El Presidente cubano manifiesta condolencias por la muerte de Jaime Ortega Pésame de Francisco por la muerte del cardenal de Cuba, Jaime Ortega Alamino

Pésame de Francisco por la muerte del cardenal de Cuba
Pésame de Francisco por la muerte del cardenal de Cuba

Tras una larga batalla contra el cáncer, el viernes 26 de julio falleció el Arzobispo Emérito de San Cristóbal de La Habana, el cardenal Jaime Lucas Ortega Alamino, a los 82 años

El Pontífice "ofrece sufragios por el eterno descanso del difunto, que sirvió a la Iglesia y a sus hermanos en los diferentes encargos que la Providencia le confió"

Gobierno cubano, autoridades religiosas y sociedad civil, conmovidos por el fallecimiento del cardenal, coinciden en los mensajes de reconocimiento a su labor incansable de pastor, su compromiso social y el innegable aporte en favor del diálogo y el fortalecimiento de las relaciones de la Iglesia Católica Romana y el Estado

A través de un telegrama firmado por el cardenal Secretario de Estado, Pietro Parolin, y dirigido al actual Arzobispo de San Cristóbal de La Habana, Monseñor Juan de la Caridad García Rodríguez; el Papa Francisco expresa su pésame por la muerte del Arzobispo emérito de esta ciudad, el cardenal Jaime Lucas Ortega Alamino, que tuvo lugar el viernes 26 de julio a la edad de 82 años tras una larga batalla contra el cáncer.

Tal como se lee en el escrito, el Santo Padre extiende sus más sentidas condolencias y su paternal cercanía a sus familiares, así como al clero y a los fieles de esa arquidiócesis. Igualmente, el Pontífice "ofrece sufragios por el eterno descanso del difunto, que sirvió a la Iglesia y a sus hermanos en los diferentes encargos que la Providencia le confió", a la vez que envía su bendición apostólica "como signo de esperanza cristiana en el Señor Resucitado".

Vida y obra del arzobispo emérito de La Habana

El cardenal Jaime Lucas Ortega Alamino, nació en Jagüey Grande en 1936. Su padre fue trabajador de la fábrica de azúcar cerca de la aldea donde nació, y posteriormente, tendero. Obtuvo un diploma en artes y ciencias en 1955 y después de un año en la universidad, entró en el seminario diocesano de San Alberto Magno, dirigido por los Padres de la Misión Extranjera de Quebec.

Después de cuatro años de estudio de humanidades y filosofía, el obispo lo envió a estudiar teología al seminario de la Misión Extranjera en Quebec, Canadá. Regresó a Cuba y fue ordenado sacerdote el 2 de agosto de 1964, en la Catedral de Matanzas.

El cardenal Ortega y los tres papas

Lemas de ordenación sacerdotal y episcopal

En 1969 fue nombrado párroco de la Catedral de Matanzas, responsable de la parroquia de Pueblo Nuevo en la ciudad y otras dos iglesias fuera de ella.

El 4 de diciembre de 1978, Juan Pablo II lo nombró Obispo de Pinar del Río y ya en 1994 fue creado y proclamado cardenal por Juan Pablo II en el consistorio del 26 de noviembre de 1994, con el título de «Ss. Priscila e Aquila».

“Este tesoro lo llevamos en vasos de barro” II Cor 4,7  “Te basta mi gracia” II Cor 12,9; fueron los lemas de ordenación sacerdotal y episcopal, respectivamente, escogidos por el purpurado como inspiración de su sacerdocio, que comenzó en la Catedral de Matanzas el 2 de agosto de 1964 y se le concedió en plenitud en esa misma Catedral el 14 de enero de 1979.

Desde el 23 de junio, Su Eminencia Jaime Ortega se encontraba en la fase final debido a un cáncer que padecía. Su funeral será celebrado en la Catedral de La Habana. 

El Presidente cubano, autoridades y representantes de organizaciones religiosas y la sociedad civil manifiestan condolencias por la muerte de Jaime Ortega

Nuestras condolencias por el fallecimiento del Cardenal Jaime Ortega. Es innegable su aporte al fortalecimiento de las relaciones entre la Iglesia Católica Romana y el Estado cubano, dijo el mandatario en la red social Twitter.

Varias autoridades cubanas y representantes de organizaciones religiosas y la sociedad civil de la Isla han hecho públicas también sus condolencias y mensajes de reconocimiento al presbítero cubano.

Su vocación sacerdotal, su formación académica y sensibilidad humana le permitió acceder a la más alta dignidad eclesiástica.

Su incansable trabajo pastoral y su amor a Cuba le llevaron a fortalecer decisivamente las relaciones entre la Iglesia Católica Romana y el Estado.

Su funeral tendrá lugar en la Catedral de esta ciudad de La Habana, que fue su sede.

El cuerpo del fallecido cardenal Ortega descansa en la capilla ardiente en la catedral de La Habana

Declaración de los Obispos católicos de Cuba COCC

El fallecimiento del Cardenal Jaime Ortega Alamino, en la mañana de hoy, nos conmueve en el afecto y nos mueve a la gratitud hacia el hermano obispo que, en numerosas ocasiones y en diversas circunstancias, nos representó como Presidente de nuestra Conferencia y, posteriormente, como Cardenal ante la Santa Sede y ante otras instancias eclesiales y políticas.

Mejor que enumerar eventos y situaciones, queremos destacar la personalidad sacerdotal del pastor bueno que puso al servicio de la Iglesia y de la evangelización sus muchos talentos humanos y cristianos.
Es conocido cómo su fe en Jesucristo, el amor a la Iglesia y a Cuba llevó al Cardenal Jaime a asumir desafíos y tomar posturas, personales y eclesiales, procurando el bien de la Iglesia y de su pueblo.
El recuerdo de Jaime, en el afecto fraterno y en el legado de su testimonio cristiano y sacerdotal, será inspiración y ejemplo para nuestra acción pastoral.

¡Descanse en paz!, nuestro hermano Jaime, a quien deseamos este disfrutando ya de la gloria de los bienaventurados, pues al morir ha podido escuchar de su Maestro y Señor: “Siervo bueno y fiel pasa al banquete de tu Señor” (cf. Mt. 25,23)

La Habana, 26 de julio de 2019


Volver arriba