Rinde homenaje a los misioneros que "queman sus vidas por el Reino y no salen en los periódicos" El Papa denuncia el hambre que pasan los niños de Yemen, Siria o Sudán del Sur: "La comida no es propiedad privada"

'Danos el pan de cada día'
'Danos el pan de cada día'

“Jesús nos enseña a pedirle al padre el pan cotidiano. Y Nos enseña a hacerlo unidos a tantos hombres y mujeres para los que esta oración es un grito -a menudo sofocado en su interior-"

“Cuántas madres y padres, todavía hoy, van a dormir con el tormento de no tener mañana el pan suficiente para sus propios hijos”

"Invitados a sentir en 'mi hambre' también el hambre de muchos que hoy en día carecen aún de lo necesario"

"Sor María Concetta Esu tiene 85 años y desde hace casi 60 es misionera en Africa, donde presta servicio como doctora”

En una catequesis más sobre el Padrenuestro, el Papa Francisco invita a compartir el pan de cada día y denuncia la situación de tanto sniños hambrientos en el mundo, especialmente en Yemen, Siria y Sudán del Sur, asi como la angustia de muchos padres que no pueden dar el pan a sus hijos. Francisco también recordó que celebrará una liturgia penitencial e invitó a las iglesias del mundo a mantener sus puertas abiertas para que la gente pueda acercarse al sacramento de la misericordia.

Al final de la audiencia, en un gesto inesperado, el Papa presentó a los peregrinos en Roma a una monja extraordinaria. Le regaló un rosario y una bendición especial parea ella y para todos los misioneros "que queman su vida por el Reino y no salen en los periódicos".

“Hoy tenemos la alegría de tener con nosotros a una persona que tengo la alegría de presentárosla

"Sor María Concetta Esu tiene 85 años y desde hace casi 60 es misionera en Africa, donde presta servicio como doctora”

“La conocí en Bangui., donde ayudó a nacer a muchísimo niños”

“Está en Roma y pensé aprovechar parea darle un signo de reconocimiento y darle un gran gracias por su testimonio”

“En mi nombre y en el de la Iglesia te ofrezco un signo de nuestro afecto, por todo lo que has hecho”

“Con este gesto, dedicado a ti, reconocimiento a todos los misioneros y misioneras, sacerdotes, religiosos y laicos, que expanden el Reino de Dios”

Quemáis la vida sembrando la palabra de Dios con vuestro testimonio”

“En este mundo, no sois noticia en los periódicos”

“El cardenal Hummes y cada vez que llega a la Amazonía va a los cementerio y visita las tumbas de los misioneros. Me dijo: 'Todos ellos merecen ser canonizados. Han quemado la vida en el servicio”

"Sor Maria Concetta volverá a África”

El Papa besa a Sor María Concetta
El Papa besa a Sor María Concetta


Lectura del Evangelio de Mateo: “Como se hizo tarde, se acercaron los discípulos a decirle: «Estamos en despoblado y es muy tarde, despide a la multitud para que vayan a las aldeas y se compren de comer.» Jesús les replicó: «No hace falta que vayan, dadles vosotros de comer.» Ellos le replicaron: «Si aquí no tenemos más que cinco panes y dos peces.» Les dijo: «Traédmelos.» Mandó a la gente que se recostara en la hierba y, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos; los discípulos se los dieron a la gente”.

Algunas frases de la catequesis del Papa

“Pasamos hoy a analizar la segunda parte del Padre nuestro”

“Comienza con una palabra cotidiana: el pan”

“Danos el pan de cada día”

“No somos autosuficientes y necesitamos alimentarnos todos los días”

“La vida diaria puede convertirse en oración”

“Jesús nunca pasa indiferente ante las peticiones y dolores de la gente”

“Jesús nos enseña a pedirle al padre el pan cotidiano. Y Nos enseña a hacerlo unidos a tantos hombres y mujeres para los que esta oración es un grito -a menudo sofocado en su interior-que acompaña el ansia de cada día”

Le regalan un balón al Papa

“Cuántas madres y padres, todavía hoy, van a dormir con el tormento de no tener mañana el pan suficiente para sus propios hijos”

“Imaginemos esta oración rezada no en la seguridad de un cómodo apartamento, sino en la precariedad de una instancia donde falta lo necesario para vivir”

“La oración cristiana parte de la realidad, del corazón y de la carne de las personas que viven en la necesidad”

“Pan y lo necesario para vivir: trabajo, casa,. Medicinas...”

“El Pan de la oración no es mi pan sino nuestro pan”

“Para todo el mundo”

“Si Dios es nuestro Padre, ¿cómo podemos presentarnos ante Él sin lo demás?”

“Esta oración contiene una actitud de empatía, de solidaridad”

“En mi hambre siento el hambre de la multitud”

Audiencia con lluvia en Roma

“Así educa Jesús a su comunidad y a su Iglesia”

“Nos hará bien detenernos un poco y pensar en los niños que pasan hambre”

“En los niños que están en países en guerra, los niños hambrientos en Yemen, Siria y en tantos países donde no hay pan...En el Sudán del Sur...Pensemos en estos niños. Y pensando en ellos, digamos juntos, en voz alto, la oración: Padre, danos hoy el pan de cada día...Otra vez”

“El pan regalado para la Humanidad no puede ser comido sólo por uno”

“El amor no puede permitir que el pan no se comparta”

“La comida no es propiedad privada”

“Lo importante de la escena del Evangelio no es tanto la multiplicación, sino el compartir”

El Papa besa a un niño

Texto íntegro del saludo del Papa en español

Queridos hermanos y hermanas:
En la catequesis de hoy pasamos a considerar la segunda parte del Padrenuestro, en la que presentamos a Dios nuestras necesidades. La primera es la del pan, que significa lo necesario para la vida: alimento, agua, casa, medicinas, trabajo. Es una súplica que surge de la misma existencia humana, con sus problemas concretos y cotidianos, que pone en evidencia lo que a veces olvidamos: que no somos autosuficientes, sino que dependemos de la bondad de Dios.

Los Evangelios nos muestran que para mucha gente el encuentro con Jesús se da, precisamente, a través de una súplica, de una necesidad: desde la más elemental, la del pan, hasta otras no menos importantes, como la liberación y la salvación.

En la invocación: «Danos hoy nuestro pan de cada día», Jesús nos enseña a pedir al Padre el pan cotidiano, unidos a tantos hombres y mujeres, para quienes esta oración es un grito doloroso que acompaña el ansia de cada día, porque se carece de lo necesario para vivir. Por eso Jesús nos invita a suplicar “nuestro” pan, sin egoísmos, en fraternidad. Porque si no lo rezamos de esta manera, el Padrenuestro deja de ser una oración cristiana. Si decimos que Dios es nuestro Padre, estamos llamados a presentarnos ante Él como hermanos, unidos en solidaridad y dispuestos a compartir el pan con los demás; en definitiva, a sentir en “mi hambre” también el hambre de muchos que hoy en día carecen aún de lo necesario.
***
Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española venidos de España y Latinoamérica. Pidamos al Señor que no nos haga faltar nuestro pan cotidiano, y nos ayude a comprender que este no es una propiedad privada sino, ayudados por su gracia, es providencia para compartir y oportunidad para salir al encuentro de los demás, especialmente de los pobres y necesitados. Que Dios los bendiga. Muchas gracias
.

Audiencia papal

Volver arriba