La Cátedra de la Caridad de la UCV se suma al Día del Migrante José Luis Sánchez: “Los migrantes son en sí mismos un tesoro y un valor”

El Papa saluda a unos pequeños, hijos de migrantes, en Nicosia
El Papa saluda a unos pequeños, hijos de migrantes, en Nicosia Vatican Media

La Cátedra de la Caridad de la Universidad Católica de Valencia tiene entre sus objetivos dar visibilidad y prestar atención a los más vulnerables, fomentando la concienciación en la sociedad de las necesidades de estas personas y su dignidad, mediante declaraciones, manifiestos, eventos de comunicación como vídeos divulgativos, jornadas y congresos

La Cátedra de la Caridad Santo Tomás de Villanueva de la Universidad Católica de Valencia se une a la celebración del día internacional del Migrante, que se celebra este sábado, recordando que “los migrantes son en sí mismos un tesoro y un valor, más allá de las valiosas aportaciones que realizan en las sociedades que los acogen”, según ha indicado D. José Luis Sánchez García, Vicario de Cultura y Relaciones Institucionales de la archidiócesis de Valencia y Director ejecutivo de la cátedra.

En diciembre del año 2000, la Asamblea General de la ONU, ante el aumento de los flujos migratorios en el mundo, proclamó el Día Internacional del Migrante, que busca concienciar sobre los derechos humanos y libertades fundamentales de los migrantes y sus familias. La ONU apuesta por que esta realidad creciente encuentre respuestas sostenibles en el mundo globalizado actual, consiguiendo una migración segura, ordenada y regular. Al respecto, D. José Luis Sánchez ha asegurado que “es cierto que la venida de migrantes tiene que estar regulada, por el bien de ellos y de nosotros, para poder salvar sus derechos y tener una buena convivencia con la comunidad que los acoge”.

Migrantes

El Santo Padre Francisco, en su visita a los refugiados del Centro de acogida e identificación de Mitilene (Lesbos), el pasado 5 de diciembre, ante la crítica situación que allí se vive, afirmó: “El Mediterráneo, que durante milenios ha unido pueblos diversos y tierras distantes, se está convirtiendo en un frío cementerio sin lápidas. Esta gran cuenca de agua, cuna de tantas civilizaciones, ahora parece un espejo de muerte. ¡No dejemos que el Mare Nostrum se convierta en un desolador Mare Mortuum, ni que este lugar de encuentro se vuelva un escenario de conflictos! No permitamos que este “mar de los recuerdos” se transforme en el “mar del olvido”. Hermanos y hermanas, les suplico: ¡detengamos este naufragio de civilización!”.

Sánchez ha apuntado que “no solo tenemos que ver las dificultades en las migraciones, sino también sus beneficios. Desde el máximo respeto al migrante, somos conscientes de la polémica en torno a este tema por las dificultades que conlleva, pero debemos ver la aportación que supone una persona que aparece ante nosotros por vez primera, llena de aspiraciones y de capacidades a compartir”.

Francisco, el Papa que mira a los ojos
Francisco, el Papa que mira a los ojos

En el mensaje del Ángelus del día de la Inmaculada, el Papa Francisco, al hacer referencia a su reciente viaje a Lesbos, dijo “miremos a los ojos a las personas descartadas que encontramos, dejémonos provocar por los rostros de los niños, hijos de migrantes desesperados. Dejemos que su sufrimiento nos excave dentro para reaccionar ante nuestra indiferencia; ¡miremos sus caras, para despertar del sueño de la costumbre!”.

El Vicario de Cultura y Relaciones Institucionales de la Archidiócesis de Valencia, D. José Luis Sánchez García, ha apuntado que “desde una mirada retrospectiva vemos la cantidad y la calidad de la aportación que los migrantes han supuesto para estas sociedades envejecidas”, señalando que “ellos son esperanza de vida y riqueza en muchas dimensiones, y no solo valoramos la contribución que realizan, sino a ellos mismos como personas. Cualquiera de nosotros que tuviera un familiar despojado de los medios para vivir, lucharía por ellos”.

La Cátedra de la Caridad de la Universidad Católica de Valencia tiene entre sus objetivos dar visibilidad y prestar atención a los más vulnerables, fomentando la concienciación en la sociedad de las necesidades de estas personas y su dignidad, mediante declaraciones, manifiestos, eventos de comunicación como vídeos divulgativos, jornadas y congresos.

Además, desarrolla una labor de investigación permanente a través de la línea Pobreza y Hambre, que reúne a más de 50 expertos investigadores, cuya labor científica, de carácter multidisciplinar, tiene como eje estructural la denuncia de la pobreza, el hambre y la destrucción de alimentos, así como la propuesta de soluciones sostenibles que puedan contribuir a la erradicación de estas carencias.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba