El limosnero papal, de Kiev a Leópolis y vuelta a Roma... en furgoneta Así fue la Navidad de Krajewski entre las bombas: "Misión cumplida"

Así fue la Navidad de Krajewski entre las bombas: "Misión cumplida"
Así fue la Navidad de Krajewski entre las bombas: "Misión cumplida"

El limosnero de regreso de Leópolis, tras su misión de una semana en Ucrania para llevar generadores eléctricos y camisetas térmicas, relata los momentos de fiesta que vivió en Kyiv, donde entregó la ayuda y se reunió con varias comunidades: "Aquí se sufre mucho por la falta de agua y electricidad"

"En Leópolis llevé todos los generadores y camisetas térmicas que pude. Luego, con el coche lleno de ropa térmica, llegué a Kiev y lo entregué todo a Cáritas. Empezaron a distribuirse en las distintas partes de Ucrania, especialmente en las zonas de guerra"

(Vatican News).- Vuelve a Roma con el camión vacío y el corazón lleno, el cardenal Konrad Krajewski tras haber concluido su misión en Ucrania, donde entregó generadores eléctricos y camisetas térmicas a la población en medio del frío y la oscuridad. Una vez más, desde el estallido de la guerra, el limosnero se ha convertido en mensajero de la caridad del Papa para con los habitantes del "martirizado" país.

Y fue precisamente el Papa, que ha estado en contacto permanente con el cardenal desde el inicio del viaje el pasado 17 de diciembre, quien quiso agradecérselo personalmente con un mensaje de voz, enviado desde un teléfono móvil: "El Santo Padre me envió un mensaje por WhatsApp. Estaba contento de "estar aquí", de estar cerca del pueblo ucraniano a través de su limosnero, de poder confirmar a la gente en su fe, de rezar con ellos, de estar con ellos, de comer con ellos, de sufrir con ellos, porque aquí todo el mundo sufre. Basta pensar en estos grandes edificios sin luz, sin agua, con gente que ni siquiera puede ir al baño", relata el cardenal a Vatican News por teléfono.

Krajewski entre los desplazados ucranianos

En camino hacia Roma

La línea va y viene y el cardenal está siempre en movimiento: el contacto con Krajewski tiene lugar en Kyiv, donde pasó la Navidad, en uno de los escasos momentos de descanso y con Wi-Fi disponible. En estas horas, el limosnero regresa a Leópolis -la primera parada de su viaje- y desde allí se dirigirá, conduciendo una furgoneta, a casa, a Roma. "He dado un poco de vueltas... Ahora emprendo el camino de Kyiv a Leópolis, donde me reuniré con los sacerdotes greco-católicos. Estoy listo para recorrer estos 2000 km hasta Roma".

El cardenal repasa los días que acaban de pasar, especialmente las vacaciones de Navidad transcurridas en la capital, al término de dos días de continuos traslados. "En Leópolis llevé todos los generadores y camisetas térmicas que pude. Luego, con el coche lleno de ropa térmica, llegué a Kiev y lo entregué todo a Cáritas. Empezaron a distribuirse en las distintas partes de Ucrania, especialmente en las zonas de guerra".

Navidad en Kyiv

"La noche de Navidad, por la tarde", cuenta el cardenal polaco, "fui a las afueras de Kyiv, a 80 kilómetros, a un lugar llamado Fastiv, donde hay dominicos que tienen una parroquia y un hogar para refugiados. Al principio de la guerra, mucha gente se alojaba con ellos y organizaron varios autobuses para sacar a la gente del país". A las 9 de la noche del 24 de diciembre, el cardenal celebró la misa: "Estábamos en la iglesia con generadores, no había luz, nos cuesta entenderlo... Cuando no hay luz, no hay calefacción, no se puede cocinar. Afortunadamente con el dinero enviado hace mes y medio al nuncio desde la Limosneria en nombre del Santo Padre, se compraron generadores grandes. Utilizamos uno de ellos para celebrar misa y dar luz a la casa donde están los refugiados".

Cena con voluntarios 

Antes de la celebración, se celebró una cena con un menú de comida ucraniana: "Pasamos dos horas juntos, me contaron historias que para mí son edificantes". Con Krajewski y los dominicos había también 150 voluntarios de diversas naciones y religiones. Chicos y chicas que "han formado una comunidad durante estos 300 días de guerra que ayuda, cocina, que 2-3 veces por semana va a Zaporiyia, Odesa, a llevar comida y ropa. Incluso algunas de las camisetas se las llevé a ellos y se las darán a los soldados ucranianos y a la gente que vive allí, que se quedó sin nada".

El Limosnero saluda a algunos fieles

El Limosnero saluda a algunos fieles

El Rosario del Papa

Para el cardenal fue un momento "bellísimo": "Había paz. Aunque estamos en un lugar a menudo bombardeado, había tranquilidad". A la misa asistieron unas 300 personas, que regresaron a sus casas antes de las 23.00 horas debido al toque de queda. Krajewski regaló a la comunidad un Rosario de perlas del Papa: "Pedí que cada familia, cada persona, allí presente, llevara este Rosario al menos 24 horas a su casa, aunque fueran de religiones diferentes, como signo de unión con el Santo Padre. Le expliqué que la Virgen no sólo dio a luz a Jesús, sino que estuvo ante la Cruz, por lo que sabe lo que significa el sufrimiento".

Ayuda espiritual y no sólo material es lo que el enviado papal llevó a Ucrania. El mensaje, es decir, de la "esperanza de resucitar" y de la "luz que Jesús trae al mundo, mientras que en Ucrania la oscuridad es total". "Cuando regresé a Kyiv - prosiguió el cardenal- "no se veía nada, es peligroso incluso caminar, todo es un obstáculo, además llovía... Todo el mundo está esperando que llegue el día, pensé que es como nosotros, los cristianos, que esperamos el nacimiento de Jesús para ver los caminos correctos por los que caminar".

"Misión cumplida"

También en Kyiv, el limosnero visitó a las Misioneras de la Caridad, las llamadas Hermanas de la Madre Teresa, que también participan en labores de ayuda. Dirigen un dormitorio con unas treinta personas, justo en la zona de guerra. Acogen a quienes han perdido a algún familiar y reciben a unas 150-200 personas tres o cuatro veces por semana para almorzar. "Celebré misa con ellos, luego almorcé en la Nunciatura y por la tarde fui a visitar otras comunidades religiosas: los capuchinos, las Hermanas de la Familia de Nazaret. Anduve un poco... Por todas partes se oía el ruido de los generadores. Muchos han venido de Italia gracias a la increíble generosidad de la gente. Todos los que hemos traído ya se han distribuido y están funcionando. Yo diría que la misión está cumplida.

El Limosnero papal con las Misioneras de la Caridad de Kyiv

El Limosnero papal con las Misioneras de la Caridad de Kyiv
Esta Navidad, Religión Digital
Volver arriba