El establecimiento gestiona unos 40.000 productos, pero no los 'contrarios' a la moral católica Antidepresivos y antihemorroidales: los medicamentos más vendidos en la Farmacia Vaticana

Así es la Farmacia Vaticana
Así es la Farmacia Vaticana

Hamolind y Valium son los productos más reclamados por los clientes, de los que más de la mitad provienen de fuera del Vaticano

Fundada en 1874, la Farmacia Vaticana se ha robotizado, pasando de proveer exclusivamente a papas y cardenales a hacerlo a los más pobres: es la que gestiona, junto a la Limosnería, las vacunas anticovid-19

Hamolind y Valium. Un calmante para hemorroides (no disponible en Italia, por cierto) y un antidepresivo. Estos son los dos medicamentos más vendidos en la Farmacia Vaticana, según un curioso reportaje publicado por la corresponsal de Cope, Eva Fernández, estas Navidades.

Unos remedios que denotan varias cosas: una, que en la Curia vaticana pasan mucho tiempo sentados (no vamos a buscar otras explicaciones). Y dos, que la presión entre los muros de la Santa Sede es muy grande. Y que los curiales, pese a todo, son humanos. Y sienten, y padecen. Todo hay que decirlo: algo más de la mitad de sus clientes proceden del exterior de la Ciudad del Vaticano.

Gestionada desde 1874 por la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios para el servicio de los Papas y cardenales, hoy por hoy, cualquiera puede comprar en la Farmacia Vaticana, que en los últimos meses se ha robotizado, aunque sigue sin vender productos 'contrarios a la moral católica' (entendemos que preservativos y demás). 

En los últimos tiempos, además, se ha abierto a los más pobres: es desde la Farmacia Vaticana, en íntima colaboración con la Limosnería Apostólica, como llegan a los sin techo, refugiados e indigentes las vacunas contra la covid-19.

La Farmacia gestiona unos 40.000 artículos (entre medicamentos, parafarmacia, complementos y productos de higiene y dermocosmética) y recibe una media de 2.000 personas al día. "El equipo de farmacéuticos, religiosos Fatebenefratelli, almacenistas, dependientes y personal administrativo, como una gran familia, se ocupan cada día de acoger y servir a todas las personas que visitan la Farmacia", explican desde su web.

Primero, Religión Digital

Etiquetas

Volver arriba