Según un estudio recién publicado por UNICEF y la Universidad Pontificia Comillas Las víctimas ocultas de la trata: tres de cada cuatro no estarían siendo identificadas

Informe Unicef-Comillas sobre la trata
Informe Unicef-Comillas sobre la trata

José María Vera: "Hay casos que no llegan a formar parte de las estadísticas oficiales porque se investigan, por ejemplo, como agresión sexual, violencia de género o detención ilegal. La falta de un organismo que unifique los datos recogidos por los diferentes actores implicados, así como la falta de lenguaje compartido por todos ellos, lleva a unos datos irreales que dejan a muchas víctimas ocultas e invisibles, tanto a los ojos de las autoridades como a los de la sociedad en general”

Peticiones:

La creación de un Mecanismo de Derivación Nacional –con el que ya cuentan varios países de nuestro entorno- que maneje criterios unificados y al que lleguen todos los casos de trata.

La implantación del modelo de Estimación de Sistemas Múltiples en todo el territorio nacional para estimar la cifra oculta de víctimas de trata en España y operar en un marco común de conceptos, criterios de recogida y registro de datos.

Apostar por la innovación tecnológica –como la aplicación desarrollada en este estudio- y programas tecnológicos para combatir, a través de la tecnología, la explotación de personas.

El Instituto Universitario de Estudios sobre Migraciones (IUEM) de la Universidad Pontificia Comillas y Unicef España han presentado Cultura de datos en la trata de seres humanos, un informe con el que se quiere poner de manifiesto la necesidad de contar con datos fiables, completos y reales para abordar el problema de la trata en nuestro país.

“Los datos sobre esta problemática con los que contamos actualmente no reflejan la verdadera magnitud de este fenómeno en España”, asegura José María Vera, director ejecutivo de UNICEF España. “Hay casos que no llegan a formar parte de las estadísticas oficiales porque se investigan, por ejemplo, como agresión sexual, violencia de género o detención ilegal. La falta de un organismo que unifique los datos recogidos por los diferentes actores implicados, así como la falta de lenguaje compartido por todos ellos, lleva a unos datos irreales que dejan a muchas víctimas ocultas e invisibles, tanto a los ojos de las autoridades como a los de la sociedad en general”.

El estudio incide además en la escasa visibilidad de la infancia, ya que los datos oficiales resultan insuficientes para conocer y comprender cómo afecta esta forma de violencia a los niños y niñas. Según el Ministerio del Interior, en 2020 se identificaron en nuestro país 269 víctimas de trata, de las que 6 (el 2%) eran niños y niñas. Esto no coincide ni con la realidad que describen las propias víctimas (el 62% de las mujeres en procesos de trata con fines de explotación sexual aseguran haber sido iniciadas en la prostitución cuando eran menores de edad) ni con la que reflejan los medios de comunicación.

Trata
Trata

Por ello, el proyecto Cultura de datos en la trata de seres humanos se propuso estimar cuál es esa cifra oculta de víctimas de trata. A través de un proyecto piloto y mediante la adaptación del modelo estadístico de Estimación de Sistemas Múltiples (MSE), promovido por Naciones Unidas, se ha estimado la cifra oculta de víctimas de trata en la Comunidad de Madrid en el periodo 2015-2019. 

“Implementar el MSE requería de al menos 3 bases de datos procedentes de actores que tuvieran roles diferentes en la lucha contra la trata. Holanda es el país que hasta ahora ha logrado más bases de datos para aplicar el modelo, 6 concretamente. Nosotros hemos tenido la suerte de contar con los datos de 8 de las organizaciones no gubernamentales, entidades de la Administración Pública y autoridades invitadas a participar. Esto nos ha permitido trabajar con una base de datos robusta y fiable que, una vez depurada, nos permitió diseñar un algoritmo para estimar la cifra oculta de víctimas de trata”, explica María José Castaño, investigadora del Instituto Universitario de Estudios sobre Migraciones (IUEM) de la Universidad Pontificia Comillas. 

Este proceso ha revelado una serie de retos sistémicos sobre los que es necesario hacer una reflexión conjunta: la falta de consenso respecto a los conceptos a utilizar, y la ausencia de un organismo que unifique los datos que recogen los diferentes actores implicados. 

A partir de los resultados del proyecto piloto realizado en la Comunidad de Madrid, se ha estimado que en la región apenas se estaría observando el 26% de personas en procesos de trata, es decir, que el 74% de las víctimas queda oculto o invisible a ojos de las autoridades, las organizaciones, los medios y, en definitiva, de la sociedad. En el caso concreto de la infancia se estima que, por cada niño o niña víctima de trata observado, hay 5,7 sin observar. Estas estimaciones podrían extrapolarse al resto del país, aunque para hacer una estimación rigurosa sería necesario hacer este mismo ejercicio a nivel nacional.

Además, en este proyecto se ha desarrollado una aplicación para móvil y web en la que cada persona puede guardar datos e información sobre su identificación, orientada a facilitar los procesos burocráticos de protección y atención a víctimas de trata y mejorar la interoperabilidad entre las organizaciones que las protegen.

Qué sabemos y cómo lo contamos_Digital_Final by Jesús Bastante on Scribd

Si este proyecto piloto se implementara a nivel nacional, la trata podría dejar de ser una realidad invisible. Para ello, el informe recomienda, entre otras, las siguientes medidas:

  • La creación de un Mecanismo de Derivación Nacional –con el que ya cuentan varios países de nuestro entorno- que maneje criterios unificados y al que lleguen todos los casos de trata.
  • La implantación del modelo de Estimación de Sistemas Múltiples en todo el territorio nacional para estimar la cifra oculta de víctimas de trata en España y operar en un marco común de conceptos, criterios de recogida y registro de datos.
  • Apostar por la innovación tecnológica –como la aplicación desarrollada en este estudio- y programas tecnológicos para combatir, a través de la tecnología, la explotación de personas.

El informe llega tras más de dos años de trabajo de UNICEF España y el IUEM de la Universidad Pontificia de Comillas, que ya en 2017 publicaron Son niños y niñas, son víctimas. Situación de los menores de edad víctimas de trata en España, informe en el que abogaron por un enfoque de infancia a la hora de combatir la trata de personas y mejorar la identificación y registro de datos.

Primero, Religión Digital
Volver arriba