El cardenal australiano tercia en la investigación por las irregularidades financieras vaticanas Pell, a por Becciu: "¿Nos dirá para qué fue el dinero?"

Becciu y Pell son 'enemigos íntimos'. El australiano, desde su puesto como prefecto de la Secretaría de Economía, controló las cuentas de Becciu en la Secretaría de Estado lo que, según algunos, provocó que el italiano pudiera financiar la acusación de pederastia contra Pell

El cardenal italiano tendrá que responder sobre el destino de los 1,5 millones de euros destinados, supuestamente, a inculpar al australiano en su proceso por abusos sexuales, del que fue finalmente absuelto

"Tengo una pregunta para el cardenal Becciu: ¿Nos dirá para qué fue el dinero?". El cardenal George Pell vuelve a la carga contra Giovanni Angelo Becciu. El ex cardenal, que ha sufrido varios reveses judiciales defendiendo su inocencia en el juicio por los escándalos financieros vaticanos, tendrá que responder sobre el destino de los 1,5 millones de euros destinados, supuestamente, a inculpar al australiano en su proceso por abusos sexuales, del que fue finalmente absuelto.

En una entrevista en el 'National Catholic Register', Pell se hace eco de las declaraciones del principal testigo contra Becciu en el proceso, Alberto Perlasca, quien asegura que esos fondos fueron a parar a la Conferencia Episcopal Australiana. "Eso está mal", declaró el cardenal, quien aseguró que los obispos de su país desmintieron que hubiera llegado ningún dinero a sus arcas. ¿Dónde fueron?

Becciu y Pell son 'enemigos íntimos'. El australiano, desde su puesto como prefecto de la Secretaría de Economía, controló las cuentas de Becciu en la Secretaría de Estado lo que, según algunos, provocó que el italiano pudiera financiar la acusación de pederastia contra Pell. "Sería feliz si ese dinero no tuviera nada que ver con él", expuso el purpurado australiano. "Entonces me tranquilizaría y podríamos seguir con nuestras vidas". Sin embargo, hasta ahora falta la información relevante. "La actuación fue negligente", culminó.

Boletín gratuito de Religión Digital
QUIERO SUSCRIBIRME

Volver arriba