El delegado pontificio contesta al fundador, que se negó a abandonar la comunidad El 'caso Bose' vuelve a enredarse: Cencini recuerda a Bianchi que está desobedeciendo al Papa

El Papa recibió al delegado pontificio antes de partir a Irak
El Papa recibió al delegado pontificio antes de partir a Irak

"Actué de pleno derecho y según lo dispuesto por la Santa Sede", resalta el delegado pontificio, recodando su reciente encuentro con Bergoglio

"Contrariamente a lo que afirmó Enzo Bianchi, ni el Decreto ni el Préstamo de uso contienen prohibición alguna de 'llevar una vida monástica', sino únicamente de 'fundar comunidades, asociaciones u otras agregaciones eclesiales'"

Nuevo (y doloroso) capítulo en el 'caso Bose'. Después de más de un año de negociaciones, y cuando estaba lista la salida de su fundador, Enzo Bianchi, a la abadía de Cellole, el iniciador de la comunidad se destapó con una carta abierta en la que acusaba a Roma de incumplir las condiciones pactadas para su salida, al tiempo que arremetía contra el delegado pontificio, Amadeo Cencini, asegurando que les colocaba en "una condición de precariedad radical" e, incluso, con la "permanente angustia de ser expulsados en cualquier momento y por cualquier motivo".

La carta de Bianchi, además, veía la luz en pleno viaje del Papa a Irak, y después de que se supiera que, justo antes de emprender camino al país de Abraham, Bergoglio había recibido a Cencini para darle su apoyo en el conflicto.

Correcta comprensión de los hechos

Precisamente, ésta es la base de la respuesta de Cencini, quien ha emitido una nota de prensa para "una correcta comprensión de los hechos". En ella, echa por tierra los argumentos de Bianchi, especialmente en lo tocante a las condiciones del préstamo de Cellole y el uso de sus tierra. Además, deja claro que dichas condiciones responden a "los requisitos del Santo Padre".

La Santa Sede expulsa a Enzo Bianchi de la Comunidad de Bose
La Santa Sede expulsa a Enzo Bianchi de la Comunidad de Bose

"Actué de pleno derecho y según lo dispuesto por la Santa Sede", resalta el delegado pontificio, recodando su reciente encuentro con Bergoglio. 

La nota pública del máximo responsable actual de Bose recalca que todas las acciones tomadas por Roma buscaban "una solución para afrontar las dificultades expresadas por el hermano Enzo en obedecer el decreto del 13 de mayo". Una solución que, asegura Cencini, Bianchi aceptó en noviembre. "En un correo electrónico del 5 de noviembre al Prior, fr. Enzo afirma: 'La respuesta es la que de inmediato le doy oralmente y luego transcribo en el resumen que le envié a usted y al delegado [...] La mía es un sí, con las observaciones que se hacen sobre la condición de los hermanos que irán al Cellole, y el estatus de la propia fraternidad'". 

Al día siguiente, en cambio, "el hermano Enzo se niega a firmar un acuerdo que especifique dicho consentimiento", algo que sí hace el 20 de noviembre, y que se refleja en el decreto del comisario del 4 de enero.

"El 13 de enero siguiente, Enzo Bianchi escribió en un correo electrónico al Delegado Pontificio: 'Estoy de acuerdo en ir a Cellole como pide el decreto, pero hago preguntas sobre cómo implementarlo'. El 18 de enero, envío al fr. Enzo las respuestas a sus preguntas", prosigue el relato de Cencini, que añade que el decreto "especifica que la mudanza a Cellole debe completarse antes del 16 de febrero (por lo tanto, más de un mes después) y especifica que los plazos intermedios se comunicarán más tarde". 

Todos cumplen, los hermanos designados viajan a Cellole y otros muestran su voluntad de acompañar en su retiro a Enzo Bianchi. El 8 de febrero, "recibieron las propiedades bajo la custodia de los hermanos Bose allí presentes, quienes entre el 9 y el 10 de febrero regresaron a Bose o a alguna de las otras Fraternidades de Bose".

Cencini, recibido por el Papa
Cencini, recibido por el Papa

No se le puede expulsar

Sin embargo, Bianchi se niega a ir, aduciendo "no conocer la identidad ni el número de os hermanos ni hermanas que irían a vivir con él". Algo que, según Cencini, no es correcto, como tampoco que el decreto incluye la posibilidad de "expulsarle" después de su entrada.

"Contrariamente a lo que afirmó Enzo Bianchi, ni el Decreto ni el Préstamo de uso contienen prohibición alguna de 'llevar una vida monástica', sino únicamente de 'fundar comunidades, asociaciones u otras agregaciones eclesiales'", recalca el delegado pontificio, quien añade que el préstamo gratuito del uso de la abadía incluye "todos los gastos de uso (...) así como los costos ordinarios de mantenimiento de las propiedades".  

¿Volverá a responder Bianchi? Veremos.

Por una Iglesia mejor informada.
Solo gracias a tu apoyo podemos seguir siendo un medio de referencia.
Hazte socio/a de Religión Digital hoy

Etiquetas

Volver arriba