El que fuera auditor general del Vaticano fue despedido por Becciu en 2017 Milone reclama a la Santa Sede 9,3 millones de euros por daños y perjuicios

Libero Milone con el Papa
Libero Milone con el Papa Agencias

Milone, de 74 años, ex presidente y consejero delegado de Deloitte en Italia, fue nombrado por el papa Francisco en 2015 como parte de un esfuerzo por sanear las finanzas del Vaticano y adecuar los procedimientos contables a las normas internacionales de responsabilidad y transparencia

El cardenal arzobispo Angelo Becciu, que entonces era el número dos de la Secretaría de Estado del Vaticano, su departamento más importante, le ordenó dimitir en 2017

"Hicimos lo correcto, nunca espiamos, fuimos honestos, hicimos lo que teníamos que hacer, pero desgraciadamente lo que tuvimos que hacer fue muy embarazoso"

El primer auditor general del Vaticano y su adjunto, Libero Milone y Ferruccio Panicco, respectivamente, nombrados en 2015 y despedidos dos años después, han demandado a la Santa Sede por 9,3 millones de euros en concepto de daños y perjuicios, alegando que fueron despedidos tras descubrir irregularidades financieras.

El portavoz del Vaticano, Matteo Bruni, dijo el jueves que no tenía comentarios sobre la demanda, que fue abierta la semana pasada en la fiscalía del Vaticano por los abogados de Libero Milone y Ferruccio Panicco.

Milone, de 74 años, ex presidente y consejero delegado de Deloitte en Italia, fue nombrado por el papa Francisco en 2015 como parte de un esfuerzo por sanear las finanzas del Vaticano y adecuar los procedimientos contables a las normas internacionales de responsabilidad y transparencia.

Libero Milone
Libero Milone Agencias

El cardenal arzobispo Angelo Becciu, que entonces era el número dos de la Secretaría de Estado del Vaticano, su departamento más importante, le ordenó dimitir en 2017.

Becciu declaró a Reuters en 2017 que Milone "iba en contra de todas las normas y espiaba la vida privada de sus superiores y funcionarios, incluido yo". Milone niega la acusación, diciendo que sólo buscaba información que tenía derecho a ver como auditor general.

"Hicimos lo correcto, nunca espiamos, fuimos honestos, hicimos lo que teníamos que hacer, pero desgraciadamente lo que tuvimos que hacer fue muy embarazoso", dijo Milone en una reunión informativa en las oficinas de sus abogados en Roma.

El cardenal Becciu, en el Consistorio de este sábado
El cardenal Becciu, en el Consistorio de este sábado

El Papa Francisco despidió a Becciu en 2020. Actualmente es uno de los 10 acusados en un juicio del Vaticano por cargos de corrupción y malversación relacionados con la compra de un edificio en Londres. Todos niegan haber actuado mal.

La fiscalía del Vaticano reabrió recientemente una investigación sobre los hechos ocurridos en el momento de su renuncia en 2017. Milone dijo que ha sido citado para comparecer la próxima semana dentro de la compra-venta fraudulenta del edificio de Londres. 

Te regalamos ‘Pasado, presente y futuro del Opus Dei’
Volver arriba