Misa por el 30º aniversario de relaciones diplomáticas vaticano-armenias Parolin: "Por la paz en Armenia, en Ucrania y en todo el mundo"

Parolin y el Ministro del Exterior de Armenia,  Ararat Mirzoyan
Parolin y el Ministro del Exterior de Armenia, Ararat Mirzoyan

El cardenal secretario de Estado presidió la celebración del 30º aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre la Santa Sede y la República de Armenia

La paz es el don más deseado. Parolin evoca a otro gran testigo y artífice de la paz de Cristo, "San Gregorio de Narek, a quien proclamé Doctor de la Iglesia. También se le podría llamar 'doctor de la paz'"

En la ceremonia en la Basílica de Santa María la Mayor estuvo presente el Ministro de Asuntos Exteriores de Armenia, Ararat Mirzoyan

El Secretario para las Relaciones con los Estados subrayó que la reciente apertura de la Nunciatura Apostólica en Ereván es un importante testimonio del modo en que la Santa Sede y Armenia están desarrollando relaciones amistosas y sinceras

(Vatican News).- "Recemos por la paz en Armenia, pidamos la paz en Ucrania y en todo el mundo. Todos estamos llamados a renovar nuestro compromiso cotidiano de ser instrumentos de paz". Este fue el ruego formulado durante la "Santa Misa por la Paz en Armenia", presidida en la Basílica de Santa María la Mayor por el Secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, con motivo del 30º aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre la República de Armenia y la Santa Sede.

El vínculo entre la Santa Sede y el pueblo armenio

En su homilía, el cardenal recordó que el año pasado se inauguró la Nunciatura Apostólica en Ereván, "un signo importante de cómo la Santa Sede y Armenia desarrollan continuamente sus relaciones de manera amistosa y seria en diversos campos".

Otro aspecto significativo de las relaciones entre Armenia y la Santa Sede es el "diálogo respetuoso entre la Iglesia Católica y la Iglesia Apostólica Armenia". Esto, dijo el Cardenal Parolin, fue un aspecto muy importante de los encuentros del Papa Francisco con Karekin II, Catolicós y Patriarca Supremo de todos los armenios. El vínculo especial entre la Santa Sede y el pueblo armenio, subrayó el Secretario de Estado, lo atestigua también la Comunión Eclesiástica concedida por el Papa Francisco a Su Beatitud Raphaël Bedros XXI Minassian, tras su elección el año pasado como Patriarca de Cilicia de los Armenios.

Favorecer los vientos de paz en el Cáucaso

La paz es el don más deseado. "En la oración de hoy -dijo el cardenal Parolin- nos guiamos por el gran santo de la Iglesia armenia, San Gregorio de Narek, cuya memoria ha sido incluida por el papa Francisco en el Calendario Romano General. El cardenal recordó en particular las palabras pronunciadas por el Papa Francisco durante el encuentro ecuménico y la oración por la paz en Ereván, en el marco del viaje apostólico a Armenia en 2016:

"En esta perspectiva, quisiera evocar a otro gran testigo y artífice de la paz de Cristo, San Gregorio de Narek, a quien proclamé Doctor de la Iglesia. También se le podría llamar "doctor de la paz". "Hoy -añadió el cardenal Parolin- confiamos nuestra oración a la intercesión de la Santísima Virgen María, Regina Pacis, venerada aquí como Salus Populi Romani".

A continuación, el cardenal señaló que estos días se está llevando a cabo una peregrinación con la venerable imagen de Nuestra Señora de Fátima al Cáucaso. Una peregrinación para promover la reconciliación y "vientos de paz en la región".

El pueblo armenio y la cruz

En su homilía, el cardenal Parolin también subrayó que "Armenia, con su identidad, está fundada en un sólido cimiento de piedra, en el khatchkar, la cruz de piedra de los armenios "definida como un verdadero icono de la espiritualidad armenia". San Juan Pablo II, dijo el Secretario de Estado, se refirió a la nación armenia como el "pueblo de la cruz", porque es en la cruz donde este pueblo se ha identificado. "El pueblo armenio - dijo el Papa Wojtyła en 2000, durante una audiencia a los participantes en la Peregrinación Jubilar del Patriarcado Católico Armenio - conoce bien la Cruz: la lleva grabada en su corazón. Es el símbolo de su identidad, de las tragedias de su historia y de la gloria de su renacimiento tras cada acontecimiento adverso".

Armenia tierra de fe

"No sorprende que los armenios sean un pueblo de profunda fe". "Este gran país -dijo el cardenal Parolin- siempre se ha distinguido por ser la primera nación que abrazó la fe cristiana. A lo largo de los siglos, la fe cristiana ha sostenido a este gran pueblo, especialmente en los momentos difíciles de su historia". Armenia, donde "nació la primera civilización después del Diluvio y donde la tradición cuenta que se encontraba el Jardín del Edén", es una "hermosa tierra de montaña". "Que el Señor haga de Armenia -afirmó el cardenal en su homilía- una casa fundada sobre la roca de la Sabiduría divina. Que su noble nación goce de la paz que desea y que siga beneficiándose de sus riquezas humanas, culturales y espirituales, para que la familia de las naciones pueda participar de cada una de ellas".

Relaciones entre la Santa Sede y Armenia

También estuvo presente en la ceremonia en la Basílica de Santa María la Mayor el Ministro de Asuntos Exteriores de Armenia, Ararat Mirzoyan. El 23 de mayo, en el 30º aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre la República de Armenia y la Santa Sede, hubo un intercambio de cartas entre el ministro Mirzoyan y el secretario para las relaciones con los Estados, el arzobispo Paul Richard Gallagher.

El ministro armenio, refiriéndose a las relaciones basadas en los mismos valores cristianos, expresó su disposición a continuar los esfuerzos conjuntos para implementar la agenda internacional y regional para la paz duradera y el desarrollo sostenible. El ministro armenio también agradeció la elevación de San Gregorio de Narek a la dignidad de Doctor de la Iglesia y las palabras del Papa Francisco durante su pontificado sobre el genocidio armenio.

El Secretario para las Relaciones con los Estados subrayó que la reciente apertura de la Nunciatura Apostólica en Ereván es un importante testimonio del modo en que la Santa Sede y Armenia están desarrollando relaciones amistosas y sinceras en diferentes ámbitos. Recordando las visitas bilaterales de alto nivel, el arzobispo Gallagher recordó finalmente que la Santa Sede tiene la intención de seguir reforzando la cooperación con Armenia, en particular para promover la justicia y la paz.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba