Obispos Moreschi, misionero en Etiopía y Mons. Ma, único obispo de etnia mongol Fallece un obispo por coronavirus y otro por edad (101 años)

Obispos Moreschi, misionero en Etiopía y Mons. Ma, único obispo de etnia mongol
Obispos Moreschi, misionero en Etiopía y Mons. Ma, único obispo de etnia mongol

Los salesianos lloran a Monseñor Angelo Moreschi, fallecido tras el contagio de Covid-19. Por años vivió en el país del Cuerno de África, junto a la gente de las aldeas más remotas

Obispo no oficial desde 1983 a 2005, Mons. Giuseppe Ma Zhongmu Tegusbeleg, de 1958 a 1969 fue obligado a trabajos forzados por no someterse a la Asociación patriótica

Mons. Ma se había retirado en 2005 y vivía como pastor de la parroquia de Chengchuan (Mongolia interior), su país natal. Falleció ayer a la edad de 101 años

(Vatican News/AsiaNews).- La vocación de Monseñor Angelo Moreschi, fallecido tras el contagio de Covid-19, era la de asistir a quien sufría el hambre, vivía en la miseria, en la carestía o en la enfermedad. Y para ello, Monseñor Angelo Moreschi había elegido vivir en uno de los países más pobres del mundo, Etiopia.   

Nacido en Nave, provincia italiana de Brescia, el 13 de junio de 1952, asistió al noviciado salesiano de Albarè. Hizo sus primeros votos religiosos el 1 de septiembre de 1974, los votos perpetuos en Cremisan (Israel) el 15 de agosto de 1980 y fue ordenado sacerdote el 2 de octubre de 1982 en Brescia.

Su compromiso en la fundación de misiones

Como misionero, primero fue enviado a la misión salesiana de Dilla, a 500 Km. de la capital Addis Abeba, luego, después de 18 años, y tras fundar misiones con escuelas, granjas y escuelas de formación profesional, en el año 2000 llegó a asumir la responsabilidad de la Prefectura Apostólica de Gambella, la capital de la región del Ilubador. Allí también, su compromiso y dedicación lo llevaron a crear nuevas misiones con escuelas, granjas, pozos e incluso la gestión de un hospital.

La predilección por los más pequeños

En su misión de Prefecto, primero, y luego como Vicario Apostólico, Mons. Moreschi siguió encarnando la predilección salesiana por los pequeños, acompañándola con un espíritu práctico y un fuerte celo apostólico. La comunidad Salesiana llora al hermano y pastor de carácter jovial y afable. Quienes lo conocieron, recuerdan que durante sus visitas a las aldeas, a donde llegaba en maltrechos automóviles o en lancha, distribuía galletas multivitamínicas a los niños desnutridos.

La Pascua en la Fiesta de la Anunciación

El obispo Moreschi sirvió a sus hermanos como salesiano durante 46 años, como sacerdote durante 38 y como obispo durante más de 10, hasta que su físico ya debilitado por la diálisis y el diabetes fue agredido por el coronavirus.

La noticia de su muerte fue dada por don el director de la Casa Salesiana de Nave, Don Erino Leoni, describiendo cómo la agonía del pastor afectó a toda la comunidad.

La salud de Monseñor Moreschi empezó a agravarse a partir del 19 de marzo pasado, con fiebre y crisis respiratorias que lo llevaron a la internación en el Hospital de Brescia, donde falleció en la noche del 25 de marzo, en la Fiesta de la Anunciación. Después de prodigar todas sus fuerzas y todo lo que tenía por la tierra de Gambella y su gente.

Mons. Giuseppe Ma Zhongmu Tegusbeleg, único obispo de etnia mongol, falleció ayer a la edad de 101 años

Mons. Ma era un obispo no oficial, no reconocido por el Estado chino, que lo consideraba sólo como un simple sacerdote. Para la Santa Sede él fue obispo de Ningxia, una diócesis que abraza parte de la región autónoma de Ningxia, parte de Shaanxi septentrional y parte del norte de Mongolia interior.

Mons. Ma se había retirado en 2005 y vivía como pastor de la parroquia de Chengchuan (Mongolia interior), su país natal.

Los datos difundidos por su diócesis son escasos. Él nació en Chengchuan el 1° de noviembre de 1919; estudió teología en Datong (Shanxi) y fue ordenado sacerdote el 31 de julio de 1947. Después de algunos años de estudio en la universidad católica d Fu Ren (entonces en Beijing), desarrolló su ministerio sacerdotal en  Zhongwei y en Hohhot. En 1958, por haber rechazado pertenecer a la Asociación patriótica, fue condenado a trabajos forzados y calificado como “contra-revolucionario”. Liberado en 1969, volvió a su país natal, donde trabajó como obrero en un establecimiento de conservación de agua. Rehabilitado en 1979, en 1980 volvió a su ministerio. El 8 de noviembre de 1983 fue consagrado obispo no oficial de Ningxia, se retiró en 2005.

Según el necrologio de su diócesis, Mons. Ma logró traducir el Misal romano en lengua mongol y lo había presentado en el vaticano para su aprobación. Pero lamentablemente “nadie en el Vaticano conocía la lengua mongol” y la traducción no obtuvo la aprobación.

Volver arriba