Impiden salir del edifico al tres sacerdotes para sumarse a las protestas Realizan un acto de repudio frente al arzobispado de Camagüey

Arzobispado de Camagüey, 15N
Arzobispado de Camagüey, 15N

El 15N varios sacerdotes, religiosas y laicos católicos mostraron su deseo de salir acompañar una marcha pacífica para exigir varios derechos ciudadanos y reclamos como la libertad de los presos políticos

En diferentes provincias, turbas organizadas por el establishment en el poder, acudían con total impunidad a violentar a los que mostraron su deseo de protestar llenando de terror las zonas aledañas a las estancias de sus opositores

El Arzobispado de Camagüey recibió un acto de repudio que fue grabado y compartido en las redes. A tres sacerdotes católicos, Alberto Reyes, Rolando Montes de Oca y Castor Álvarez, se les impidió salir del edifio

Este tipo de acciones recibe el rechazo de la mayoría de la población en Cuba, pero aún así siguen siendo utilizadas con total impunidad

El 15 de noviembre varios sacerdotes, religiosas y laicos católicos mostraron su deseo de salir acompañar las demandas de un sector apreciable de la sociedad civil cubana que mostró su empeño en realizar una marcha pacífica para exigir varios derechos ciudadanos y reclamos como la libertad de los presos políticos.

El 15N se convirtió así en un día de violencia sostenida sobre los sectores que disienten del poder en la Nación. Los principales promotores de la marcha fueron sitiados con policías que le impedían salir bajo pena de prisión y el país mostró un ambiente de calma militarizada.

En diferentes provincias se sucedieron varios actos de repudio que dejaron un saldo de tristeza tatuada en el Alma de la Nación que vio como turbas organizadas por el establishment en el poder, acudían con total impunidad a violentar a los que mostraron su deseo de protestar dejando un registro de escenas de terror en las redes sociales al estilo de los inicios de esos actos de odio en la década del 80.

Cuba 15N

El Arzobispado de Camagüey recibió un acto de repudio que fue grabado y compartido en las redes, mostrando la bajeza de sus protagonistas que mostraban la satisfacción de defender la Revolución llenando de terror las zonas aledañas a las estancias de sus opositores.

En esta ciudad, tres sacerdotes católicos, Alberto Reyes, Rolando Montes de Oca y Castor Álvarez, habían publicado su propósito de salir a acompañar al pueblo durante la Marcha Cívica por el Cambio (#15N) en esa ciudad. Los tres tuvieron vigilancia policial y se les impidió salir del propio arzobispado pues de hacerlo serían apresados.

Este tipo de acciones recibe el rechazo de la mayoría de la población en Cuba, pero aún así siguen siendo utilizadas con total impunidad ante la falta de un ente civil separado de los intereses del poder que imponga un recurso legal para frenar a sus protagonistas. La Iglesia las ha denunciado a través de instituciones como la Conferencia Cubana de Religosas y Religiosos (CONCUR) por sus siglas.

Volver arriba