¡Gracias, Sor, por su testimonio! Sor María de Jesús Miranda, 75 años floreciendo en esta tierra cubana

Sor María de Jesús Miranda
Sor María de Jesús Miranda

Desde nuestra publicación RD nos hacemos eco de la gratitud a Dios Padre por la vida de la religiosa española Sor María de Jesús Miranda Juan José, quien cumple 75 años de servicio a la Iglesia cubana

Compartimos con nuestros lectores el mensaje que sus hermanas de comunidad han escrito con motivo de esta celebración

Sor María de Jesús Miranda Juanjo, desde el lunes 10 de febrero de 1947, desembarcó en el muelle del puerto habanero junto a otras Siervas de María que venían de España. Y, desde ese mismo día, ha permanecido en el Convento de 23 y F en el Vedado de La Habana. 

En aquella fecha tenía 19 años y, a los pocos días, ya salió a "asistir" a los enfermos en el mismo horario de los murciélagos, que salen cuando anochece y regresan al amanecer de una nueva jornada. 

Han transcurrido 75 años de FIDELIDAD al Señor Jesús, a la Iglesia, al carisma congregacional y a sus propias hermanas de comunidad, a la misión de hacer presente y actuante el Reino de Dios en Cuba. 

Sor María

Por eso, hoy damos gracias a Dios por Sor María de Jesús, ya que su "SI" al llamado de Jesús, al igual que el de María la Buena Madre, lo ha renovado durante 27,394 días (1) en medio de nuestro pueblo en actitud de servicio, primero junto al enfermo o enferma que estaba a su espera en su domicilio o en la sala de un hospital y, en estas dos últimas décadas, para acoger a tantos y tantos pobres y necesitados en la portería del Convento. 

¡Gracias, Sor, por su testimonio de amor y fidelidad como Sierva de María. Ministra de los enfermos! ¡Felicidades!

(1) Desde 1948 han transcurrido 19 años bisiestos. 

*El texto que compartimos hoy ha sido leído por las Siervas en la misa del 10 de febrero como celebración de los 75 años en Cuba de  Sor María de Jesús Miranda Juan José. La misma estuvo presidida por el Cardenal y Arzobispo de La Habana, Mons. Juan García

Sor María
Sor María

Primero, Religión Digital






























Volver arriba