El jesuita experto en ecología premiado por el Vaticano pide compromisos concretos de la Iglesia Jaime Tatay, sobre la ecología de los católicos: "Un aprobado raspado, con potencial de notable alto en un breve"

Jaime Tatay
Jaime Tatay

Son las palabras del jesuita español Jaime Tatay, profesor de la Facultad de Teología de Comillas, premiado por la fundación vaticana 'Centesimus Annus pro Pontifice' por su libro sobre ecología integral

Ha afirmado que ha habido un cambio de tono en este tema en la Iglesia, pero que ahora hay que traducirlo "en compromisos concretos"

Tatay recibe este premio con "sorpresa" y "alegría", y destaca "la urgencia" que supone el reto de la sostenibilidad no sólo para la economía y las finanzas, sino "para el conjunto de la sociedad y que requiere por tanto de una respuesta global, integral y articulada"

Por otro lado, señala que, desde el Vaticano, el Papa Francisco ha hecho una llamada de emergencia "fundamental" con la encíclica 'Laudato si'

El jesuita español Jaime Tatay, profesor de la Facultad de Teología de Comillas, que ha sido premiado por la fundación vaticana 'Centesimus Annus pro Pontifice' por su libro 'Ecología integral. La recepción católica del reto de la sostenibilidad. 1891 (Rerum Novarum) - 2015 (Laudato Sì)', ha afirmado que ha habido un cambio de tono en este tema en la Iglesia, pero que ahora hay que traducirlo "en compromisos concretos".

"Hasta hace poco estos temas generaban indiferencia o rechazo, tanto dentro como fuera de la Iglesia. El cambio en el tono y en el discurso de la mayoría de los católicos no es un cambio pequeño, aunque habrá que traducirlo en compromisos concretos", ha subrayado el sacerdote español horas antes de recibir el premio de la entidad del Vaticano que lleva casi tres décadas aplicando los principios de la Doctrina Social de la Iglesia al ámbito de la economía, la sociedad y la política.

Tatay recibe este premio con "sorpresa" y "alegría" porque, según ha asegurado en una entrevista con Europa Press, supone el reconocimiento de un trabajo de muchos años y destaca "la urgencia" que supone el reto de la sostenibilidad no sólo para la economía y las finanzas, sino "para el conjunto de la sociedad y como signo de respecto y cuidado de la creación y de las futuras generaciones".

"Es una cuestión que ya está afectando a nuestro mundo, como podemos ver en los medios de comunicación casi a diario, y que requiere por tanto de una respuesta global, integral y articulada", incide.

En el ensayo 'Ecología integral. La recepción católica del reto de la sostenibilidad' Tatay adopta una perspectiva histórica para analizar en detalle el modo como el pensamiento social cristiano ha ido integrando los diversos problemas socio-ambientales que emergen a partir de la década de 1960 hasta nuestros días. Una de las tesis principales del libro, en sus propias palabras, es que

"La cuestión del cuidado, de la ecología, aunque parezca nueva, tiene profundas raíces en la reflexión cristiana"

Para el jesuita, el cambio de opinión vivido en la sociedad en relación a este tema se ha vivido en la Iglesia de un modo similar ya que progresivamente se ha ido tomando conciencia de la importancia del tema, especialmente entre los más jóvenes". Si bien asegura que esta nueva sensibilidad no siempre se refleja en cambios personales ni "permea la cultura institucional".

Tras constatar que en la Iglesia la percepción de la urgencia del tema de la sostenibilidad "cambia dependiendo del lugar", Tatay apunta que la labor de sensibilización y el trabajo de transformación de hábitos y de la cultura institucional son siempre lentos, por lo que hay que combinar esa urgencia "con la paciencia y la pedagogía".

"En este tema la Iglesia no está en la vanguardia, sino que avanza al ritmo de la sociedad, y a menudo por detrás de ella. Esto daría para un aprobado bastante raspado, aunque con potencial para llegar a un notable alto en un breve plazo de tiempo si nos lo tomamos en serio", ha dicho.

Por otro lado, señala que, desde el Vaticano, el Papa Francisco ha hecho una llamada de emergencia "fundamental" con la encíclica 'Laudato si'. "La fuerza y claridad con que se llama al compromiso por la justicia social y el cuidado de la casa común la han convertido en un documento de referencia, inspirador y motivador, no sólo para los cristianos. Es uno de los documentos más citados en toda la historia del pensamiento social cristiano", sintetiza.

Preguntado por los que dentro de la Iglesia cuestionan el cambio climático, en concreto buena parte de los conservadores estadounidenses, los llamados 'neocons', Tatay considera que los que más han negado la evidencia científica "no son los católicos, sino algunos grupos pentecostales y evangélicos". Así, especifica que entre aquellos católicos que cuestionan el discurso medioambiental, los motivos principales que esgrimen en contra de la "necesaria" transición ecológica "no son científicos, sino más bien políticos o de tipo económico".

"Es obvio que entre los 1.350 millones de católicos que hay en el mundo encontramos de todo, pero el cuestionamiento no creo que sea generalizado. En mi opinión, la oposición a Francisco, como ha sucedido a lo largo de la historia con otros pontífices en relación con otras cuestiones (no olvidemos que la Rerum novarum de León XIII en su tiempo fue también muy discutida) no se debe tanto a la cuestión ecológica, sino que responde a otros motivos y posicionamiento ideológicos", concluye.

Ecología

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba