religioso, fallecido en noviembre, vivió en el subcontinente cinco décadas La India concede al jesuita español Carlos G. Vallés el premio Padma Shri de Literatura y Educación

Carlos G. Vallés
Carlos G. Vallés

El presidente indio, Ram Nath Kovind, se encargó de entregar el premio póstumo "al popularmente conocido como padre Vallés, un sacerdote y autor jesuita hispano-indio", según se anunció en la cuenta oficial de Twitter del Palacio presidencial

Nacido en Logroño en 1925, Vallés ingresó en la Compañía de Jesús en 1941 y tras los primeros estudios en Humanidades y Filosofía, fue enviado a la India en 1949, donde completó su formación en Matemáticas y Teología

Poco después de su muerte el 8 de noviembre de 2020, el primer ministro indio, Narendra Modi, ya había rendido tributo también al padre Vallés, "que se hizo querer por muchos, especialmente en Gujarat"

La India concedió este martes de manera póstuma el Padma Shri de Literatura y Educación, una de sus principales condecoraciones civiles por un "servicio distinguido", al jesuita, matemático y escritor español Carlos G. Vallés. El presidente indio, Ram Nath Kovind, se encargó de entregar el premio póstumo "al popularmente conocido como padre Vallés, un sacerdote y autor jesuita hispano-indio", según se anunció en la cuenta oficial de Twitter del Palacio presidencial.

Vallés, que falleció el pasado noviembre en Madrid a los 95 años, "vivió en la India durante cinco décadas y fue autor de varios libros sobre matemáticas en guyarati", la lengua del estado de Gujarat (oeste) donde se estableció, remarcó el mensaje. Poco después de su muerte el 8 de noviembre de 2020, el primer ministro indio, Narendra Modi, ya había rendido tributo también al padre Vallés, "que se hizo querer por muchos, especialmente en Gujarat".


Nacido en Logroño en 1925, Vallés ingresó en la Compañía de Jesús en 1941 y tras los primeros estudios en Humanidades y Filosofía, fue enviado a la India en 1949, donde completó su formación en Matemáticas y Teología. "Al llegar a la India me encontré como en mi casa. Mis amigos hindúes me dieron una explicación sencilla. Según ellos, en mi encarnación anterior yo había sido un indio en la India, y de ahí venía mi familiaridad", explicaba el propio Carlos G. Vallés en una autobiografía colgada en su página web.

El padre Carlos se dio cuanta pronto de que aunque con el inglés podía enseñar matemáticas (impartió clases entre 1960 y 1982 en la Universidad de San Javier en la ciudad de Ahmedabad), no le servía "para llegar al corazón" de la gente, por lo que se sumergió en el guyarati, algo que, según dijo, le "cambió la vida". "Dominar la lengua es asimilar la cultura", afirmó.

Así contribuyó a fundar la primera revista matemática en una lengua india, y editó el volumen sobre matemáticas en la enciclopedia oficial "Gnanganga", una importante labor que llevó a que le concedieran en 1978 la "Medalla de Oro Ranyitrám", el galardón más importante de la literatura y cultura guyarati.

Carlos G. Vallés en la India, en 2021.
Carlos G. Vallés en la India, en 2021. www.carlosvalles.com



Este humanista fue además un autor prolífico, con más de setenta libros en guyarati sobre sociedad, familia, religión, moral, psicología, matemáticas... y más de medio centenar en español. En su búsqueda de armonía religiosa, Vallés se hizo popular en Gujarat cuando empezó a escribir una columna semanal en el periódico de mayor tirada de la región, el Gujarat Samachar, "sobre valores humanos, sobre la paz, sobre la justicia", tomando como base las escrituras de las diferentes creencias.

Ese querer entender más a la gente humilde y sus tradiciones le llevó, según recordaba el propio padre Carlos en su autobiografía, a vivir como un vagabundo, pidiendo "limosna de hospitalidad de casa en casa en los barrios pobres", con los que se sentía "miembro de la familia por unos días hasta (...) ir a llamar a otra puerta".

"Iba y venía en bicicleta a la universidad para dar mis clases, pero por lo demás vivía plenamente con la familia que me tocaba en turno. Así viví diez años. Quizá eso sólo sea posible en la India", remarcó.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba